El retorno a nuestra esencia

En este artículo plantea Juan Armas un concepto esencial del mundo espiritual y es la Unicidad, la idea del UNO en el que todos estamos integrados. Sucede que nuestro lenguaje, edificado sobre el espacio/tiempo, no concibe la unidad, del mismo modo que le resulta imposible la idea de eternidad. Precisamente por ello el lenguaje que utilizamos para comunicarnos tiene que ser necesariamente fragmentario: trocea la realidad, la divide y cada cosa, cada pedazo o cada corte de realidad es algo en sí mismo, con independencia del todo al que pertenece. Es un modo de ver una realidad absolutamente falsa, pero es la idea prevalente en la sociedad al día de hoy. Hay, como apunta Juan Armas, un problema de educación de fondo. Queremos individuos, sin duda, pero conociendo el verdadero alcance, la auténtica dimensión de la individualidad, sabiendo de antemano o aprendiendo  a conocer, la envoltura a la que llamo personalidad, cuyas dosis de artificialidad son muy evidentes. Queda mucho camino por recorrer, sin duda.

El retorno a nuestra esencia

Juan Armas

Floyd Red Crow Westerman fue músico, actor y reconocido activista político de causas indígenas. Como miembro del pueblo Sioux, creía que la Humanidad y el Planeta llevan años atravesando un ciclo de profunda renovación. Según él, “la Tierra está muriendo por dentro debido a la incapacidad del hombre en comprender su papel humano y espiritual en el mundo que le rodea”. Para los pueblos Sioux y Hopi, el mundo es material pero su esencia es Espíritu. Todo es manifestado por una energía espiritual, inteligente y creadora. Los Sioux lo llaman “Konkachila”, el abuelo.

Alrededor de un 70 % de nuestro cuerpo es agua. Por lo tanto, para tener buena salud necesitamos beber agua salubre, potable. Lamentablemente nos hemos acostumbrado a no church-768613_1920poder beber agua del grifo o a que la que fluye libre en la naturaleza se halle contaminada, como sus terrenos, en gran medida por la acción del hombre. Hemos asumido con resignación que envenenar el agua de la Tierra o devastar los bosques del planeta sean consecuencias inevitables de nuestro modelo de vida.

Para los Sioux el aire también es sagrado. El árbol respira lo que nosotros exhalamos y nosotros inspiramos lo que los árboles exhalan. Tenemos un destino común con el árbol, una simbiosis, una relación vital… De hecho, todos los seres vivientes nos hallamos interconectados con el resto de las especies, y todas dependemos del único hogar que nos brinda la Tierra. Cuando el agua, la tierra y la atmósfera son corrompidas por el hombre, la Tierra reacciona como el ser vivo que es… Según las profecías Hopi, estamos inmersos en un periodo de purgación que generará grandes cambios. Tiempos en que las tormentas e inundaciones se harán más radicales en nuestro planeta. Según Floy Red Crow Westerman, estos cambios, aun drásticos, forman parte del proceso de recuperación del equilibrio que impone la evolución cuando una especie deja de ser armónica con la Naturaleza.

Ha llegado el momento de plantar las semillas de una visión más sabia, humilde, respetuosa y sagrada de la vida y de todas sus manifestaciones. Una visión más trascendental de nuestra propia existencia. Una visión cuyo surgimiento consciente se avive y fomente mediante un enfoque más holístico, vital e integrador de la educación que brindemos a las próximas generaciones. Nosotros, en gran medida, hemos sido incapacitados para afrontar como meta esa utopía.

Nosotros hemos nacido en una sociedad que rechaza la sabiduría de la muerte, que rechaza los existencia de valores puramente humanos en las personas. Una sociedad que nos condiciona en la educación para ser piezas efectivas de su maquinaria y defensores y mantenedores de su sistema. A nosotros se nos educa y valora como trabajadores, como votantes, como consumidores, como contribuyentes,… dejando a cada cual que en su vida aprenda como pueda a ser feliz; o a conocerse, si quiera.

Esta realidad no tiene el nervio vivo de las noticias impactantes de actualidad, pero son verdades que están ahí, creciendo exponencialmente en su gravedad en la misma proporción e intensidad que crecen los efectos devastadores y nuestra presencia como civilización y como especie. Ya no es cosa de ecologistas o antisistemas: ya es el problema que las naciones, en su incapacidad y cobardía, eluden afrontar en unidad, como ciudadanos de un mismo planeta.

No podemos engañarnos esperando grandes cambios sin correr grandes riesgos, sin remover hasta la médula este sistema. Y este cambio no lo alentará ningún líder ni partido. Nosotros, como individuos, podemos tomar libremente la decisión de avanzar hacia un camino que será designio obligado -por miedo o por amor, por materia o por espíritu- de la sociedad entera.

55 comentarios en “El retorno a nuestra esencia

  1. Aunque intuitivamente reconozcamos que tienen razón, no es extraño que tengamos que recurrir a pueblos primitivos como los siux, casi paleolíticos, para encontrar esas sentencias que nos recuerden nuestra pertenencia a un todo. Porque en realidad el problema no es de ahora, es tan antiguo como la civilización, nace con el neolítico. Lo que sí es de ahora es la urgencia, la necesidad de cambiar, porque la otra opción que tenemos es convertir el planeta en un desierto; no parece que el planeta tenga esa capacidad de restaurar el equilibrio corrigiéndonos, la verdad.
    ¿Pero podemos cambir recurriendo al pensamiento primitivo y a sus sabidurías inmaculadas?
    Yo creo que no, que ese recurso estará condenado a quedar aplastado por el poder práctico de la civilización y sus escisiones, aunque este poder resulte en último término suicida. Es lo que ha sucedido siempre, y bien lo saben los siux. Lo único que puede funcionar es una reformulación de la civilización misma, y esto no es tan sencillo, aunque tampoco sea una tarea prescindible.

  2. Luis C.
    en said:

    Hace apenas 5.000 años , no llega ni a un ‘día terrestre’ vivíamos en la edad de piedra. Me gustaría saber donde estaremos dentro de otros 5.000 y se me ocurren varios escenarios. De lo que si estoy seguro es que hagamos lo que hagamos la tierra seguirá viva.

    • Objetivamente no encuentro razones para estar tan seguro. La vida es un fenómeno frágil, sólo la conocemos en un planeta, el nuestro. A lo largo de la historia de la vida terrestre ha habido cinco grandes cataclismos que han causado extinciones masivas, la mayor de ellas de hasta el 95% de los seres vivos. Es decir, que estamos ahora mismo en un planeta vivo casi por casualidad. Los biólogos están bastante de acuerdo en que nos encontramos en plena sexta extinción masiva, la causada por la aparición del hombre, que ya ha hecho desaparecer enormes cantidades de especies. Desde la revolución industrial, además, la tecnología ha ido multiplicando exponencialmente la capacidad destructiva del hombre, y de eso no hace más de 200 años, mientras que por el contrario, nuestra capacidad para controlar esos efectos destructivos se muestra todavía prácticamente inexistente. O cambian mucho las cosas, espero que sí, o esa seguridad yo creo que no pasa de ser una apuesta arriesgada.

      • Luis C.
        en said:

        Es como cuando uno va al médico y le dice:
        – Doctor cuando tomo vino y jamón me duele el estomago ¿ que puedo hacer?
        – Pues no tome vino y jamón.
        – No me he explicado, lo que quiero es seguir tomando todo el vino y jamón que quiera, pero que luego no me duela.
        – Pues me temo que no es posible señor mio.

        Evidentemente si paramos nuestra actividad humana, y volvemos a la edad de piedra por ley, morirá un 95% de la población, y retornaremos a la armonía planetaria. Pero no creo que ese 95% esté muy por la labor de apoyar la medida.

        Tendemos a querer controlarlo todo y vemos al planeta desde nuestro prisma humano / económico. A nivel planetario los recursos no se gastan, están en otro lugar, y si, estamos masacrando especies, pero surgirán otras. Y llegado el límite ‘x’ las cosas evolucionarán hacia donde tengan que evolucionar. Por supuesto que seria mejor no hacer todo esto y que es una pena, pero siendo realistas es donde estamos y hacia donde vamos. Hablamos mucho de ecologismo pero nadie apaga su luz y usa velas. Siempre pretendemos que sea otro el que lo haga.

        Peor que estaba el planeta en sus orígenes no lo vamos a dejar, y la vida surgió. Y han pasado etapas muy complicadas y ha continuado. Luego la vida buscara su hueco sea como sea, ya tarde 1 año o 1.000 millones.

        Por otro lado en términos tecnológicos estamos todavía en pañales de 2 meses. Ahora los procesos industriales son complicados, costosos y necesitan mucha energía. Son por lo tanto destructivos. Hace 200 años empezamos a usar vapor, tratemos de imaginar donde estaremos dentro de otros 200 años con la impresión 3D implantada en todas las áreas inimaginables, una robótica de ciencia ficción y las novedades que vengan en otros terrenos. Es probable que incluso tengamos las claves de la inmortalidad física.

        Por otro lado los recursos en términos planetarios no se acaban, los transformamos y los cambiamos de sitio poco mas. Además irán siendo sustituidos por otros mas modernos en función de distintas variables. El gran problema es la energía, resuelto este el resto va de la mano y tenemos mucha en el sol y mucha mas en el agua.

        De hecho el gran problema que tenemos hoy día y en el futuro (tanto para humanos como para la tierra) es que no hay un ‘gran motor’ que mueva el mundo en una dirección sensata. Resumiendo mucho, hace 300 años fue la colonización de América, luego la industrialización, luego las reconstrucción de Europa ( que previamente habíamos destruido). Pero hoy por hoy ¿ que gran empresa tenemos como para permitir mover ingentes cantidades de recursos y dar trabajo a miles de millones de personas?. Salvo que nos lancemos de una vez a conquistar la galaxia no veo ninguna.

        Y el cambio , si viene, vendrá del cambio en el modelo económico. El que tenemos está acabado y a no mucho tardar tendremos que hacerle algunos ajustes. Curiosa contradicción.

        • Quizás el error de base es pensar que necesitamos una gran empresa. Los tiempos en que se podía ir siempre más lejos han pasado. Hoy yendo más lejos sólo encuentras planetas inhabitables, como jamás desearíamos que fuese la Tierra. El mundo de horizonte abierto ha muerto. Nos hemos convertido en una isla, y bastante pequeña. Por tanto, la mentalidad de hacer debería ir dejando paso a la mentalidad de cuidar. Es complicado, sobre todo para un occidental.

          • Luis C.
            en said:

            Es mas que probable que sea un un gran error de base el que dices. Lo que ocurre es que eso de cuidar está muy bien , pero si lo hacemos todos los humanos a la vez. No sirve de nada poner limites en nuestra casa si después llega el vecino y se los salta a la torera.

            Hoy por hoy , y a la historia me remito, vamos a seguir machando los recursos hasta que encontremos alternativas mas baratas. Y esas alternativas solo pueden venir de dos origines: Escasez de los unos o innovaciones en los otros.

            Al final esperemos que la tecnología pase el punto de no retorno digamos positivo y pueda cubrir nuestras necesidades sin machacar al planeta. Mientras tanto es posible que terminamos guerreando por los recursos de una forma menos sutil a como lo hacemos ahora.

          • Es como decir que si yo no mato a nadie no servirá de nada porque otros sí matarán. Lo que sucede es que, como toda la sociedad está convencida de que no hay que matar, se persigue a los criminales, y al final no hay tantos que se atrevan a matar cuando saben que la venganza de la sociedad entera puede caer sobre ellos. Con cualquier otro valor sucede lo mismo: el ejercicio individual aislado no pasa de un digno quijotismo, pero si toda la sociedad se moviliza para defenderlo, entonces la cosa cambia. Usted sabe que estamos muy lejos de que la sociedad se movilice entera sobre el valor que propongo, simplemente eso.

          • Por otro lado -olvidaba comentar-, pensar que la tecnología misma dejará en el futuro de ser destructiva para pasar a ser reparadora, es… no se, cuando menos una creencia altamente irracional. Si hasta ahora no se comporta así, ¿qué razones tenemos para creer que lo hará? Naturalmente, no es la tecnología misma el problema: es el uso que hacemos de ella. Por tanto, o cambiamos nuestra mentalidad de uso, o siempre tendremos lo mismo. Con distintas formas, pero similares resultados.

          • bttberttice
            en said:

            ENRK tu argumento de que la tecnología es destructiva para el hombre y lo seguirá siendo porque hasta ahora ha sido así, no es sólo incierto, sino que además como argumento es pobre. Le niegas un derecho al hombre que ni siquiera se le niega al resto de las especies, interesante leer “El mono desnudo” Desmond Morris para reconocer las características básicas del humano sin necesidad de acudir a ninguna religió, simplemente como especie humana.

          • Luis C.
            en said:

            El ejemplo del asesinato y la policía es muy bueno para este caso. Todos sabemos las diferencias entre lo que es matar a un rico en USA y matar a un pobre en Brasil por poner dos ejemplos, como humanidad tenemos que avanzar mucho en la defensa de unos intereses comunes. Hoy por hoy hay dinámicas de conservacionismo local , pero me temo que no globales. Los países paradigmas de la protección al medio ambiente protegen ‘su’ medio ambiente y luego pagan lo que tengan que pagar a otros países para que destrocen el suyo. Es el cinismo actual en el que estamos sumergidos y por supuesto que todos los sellos internacionales tipo ‘es legal’ para avalar todo este tipo de atrocidades al planeta.

            Y la solución debe venir de la mano de la tecnología. Se que suena ingenuo pero es que no hay otra. Por que claro, a ver quien es el político que dice: Señores, se acabo el pescar el planeta no puede soportarlo, señores se acabo la industria el planeta no puede soportarlo, señores se acabaron los coches el planeta no puede soportarlo. Eso dudo mucho que ocurra, tendremos que buscarnos las vueltas para cambiar el modelo económico y productivo, la escasez de ciertos recursos nos debería obligar a buscar sus alternativas mas rentables y esas vendrán de la mano de la tecnología como siempre.

          • bttbertice:

            La tecnología simplemente son procedimientos para conseguir resultados. Sucede que además del resultado deseado se producen otros efectos diferentes, que no es que los deseemos, pero permitimos que se produzcan. Siempre sucede así. Ejemplo típico: el automóvil es un procedimiento tecnológico para desplazarnos con rapidez y autonomía, y cumple perfectamente este cometido, pero además genera gases de efecto invernadero, partículas en suspensión, incluso accidentes mortales… cosas que en realidad nadie ha deseado producir, pero que vienen en el mismo paquete. Naturalmente, puede haber soluciones tecnológicas que minimicen estos efectos secundarios no deseados, pero en el fondo todo es una cuestión de decisión humana, que puede resumirse en esta pregunta: ¿dónde colocamos nuestro mayor esfuerzo tecnológico, en conseguir los resultados concretos que buscamos, o en eliminar los efectos secundarios no deseados? Se trata por tanto, en realidad, de un problema de mentalidad. La tecnología por sí sola carece de intención, somos nosotros quienes la ponemos. Nuestra cultura ha primado ampliamente la primera de esas dos opciones, todavía lo sigue haciendo, y para tranquilizar su conciencia ha elaborado una especie de fe ciega en que solamente con avanzar más deprisa en el camino tecnológico se irán solucionando por sí solos los problemas que nuestra actitud indolente va generando. Obviamente esto no va a suceder, mientras no se cambie de mentalidad y se prime la segunda opción, y esto se va haciendo más urgente a medida que la tecnología sigue avanzando y potenciando nuestra capacidad de alterarlo todo.

            No se si esto suena muy pobre, pero yo lo percibo así con bastante claridad. Si intentara adornarlo me engañaría a mí mismo.

            Luis C.:

            Como acabo de comentar, la tecnología sólo hará lo que le digamos que haga, no tiene voluntad propia. Podemos imaginar que nuevas tecnologías nos librarán de los efectos no deseados de las actuales: por ejemplo -por seguir con el ejemplo de los automóviles- coches eléctricos que no emitan gases. Pero eso será solamente si nuestra intención se dirige a minimizar los efectos no deseados, porque si seguimos con la actitud de primar exclusivamente el resultado parcial buscado por cada procedimiento tecnológico, entonces simplemente cambiaremos aire contaminado por aguas contaminadas por baterías desechadas, o cosas peores que aún no sabemos.

            Lo de que la pesca se acabó es un perfecto ejemplo, porque al menos en eso sí ha cambiado mucho la mentalidad últimamente. Y es que, efectivamente, la pesca se prohibe, o se reduce drásticamente, en determinadas zonas y durante el tiempo que se estima necesario para que las especies se recuperen. La otra opción era el agotamiento definitivo de la pesca, cosa que sucedió en algunos lugares, antes de implementarse esta nueva mentalidad, y tuvo consecuencias económicas desastrosas.

          • Luis C.
            en said:

            Estoy básicamente de acuerdo, al final creo que estamos muy cercanos , pero por matizar un poco mas el tema. Cuando hablo de que la tecnología va a salvar al planeta no me refiero a que nosotros los humanos vamos a diseñar una tecnología para que lo salve. Me refiero a que por economía terminaremos buscando sistemas alternativos a la explotación pura y dura de los recursos. Y eso al final terminara beneficiando al planeta.

            Y los de los peces, pues bueno, el problema es la memoria histórica que comentábamos en otro tema. Cuando era chico las rodajas de merluza eran tamaño plato. Ahora son mucho mas pequeñas. Como la juventud no ha visto merluzas de 15kg , las de 4 les parecen grandes. El mal está hecho y persiste, no pescamos en España pero lo hacemos en Tailandia. No tenemos remedio.

  3. Morgan
    en said:

    Si quieres ser un perro verde en el mundo que te rodea, en tu entorno, en la elíptica que rodea tu universo personal, solo tienes que hablar de un mundo diferente, de unas actitudes para con los demás distintas, de una concienciación de que tu yo y el yo de los demás es un yo único, de que la vida solo es un paseo por una avenida con distintas travesías, de que tu aprendizaje pasa por estar en paz con lo que viniste a vivir, pasa por transcender en algo más profundo que muchas veces viene de tu interior.

    Si quieres ser un perro verde, habla de eternidad, de esencia, de energías, habla de sentirte pequeño ante la inmensidad de un atardecer o de la unidad con el planeta. El cambio no viene de la mano de partidos, ni políticos, ni gobiernos, viene de dentro del ser humano, pero como se abre esa puerta? Quizá esté especialmente pesimista hoy, pero no creo que la humanidad sea capaz de un cambio, de una metamorfosis tan profunda.

    • Si el cambio debe consistir en convertirnos en una especie moralmente superior, evidentemente yo tampoco creo en eso. ¿Por qué?: porque si observamos pueblos primitivos, vemos que algunos parecen moralmente mejores que nosotros, y otros en cambio peores. No existe el progreso moral de la humanidad en conjunto: uno puede progresar, desde luego, pero no puede obligar a la humanidad a que lo haga, y ésta a veces parece caminar hacia delante y otras hacia atrás. Sin embargo hay unas evoluciones psicológicas, culturales, que no son propiamente morales y que sí son constatables que suceden de manera colectiva, por lo general de manera irreversible, y que además configuran diferentes maneras de relacionarnos con el mundo. Es este segundo tipo de evolución la que ahora pienso que necesitamos. La moral siempre hace falta, desde luego, pero aparte de que yo no confiaría mucho en que suceda, en gran medida funciona como tributaria de la otra. Me explico: hoy podemos encontrarnos con que actitudes perfectamente acordes con nuestra moralidad, resultan absolutamente destructivas para el planeta. Por tanto, haría falta en primer lugar una evolución puramente cultural que nos ayude a colocar del lado de la inmoralidad lo que de hecho está funcionando como destructivo. Quizás, también, resulta demasiado optimista creer que nuestra sociedad se encuentra bien dispuesta para este tipo de transformación cultural. En tal caso, confío al menos en las catástrofes. Por ejemplo: el hombre europeo no aprendió a valorar sinceramente la paz hasta que sufrió dos guerras mundiales. Si no nos dejamos otro camino abierto que el doloroso, espero que al menos ese sí lo recorramos.

      • Morgan
        en said:

        Discúlpame, no tengo mucha fe en la moralidad, la moral, en el sentido que la entendemos no deja ser otra de las ataduras maniqueas con las que la humanidad es controlada, manipulada, utilizada. La moral, forma parte de lo correcto o incorrecto según la educación recibida. Tal y cómo entendemos en este momento de nuestra historia, la moral, la cultura, las formas o el pensamiento, no las considero validas para una evolución humana, más bien son las armas que se utilizan para modificar nuestro yo, para silenciarlo.

        Soy otro cuando soy, los actos míos
        son más míos si son también de todos,
        para que se pueda ser he de ser otro,
        salir de mí, buscarme entre los otros,
        los otros que no son si yo no existo,
        los otros que me dan plena existencia,
        no soy, no hay yo, siempre somos nosotros,

        Octavio Paz

        • No quise referirme a ese sentido convencional y de ostentación pública de lo moral, sino a su sentido -digamos- elevado: al sentido que cada uno tenemos sobre lo que debemos o no debemos hacer. Puede llamarlo ética si lo prefiere, para no confundirlo con esa otra moral muerta que se transmite sin convencimiento. Cuando usted alude a ese perro verde que cree en la hermandad universal y en la unidad con el todo, me ha parecido que eso conlleva necesariamente a unas exigencias ético-morales que nuestra sociedad individualista no está muy dispuesta a asumir, de ahí que una propuesta de ese tipo esté condenada hoy al ostracismo. Si no comportara tales exigencias, la sociedad lo escucharía con la misma curiosidad e interés con que lee cualquier cuento bien escrito.

          • bttberttice
            en said:

            Habrá que dejar de ser tan individualista, ¿ no crees?…El problema ENRK es que para avanzar se necesitan raices, si parte de esas raíces están muertas habrá que cortarlas para que no pudra la mata pero eso no significa que no haya raíces muy vivas que pueden permitir que siga creciendo. Con esto lo que quiero decir es, lo que no sirva habrá que tirarlo pero lo que se pueda aprovechar hay que cogerlo, y para cogerlo hay que “saber” que existe, si no lo conoces puedes discernir. Los perjuicios en el conocimiento no ayudan nada.

  4. -“Hoy en día, el hombre extrae y utiliza un 50% más de recursos naturales que hace 30 años”.
    -“En 2050, el consumo global de recursos naturales podría triplicarse”.
    -“El mercado global de residuos y reciclaje cuesta 360.000 millones de euros al año”.
    -“El 80% de la polución marina lo generan las actividades terrestres”.

    Información extraída del documental “RE-PENSAR EL PLANETA”
    Puede verse completo aquí: http://bit.ly/1GiRKkH

    ¿Qué opción tendría más posibilidades de suponer un cambio real en el replanteamiento de nuestra vida en el planeta: una toma de consciencia ecológica como la que apunta este documental, o un cambio de consciencia en la humanidad respecto a su propia naturaleza?. ¿Y qué único cambio puede ser, si no es recobrar el contacto consciente con nuestra verdadera esencia? . ¿Y qué factor sería decisivo para que este salto de consciencia fuera masivo, si no es ahondar en la sabiduría de vida que nos ofrece la muerte?.

    • bttberttice
      en said:

      En el fondo creo que es generacional, y tiene que ver con el movimiento pendular. Pienso que la espiritualidad nos abandona de dos formas, individual y en masa. Me da miedo esta generación ultima posterior a los nini, creencias 0. No se puede vivir sin moral, no es nada esotérico ni religioso, yo estudié con un código deontológico, forma parte de la cultura la moral y la ética también. Por Dios… la naturaleza. Es que nadie entiende lo que es sentarse frente a la naturaleza y dejar que se meta por todos los poros… Me siento una privilegiada. No se trata de hablar, ni de asitir a…. se trata de sentirlo. Que tengáis un buen día.

      • Luis C.
        en said:

        No estoy de acuerdo con que las ultimas generaciones no tengan creencias, las tienen y son activistas en muchas campañas y en todos los frentes. Otra cuestión es que no tengan las mismas creencias que tenían nuestros padres o abuelos. Evidentemente ni todos son activistas, ni todos son lumbreras ni todos son gañanes. Pero eso es lo que cabe esperar en cualquier país.

          • bttberttice
            en said:

            Perdona Luis C., lo que quise aquí (que me falló la tecnología pero finalmente ha vencido mis ganas de contestar) es hacer una pregunta sobre cuales son esos frentes, esas creencias diferente a la de vuestros padres, lo digo desde la ignorancia, por que no lo veo. En mi opinión el ser humano puede proyectarse desde diferentes planos, el material es uno, claro, el más básico, el que más se ve ( y es ahí donde está la tecnología). Pero existen otros que es interesante reconocer y que acompañan a este. Te preguntaba, ¿Cuales crees que son esas creencias?. Gracias de antemano.

          • Luis C.
            en said:

            Quizás tengamos que mezclar o separar ( estamos en la semana de las contradicciones) entre principios y creencias. La gente joven hoy día , y me refiero a una gran mayoría, tiene como creencia-principio el ‘hacer el bien’. Empezando por ellos mismos. Luego están la cocina a partir de esta base adobadas con la coyuntura actual surgen las distintas creencias-principios , modas , grupos, tribus, religiones o políticas. Veganos, católicos, ecologistas, pacifistas, antisistemas, etc… todos esos grupos son las muestras de ese activismo de base. Y si nos vamos un poco al pasado veremos que no hay muchas diferencias con las luchas juveniles de hace 100 o 200 años salvando las lógicas diferencias.

            Si nos centramos en temas mas metafísicos o mas espirituales probablemente la juventud no sea el momento mas adecuado para ellos en la dinámica humana. A los veinte está uno mas preocupado de las flores del campo que del origen de las mismas (afortunadamente para la especie humana). Es después cuando vamos cumpliendo años cuando empezamos ha hacernos preguntas mas profundas.

      • Esther Ibanez
        en said:

        Yo no lo veo del mismo modo, por el contrario, tengo una gran esperanza en los jóvenes menores de 30 años. Los de 20 a 30 años son una generación bajo mi punto de vista muy especial, lo que ocurre es que nada de lo que se han encontrado les sirve y eso les causa mucha frustración y apatía. Están buscándose y para ellos no es fácil ya que no pueden encontrar un lugar satisfactorio en el modelo actual, pero son grandes supervivientes emocionales como ninguna otra generación de las existentes actualmente. Creo que los conozco porque he trabajado en profundidad con muchos de ellos debido a mi profesión.
        En el 15M los vi funcionando en una situación completamente nueva y espontánea con máxima eficacia. El resto de generaciones los siguieron admirados y contagiados por su espíritu. Funcionan bien en la transformación, pero no en el status quo.
        Es una generación que no se les puede convencer con argumentos racionales, necesitan sentir profundamente. A mí me encanta provocarlos, sorprenderlos con nuevas combinaciones, con nuevas ideas, entonces percibo un brillo en sus ojos y sé que en esos momentos se sienten vivos despertando de su apatía.
        Otra generación son los que actualmente tienen menos de 20 años, pero todavía no puedo extraer conclusiones porque los más mayores están saliendo de la adolescencia, son adultos completamente nuevos, sin estrenar y aunque apuntan nuevas maneras, no soy capaz todavía de vislumbrar sus características generacionales.

        • Luis C.
          en said:

          Totalmente de acuerdo. He tenido la suerte de trabajar con profesionales muy jóvenes durante muchos años y es una generación estupenda creo que nos darán mas alegrías que penas tanto su generación como las venideras.

        • bttberttice
          en said:

          Sí, yo también pienso así en general. Lo que sucede es que hay una parte bastante importante de jóvenes que no son así, y sólo hay que ir a los Centros de menores para darse cuenta.

  5. Generalmente, no se habla de la espiritualidad de forma abierta, clara y sentida a partir de una edad. Es esa edad en la que ya has tenido unas vivencias y un recorrido que te ha hecho ir diferenciando lo verdaderamente importante de lo accesorio, que también es necesario porque es lo que te lleva al sustento.

    Sin embargo, llegada esa edad y habiendo ‘aprendido’ no somos aún capaces de transmitirlo a los más jóvenes. Porqué? Pues seguramente porque no queremos que nuestros pequeños se sientan ese perro verde al que hacía alusión Morgan.

    El día que todos ‘acordemos’ que nuestros pequeños serán más felices si les ofrecemos nuestra experiencia y aprendizaje de forma natural pues, quizá, la situación cambie.

    Aunque también debemos ser conscientes que si hacemos realidad esa utopía perseguida por tantos de crear el mundo casi perfecto, seguramente la tierra como tal dejará de existir. Porque la Tierra es ese maravilloso y hermoso lugar en el que se viene, en mayor o menor medida, a sufrir ¿no?

    Siempre nos quedará, como dice Shakespeare, la Luna para culparla 🙂

    • bttberttice
      en said:

      SIDDHARTHA GAUTAMA
      Historia de Buda.- Buda fue un hombre que nació en el año 563 antes de Cristo. Se llamaba Siddhârtha Gautama. Desde joven mostró gran inteligencia. Según las costumbres de la época se casó a los 16 años. Tuvo una esposa y un hijo. Vivía en el norte de la India en un ambiente lujoso. Pero vio el sufrimiento ajeno, tuvo una crisis y decidió partir en busca de la verdad. Abandonó a su familia, y se sentó a los pies de los maestros religiosos de su región. Fue la gran salida. Tenía 29 años.

      Estos maestros le enseñaron muchas cosas, pero nadie conocía la causa del sufrimiento y cómo superarlo. Luego de seis años de estudio, meditación y fuerte ascetismo, tuvo una experiencia donde la ignorancia desapareció, y repentinamente comprendió. Desde ese día fue llamado Buda, el Iluminado. Esta iluminación tuvo lugar al pie de una higuera que pasó a ser árbol sagrado del budismo.

      Desde entonces, se dedicó a viajar por el norte de la India, enseñando lo que había descubierto. Su compasión y paciencia fueron legendarias y tuvo miles de seguidores. Murió en el 483 a.C. a los ochenta años, enfermo pero feliz y en paz.

      3. ¿Buda fue un dios? No, no fue un dios. Buda no se proclamó Dios, ni mensajero de Dios. Fue un hombre que se perfeccionó, y enseñó que si seguimos su ejemplo también podemos lograr la perfección. Antes de la iluminación fue un yoghi y practicó el yoga; luego insistió en la meditación.

      • Es una historia de vida muy interesante por tratarse de un ser humano que buscaba ese “algo” por el que todas las personas se preguntan en algún momento de sus vidas. Sin embargo, siempre que leo o me relatan algún hecho histórico, de cualquier índole, no dejo de cuestionarme hasta qué punto es una realidad, al menos tal y cómo nos ha llegado.

        Sí que me gusta poder “desmenuzar” los detalles de estas vidas, a sabiendas que mis conjeturas pueden ser de lo más erróneas. En esta historia en concreto, resaltaría que, quizá, se fue en busca de una explicación al sufrimiento, no porque vio a gente sufrir, sino porque él mismo vivía en sufrimiento.

        🙂

  6. Tan cierto es todo lo que dice el artículo comentado (sobre el olvido del espíritu) que en el mundo jurídico, que es en el que por desgracia yo me muevo, se habla de contrato verbal en vez de acuerdo verbal. Todo acuerdo (ad cordis: acercamiento de corazones) es verbal y, a veces, se documenta en un contrato (con-tractus, del protoindoeuropeo *trag: arrastrar, llevar a un punto). En Roma, las pocas veces que se formalizaba un acuerdo se hacía ante un escribano, que contractaba a las partes. Se llega a acuerdos y se formalizan contratos, no al revés. Por eso, todo contrato proviene de un acuerdo pero no todo acuerdo termina en un contrato, no siendo éste último formato más que una prueba (documental) del acuerdo. TODO el derecho se ha hecho girar sobre un simple formato que, además es de existencia contingente. Como decía Bruce Lee en su conocido spot de los 90 “Be water my friend”, el agua (acuerdo) puede o no entrar en un vaso, repartirse entre 2 o más, porque es “formless, shapeless”. También los artistas lo entenderán perfectamente, porque si les pregunto ¿El Guernika lleva marco? Si? No? Algunos se pondrán a pensar, pero lo lógico es que me contestaran: A quien le importa!! El Guernika (acuerdo) es el Guernika, lleve o no marco, lleve 2 o los que sean.

    Todo lo más importante, en todas las áreas del conocimiento, es espiritual. El que niega el espíritu (*sp- soplo),, se niega a sí mismo, pues no en vano fue también un soplo el que un día entró por tu nariz para darte aliento de vida!

    Un saludo a todos.

    • bttberttice
      en said:

      Me ha gustado tu aportación, estoy de acuerdo. Lo complicado es hacer entender ese contenido. Nuestra sociedad se ha ido desvirtuando hasta el esperpento. Quizá haya masacres, sí. Quizá la naturaleza destruya muchos pueblos y se activen muchos volcanes, haya inundaciones… quizá tenga que ocurrir, una crisis natural, económica, humana… quizá sí. Quizá se tengan que corregir muchas visiones o esto será la guerra de los mundos, estoy segura. Una de las causas de esta ausencia de espiritualidad la centro en lo que mi generación, apoyada en la bonanza económica y la comodidad, no ha hecho, es la consecuencia de la omisión, abandonamos la tradición de la religión que tanto mal y tanto bien ha hecho, y la sustituimos por esa sociedad del bienestar desgastando los valores que nos dieron nuestros padres y no creando otros nuevos, abandonamos a nuestros hijos por el poder adquisitivo. Nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos están educados en la guerra de los mundos. Nada que ver con nuestras reivindicaciones. Sus anhelos, sus ansias están fuera hasta de nuestras propias mentes….

  7. La naturaleza fragmentaria del lenguaje, que comenta Mario Conde al inicio, se hace especialmente patente en estos asuntos. La palabra es sólo el dedo que señala a una realidad. El lenguaje como herramienta, jamás podrá brindar el conocimiento de la realidad que representa. Eso sólo lo puede brindar la propia experiencia directa.

    Cuando se emplea el concepto “muerte”, por ejemplo, suele asociársele otras palabras como “tétrico”, “dolor”, “fin”… Sin embargo, cuando la vida nos pone en nuestro camino la experiencia de la muerte –bien por enfermedad o por fallecimiento de algún ser muy ligado a nuestra persona-, nos vemos obligados a afrontar esa realidad no en el campo de las creencias o abstracciones intelectuales, sino como una vivencia inexorable que todos experimentaremos y que como tal constituye en sí misma una experiencia ligada por completo a la experiencia que sellará nuestra vida. Superado ese recelo condicionado por nuestra cultura occidental, la “muerte” quizás no resulte la guadaña final a nuestra vida, sino un nuevo tránsito en esta eterna partida. En todo caso, como afirmó Steve Jobs: «El recordar que estaré muerto pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Porque casi todo —todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo temor a la vergüenza o al fracaso— todas estas cosas simplemente desaparecen al enfrentar la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo por perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón». Para él, la muerte era la herramienta más efectiva para establecer prioridades en nuestra vida.

    Lo mismo sucede con la “espiritualidad”. Algunos pueden asociar este concepto a las distintas iglesias, a los curas de las distintas religiones, incluso a la pederastia. Sin embargo, la espiritualidad es sólo una palabra para señalar esos aspectos que nos trascienden, ligados siempre a una experiencia interior y que la inmensa mayoría, si no todos, hemos experimentado alguna vez en nuestras vidas. La espiritualidad constituye la realidad invisible del ser humano, que aunque no es tasable por las distintas ciencias, existe con la misma certeza en sus efectos que el viento en la naturaleza.

    Quizás, en este periodo de Renacimiento, de repensar, de desaprender, nos toque también quitar el polvo a todos estos conceptos, volviendo a sus orígenes.

  8. KHAN85
    en said:

    La conclusión de lo expuesto es “Trata bien el entorno y a los demás, porque eso repercutirá tarde o temprano en ti”.
    Pero lo cierto es que vivimos en un mundo demasiado grande como para que esa sentencia sea cierta en todos los casos. Incluso esa sentencia muestra una realidad girada 180 grados en algunos casos.

    Miremos Libia y el caos de estado fallido en el que está sumida desde la guerra de 2011.
    ¿Afecta o beneficia eso a los españoles? Beneficia, porque se destruye el consumo interno de petróleo y se libera para las exportaciones.

    En cuanto al asunto de la personalidad. Recomiendo leer las ideas de George Soros sobre la “Reflexividad”.
    Lo que viene a decir es que la conducta de un individuo viene determinada por como es tratado por el resto de individuos.
    Por ejemplo, si a un drogadicto se le detiene y se le trata como a un criminal (siendo un enfermo realmente, no un criminal) termina desarrollando una conducta realmente criminal (robando, etc…).
    Otro ejemplo donde se puede ver esto es en la relación entre aspecto físico de una persona y su conducta. Por ejemplo, personas con un aspecto físico de menor edad a la física, tienen una conducta similar a la de la edad de su aspecto físico, porque su entorno les tratan como si fueran de menor edad.
    En personas con mayor introspección (por los motivos que sean, soledad, cárcel, etc…) la reflexividad se da menos, afecta menos a su personalidad su entorno.
    Una aplicación de estas ideas para manipular a las masas sería por ejemplo lo que hacen los informativos, tratar a los espectadores como niños y así reaccionan como niños. Por ejemplo, con noticias en verano del estilo “Hay que beber mucha agua”, así consiguen una reacción infantil, simular cierta preocupación por los espectadores y mayor facilidad para inocular el resto de las ideas que difunden.

    • Cito cosas:

      “La conclusión de lo expuesto es “Trata bien el entorno y a los demás, porque eso repercutirá tarde o temprano en ti”.
      Pero lo cierto es que vivimos en un mundo demasiado grande como para que esa sentencia sea cierta en todos los casos. Incluso esa sentencia muestra una realidad girada 180 grados en algunos casos.”

      Por eso hace falta que la sociedad en conjunto se mentalice de esa necesidad y persiga las conductas perjudiciales. Porque también el asesinato podría beneficiarnos materialmente… si no estuviese enérgicamente perseguido por la ley. De eso se trata.

      “Por ejemplo, si a un drogadicto se le detiene y se le trata como a un criminal (siendo un enfermo realmente, no un criminal) termina desarrollando una conducta realmente criminal (robando, etc…)”

      Independientemente de que la afirmación general pueda ser cierta (no lo tengo muy claro), ese ejemplo no lo es. El drogadicto roba porque nadie gana el dinero suficiente para financiar una drogodependencia. En España no se les persigue, y roban igualmente.

      “Otro ejemplo donde se puede ver esto es en la relación entre aspecto físico de una persona y su conducta. Por ejemplo, personas con un aspecto físico de menor edad a la física, tienen una conducta similar a la de la edad de su aspecto físico, porque su entorno les tratan como si fueran de menor edad.”

      ¿Y no puede ser la relación inversa? ¿que la personalidad se refleja en el aspecto físico?

      “Una aplicación de estas ideas para manipular a las masas sería por ejemplo lo que hacen los informativos, tratar a los espectadores como niños y así reaccionan como niños.”

      Yo creo que simplemente han llegado a la conclusión de que somos tontos, puesto que votamos a quienes votamos y les permitimos hacer lo que hacen. Lo peor es que igual llevan razón.

      • bttberttice
        en said:

        ENRK:
        “Independientemente de que la afirmación general pueda ser cierta (no lo tengo muy claro), ese ejemplo no lo es. El drogadicto roba porque nadie gana el dinero suficiente para financiar una drogodependencia. En España no se les persigue, y roban igualmente”.

        En España sí se le persigue, los delitos cometidos son contra la propiedad tienen el índice mas alto, al igual que contra la salud pública.Lo que sucede es que hay masificación en las cárceles y se evitan meter todo lo que se puede, los policias intentan hacer mediación pero les sale regular: desde que se aprobó la Sustitución de la PPL por otras como multa o trabajos en beneficio de la comunidad… lo que se pretende es que entre menos gente. De todos modos, cárceles hay muchas, y algunas vacías fruto de la política socialista y de otra situación, ahora lo que no hay es gente que las ponga en funcionamiento por que no se convoca empleo público.

        Y creo que tienes razón KHAN85, neuronas espejo.

          • bttberttice
            en said:

            No, por esa razón se le trata. Aunque relativamente claro, tal y como están las cosas. Se pretende que con la Sustitución de la pena, a condenados a delitos menores de un año de cumplimiento, y en el caso de drogadicción hasta dos, puedan hacer algún tratamiento intensivo de rehabilitación que sustituya al cumplimiento de PPL, aunque siempre observando la reincidencia, etc… y si es necesario trabajos en beneficio de la comunidad, aunque como digo, está todo bastante poco estructurado, estamos en ello, va lento…

          • A ver, que hace tiempo que dejé la toga de abogado y hasta podría ser que desde entonces hayan cambiado mucho las cosas y ni me haya enterado. Que yo sepa, lo penado aquí es el tráfico y la fabricación, no el consumo. Otra cosa es que el delincuente lo sea por razón de su drogodependencia, y el Juez cambie la pena por tratamientos de desintoxicación. Pero la pena debía venir impuesta por algún otro delito, porque el consumo mismo no lo es (o no lo era). En cualquier caso, durante mis tiempos de ejercicio pude constatar lo que afirmo: prácticamente todo drogodependiente se convierte en ladrón, no tenía otra elección posible, y eso que el consumo no estaba penado. Pero como el tráfico sí lo está, el precio de la droga resulta inasumible.

          • bttberttice
            en said:

            Eso mismo, tienen que haber cometido algún delito, creo que se sobreentiende pero gracias por aclarado,….Y el Derecho también evoluciona aunque no lo parezca, siempre que la gente quiera que así sea. Es importante una mentalidad positiva porque si nos quedamos con lo que hay … sigue usted a rajatabla lo que dijo Mario Benedetti «Un pesimista es sólo un optimista bien informado.» 😉

          • bttberttice
            en said:

            …Y hay mucho drogodependiente cocainomano que no delinque, al menos no los pequeños robos o hurtos y sí puede que otro tipo de delito contra la patrimonio más complejo como muy bien usted sabe. Y luego están los que son adictos al dinero que hay muchos, y que eso tampoco está penado, a no ser,,,, como suele ocurrir que esa adicción al dinero le lleve a ser un corrupto al que ni siquiera se le rehabilita… ¿ no cree?.

Deja un comentario