La crisis de refugiados y la legítima defensa de Occidente

Captura de pantalla 2015-09-22 a las 6.34.35La crisis de los refugiados sigue dando que hablar, como es natural. Algunos dicen cosas poco interesantes instalados en una verborrea demagógica que no contribuirá a solventar el problema. Otros, por el contrario, parecen perder la vergüenza a poner el dedo en la llaga. Es el caso, en mi opinión, de Laurent Fabius que fue Primer Ministro de Francia con Mitterrand. Ahora, en una entrevista opina sobre la crisis y dice cosas importantes.

Primero, sitúa el problema central en Siria. En efecto, es así. Proporciona un dato escalofriante: mas de 240.000 muertos y millones, —dice millones— de refugiados. Y habla solo de Siria. ¿Cómo es posible semejante destrozo? ¿Responsabilidad exclusiva del llamado Estado Islámico (EI), para mí terrorismo puro y duro? Pues no, dice Fabius. Y tiene razón. El Asad tiene responsabilidad. No hay duda. Las cárceles de Asad están llenas, según parece, de disidentes, no de militantes del EI. Por supuesto que los terroristas del EI tiene responsabilidad. Lo increíble es que Occidente tolere esos horrores que nos muestran casi a diario en actos no ya inhumanos sino que van mas allá de la animalidad pura y dura. Entre ambos, El Asad y el terrorismo islámico están destrozando Siria. Y afectando gravemente a Occidente, porque la crisis de refugiados es de tal envergadura que Occidente la sufre. Basta con ver la postura de Hungría —que está en la UE— como se va limitando el “optimismo solidario” inicial de Alemania, como no se consiguen acuerdos acerca de las “cuotas de cantidad” —hablamos de personas, de seres humanos— y como todo esto pone en evidencia la artificialidad manifiesta en la construcción burocrática de la llamada Unión Política Europea. Y no solo de Europa sino de Occidente en su conjunto. Dice Fabius esto: “Cuando se celebró la primera conferencia de Ginebra en 2012 no había terroristas en Siria. La comunidad internacional ha sido trágicamente lenta y poco eficaz.” Muy claro. Occidente alentó la construcción del monstruo, no lo detuvo y cuando se trata de actuar en serio mira para otro lado. ¿Es solo ineficacia, desidia, miedo o es que hay intereses de otro tipo, sustancialmente económico, en el mantenimiento de la barbarie en esos países?.

Aunque con cuidado, Fabius centra el asunto. No se consigue nada ayudando a El Asad. La solución política exige cirugía. Pero para ello hay que abordar el problema en el plano militar. Así de claro. Asegura que Francia no quiere actuar sola con sus soldados. Ni Francia ni nadie quiere operar en soledad en estos casos. ¿Entonces? Ahi ya patina un poco, pero vuelve a centrar el asunto: “Hay que establecer centros de acogida y de identificación, organizar un reparto justo, ayudar a países como Turquía, Jordania o Líbano, buscar una solución política y militar en Oriente Próximo y desplegar una política firme de desarrollo en África.” Bien, de acuerdo, pero queda dicho que hay que abordar una solución militar. Sin ella yo no veo solución , pero no solo al problema de los refugiados, sino a la amenaza que sufre Occidente.

Y de nuevo tiene el valor de situar el asunto en términos correctos: “Tenemos datos precisos según los cuales los atentados contra Francia y otros se han preparado por DAESH en Siria. Es una cuestión de legítima defensa.” Exactamente. Pero no solo de Francia. El EI no ha declarado la guerra exclusivamente a Francia, sino a Occidente en su conjunto y, desde luego, a Europa. Otra cosa es que sus efectivos humanos situados en Europa se localicen con especial intensidad en Francia, pero es Europa la amenazada. Y si eso no lo ven, y si viéndolo no lo atajan, estamos arrojando gasolina al campo en el que viven incendiarios.

Cerrar fronteras nacionales como viene sucediendo desde que estalló la crisis es comprensible. Lo siento, no es solidario, pero es comprensible. Apelar la solidaridad sin mas, sin darse cuenta de la realidad, es demagogia en estado puro. O solventamos el problema o el problema nos caerá encima a nosotros sin comerlo ni beberlo, simplemente por ignorancia y desidia. Y digo más: el asunto no son solo los refugiados, sino la constante amenaza a Occidente. Es, como dice, Fabius, un problema de legítima defensa.  Hay que hacer muchas cosas, como las que dice, centros de refugiados, políticas claras de crecimiento en Africa, estar atentos a países como Turquía, Jordania, Líbano…Que si, pero sin tomar en cuenta que se trata de legitima defensa y que hay que actuar en ese sentido, no se solventará nada. Al revés, el problema de fondo seguirá creciendo y el riesgo de explosión es importante. ¿Será capaz Occidente, esto es, sus dirigentes, de darse cuenta y de actuar como reclama el verdadero fondo del problema? Lo veremos.

23 comentarios en “La crisis de refugiados y la legítima defensa de Occidente

  1. Claudio recomienda leer La decadencia de Occidente de Spengler.
    Ahí va un párrafo.
    «El régimen democrático, con su opresión sistemática y creciente, nos ha enraizado ya en el alma el sentimiento de la opresión, hasta el punto de que va convirtiéndose en un temor enorme, en el que todo nos parece inconveniente y subversivo; así nos aplana, nos embrutece, nos disminuye, y de aquí la degradación, el rebajamiento de los caracteres, la decadencia progresiva, la mediocridad en todo, la lenta degradación de todos los valores culturales.. .”

    • En realidad no es el régimen democrático en abstracto sino un modo falsario de ser entendido. El modelo un hombre/un voto genera de manera automática el Sistema de poder, instrumentado mediante el poder de la inducción y el control de la vida de los ciudadanos, que, sin saberlo, incluso con la llamada «ilusión de la libertad», habitan en un contexto opresivo. Pero no lo saben, no lo sienten. Solo algunas élites se atreven a denunciarlo y el sistema disponede suficientes elementos para triturarlos, incluso ante el aplauso enloquecido de la masa, a quien anda gusta mas que estas dos cosas: a) buscar culpables a sus males b) demoler cualquier cosa que perciba como superior.

      • Esta respuesta al comentario de Claudio le ha recordado a éste la opinión que le merecía la democracia helena a Tucidides. En cualquier caso, y como apuntó el Conde de Mirabeau: «Cada pueblo tiene el gobierno (la democracia) que se merece».

  2. Cada día comprendo menos como utilizamos tan bien los eufemismos como escudos de realidades que no soportamos aceptar. La tan famosa crisis de Siria, no es una crisis tipo isla de Perejil, – perdón pero no se me ocurre otra, no tengo la neurona dispuesta esta mañana- .

    Llamamos crisis a lo que deberíamos decir, Guerra Civil con mayúsculas, una guerra civil entre un pueblo y sus dirigentes, una guerra que se venía gestando, desde el gobierno de su antecesor, su padre, Al –Asad hereda una dictadura de 29 años de manos de su padre.

    Al-Asad se estrena con una represión brutal contra su propio pueblo, que comienza a desencadenar la guerra civil, Al-Asad ha jugado en su beneficio con la UE y con EEAA, mientras se aliaba con Rusia. Las cárceles sirias están a reventar, los ciudadanos esquilmados, las represiones en ese país son escalofriantes, pero no son de ahora, vienen siendo desde hace mucho tiempo y Europa ha mirado discretamente en otra dirección de manera sistemática, la pacifista y guay Europa, estaba más por el enriquecimiento de sus políticos que por hacer e intervenir en política. Además no iba a interferir entre Rusia y EEUU.

    Y hoy, Europa con una crisis económica de la que no levanta cabeza, con unos índices de paro intolerables, con una merma de los derechos sociales desconocidos, intenta ser el hada madrina de la historia queriendo proteger, de boquilla claro, a los refugiados, y está bien, no estoy en contra de la solidaridad, pero sí de que me postulen con la etiqueta de estúpido, porque ¿qué diferencia hay en la solidaridad que llega en patera a las playas de Bárbate, o la que entra por Hungría con tarjetas visa oro y sus Itacas personales llamadas Alemania?

    Estamos ante un problema político que una vez más nos venden con los sentidos y las vísceras, estamos ante una falta de coraje y de determinación por tanto cruce de intereses cainitas, Moscú vende armas y a cambio tiene bases, EEUU vende armas y tiene tranquilo a Israel y a cambio no participa del reparto de la ignominia, Europa es débil y lo enmascara con el gesto de la solidaridad.

    Yo creo que cuando un país es invadido de la forma que sea, tiene la obligación de defenderse, y señalar a los culpables,¿ Por qué no se va a por el responsable de todo este magnicidio? Porque el señor Al-Asad sigue moviendo las fichas de miles de seres en Europa? ¿Por qué Europa no exige al mundo Árabe que se pronuncie?

    A su pregunta de si será capaz Occidente… No, Occidente solo es una entidad bancaria con ánimo de lucro, que para dar buena cara al exterior, tiene fundaciones de ayudas a los refugiados.

  3. Yo me siento confuso con todo este tema. La guerra en O. medio lleva ya unos pocos de años, son decenas de millones de refugiados y de repente como por arte de magia aparecen en toda Europa copando los telediarios. Es mas que obvio que la unica via de ayudar a los refugiados es en sus propios paises. Ante el volumen de personas no hay otra manera, podremos acoger a 1 o 2 millones pero todavía quedarán otras decenas fuera. Es la dureza de la realidad.

    En cualquier caso en este tipo de conflictos cuesta distinguir entre buenos y malos, se ve mas bien como una guerra de potencias que quieren probar sus ultimas novedades en armamento con algun tipo de objetivo que no veo claro, recuerda en parte a la guerra civil española. A partir de hay el poder está creando las corrientes de opinión adecuadas, primero para intervenir con tropas en el terreno y despues para expulsar a los refugiados que molesten, si no ha todos. La islamización de Europa es un hecho que deberia empezar a preocuparnos, permanecemos neutrales en nuestra propia casa pero tomamos partido en el extranjero. No se le ve mucho sentido.

    Y entrando en la paranoia me pregunto a veces cuanto tardaremos en ver la primavera española, se diria que todo el foco de conflictos se va expandiendo hacia el norte y las condiciones tanto economicas como de descontento parecen propicias…

  4. Buenas tardes a todos,
    no sé si el Sr. Fabius acierta en las bases del problema, pero se acerca mucho a las soluciones, al menos en sus primeros pasos. Creo que hay que ayudar a las personas que viven situaciones desesperadas, sobre todo los que sufren la guerra, pero en sus países de origen y zonas de influencia, todo lo demás es demagogia barata que va en su contra y que además no funcionará. Habrá casos extremos que haya que asumir sí o sí, pero no son la generalidad. Además, reconociendo que las situaciones son muy distintas, la demagogia la ejercen tanto los europeos «acogedores» como los inmigrantes «acogidos», unos por no pensar en absolutamente nada, y otros porque deben concienciarse de que son ellos los primeros que tienen que ponerse al frente de la reconstrucción de sus países, Alemania y Suecia sobrevivirán.
    También me gustaría plantear una serie de cuestiones que enciendan el debate:

    – ¿Ha sido la injerencia occidental la causante del caos en Oriente Próximo en los últimos 30 años?
    – ¿Tienen algo que ver sus corruptísimos gobiernos?
    – ¿Tiene algo que ver en esta situación la cultura de esas zonas?.
    – ¿Todas las civilizaciones son iguales?
    – ¿Tiene derecho EUROPA a proteger su cultura?
    – ¿Alguien me podría decir para qué sirve la UE?.
    – ¿Para qué sirven los ejércitos de los países occidentales?.
    – ¿No es extraño que nadie plantee que tras una ayuda inicial a los refugiados se les pueda devolver a sus países cuando las condiciones mejoren?

    Por cierto, compruebo con admiración que hay mucha gente con ganas «recoger» refugiados en polideportivos, pero acogerlos en sus casas les pilla un poco peor. Me recuerdan a los que creían de justicia rescatar a los griegos, pero con el dinero de los demás, claro.
    Por cierto Mario, te animo a escribir algún artículo sobre el Papa Francisco, el bueno para los progres, o sea, que todos los demás han sido malos.

    Un saludo.

  5. ¿Hablaríamos de legítima defensa ante un cierre de fronteras?
    Hoy, a raíz de este artículo, he recordado algo que, lamentablemente, ocurrió en España hace poco más de diez años. Durante la comisión de investigación del once de marzo, los mismos señores autores de las célebres frases “matar con detergente”, “los morenos en las tareas del hogar”, el famoso “comando Dixan” etcétera, durante dicha comisión tuvieron la osadía, o la poca vergüenza, de pregonar que la amenaza de terrorismo de corte islámico en España había sido minusvalorada.
    Tras acordarme de esto he pensado que, sabiendo como son las cosas, no sería raro que algún responsable político prefiriera ser insolidario hoy que tener que cargar a sus espaldas el peso de la responsabilidad política de un atentado terrorista mañana. Porque si mañana, no lo quiera la Providencia, se produjera un atentado en España (o cualquier otro país occidental) y las pistas indicaran que hubiera podido tener que ver mínimamente con algún comando sirio ya aparecerían los oportunistas de turno a reiterar que, abriendo las fronteras a las buenas gentes de Siria, no se estaba sino minusvalorando, una vez más, el riesgo de atentados terroristas de corte islámico en Occidente. Aun cuando ellos mismos hubieran exigido la acogida de refugiados.
    ¿Me estoy yendo del tema? Me suele pasar.

  6. Es necesario diferenciar dos aspectos claramente: 1. Lucha de obtener el poder (puede que existan influencias externas de otros paises no árabes, mulsumanes, etc) a través de la conversión en un conflicto y sus consecuencias y 2. Otra cosa es su cultura.
    ¿Puede suceder que una persona no esté a favor de que le provoquen falta de alimentos y bienes, como es la vivienda, sean arrebatados sin justificación? Lógico. ¿Pero puede estar a favor de la idea de quien se lo arrebata? Sí. ¿Tenemos experiencia al respecto? Sí, por ejemplo. Puede suceder que a los ciudadanos de un territorio se le esté ayudando financieramente y que a su vez desea no participar en el proyecto del ayudado? Si. ¿Puede suceder que un grupo de personas apoye lo que llaman «acción» de una banda armada como su propia creencia y objetivos? Sí, ¿si durante esa llamada «acción» sufriese en un momento dado el destrozo de su vivienda de quién los apoya? Pues no estaría de acuerdo con esa «acción». Por ese motivo el artículo expuesto da la clave, otra cosa son connotaciónes muy bien indicadas de tratar como cuotas a seres humanos como otras que destacan.

  7. Ángel Giménez Porto
    en said:

    Estoy encantado de que se haya abierto y centrado debate, sobre tan intrincado asunto.

    Hace un par de días, me permitía en este mismo blog, añadir un matiz a la más que sensata opinión de que el problema había de ser atajado de raíz, añadiendo un «en su raíz», porque es allí, en su espacio físico de origen, en su ámbito socio-cultural natural, donde debiera ser atajado. A renglón seguido, invité a la lectura de un artículo de Arturo Pérez Reverte, que titulado Los godos del emperador Valente, describe, creo que con gran tino y brillantez, cuanto de amenaza real, encierran estos aludes migratorios, para Occidente, comparándolos con otros de corte semejante, habidos en momentos y lugares diferentes, a lo largo de la Historia.

    No debe tratarse, creo yo, de intentar siquiera, establecer una comparación de valores entre nuestra cultura occidental y la islámica, desde nuestro íntimo convencimiento, que como occidentales tenemos, de que hay una superioridad, la nuestra, que debe ser protegida ante la invasión de hordas bárbaras, pero sí, definitivamente de la defensa de un modelo de vida, asentado en unos valores civiles que Occidente, al menos de boquilla hacia afuera, no está dispuesto a perder y uno de ellos, quizás el que más nos llena la boca a nosotros, los occidentales, es la libertad.

    Bien……, esto dicho así, queda muy bonito, pero luego hay que desgranar el concepto e intentar entrar en el análisis de las realidades, tal cual son y algunos de los aspectos de éstas, en nada facilitan una solución pacífica del problema.

    Para empezar, no sería muy arriesgado afirmar que la laxitud moral general en la que se ha sumido Occidente en los últimos decenios, es un hecho innegable. El gran bien estar material, ha terminado por ser el tobogán por el que se ha deslizado una sociedad, hasta terminar por hundirse en un materialismo existencial, que constituye hoy su máxima y cuasi única razón de ser, olvidándose de cualquier aspecto moral, espiritual, ético y hasta estético.

    En definitiva lo que trato de explicar, es que albergo serias dudas sobre la capacidad real que Europa, tiene de defender importantes conquistas, como la de sus libertades individuales, cuando ni siquiera en casa, somos capaces de embridar a una clase política, más sibilina, pero les aseguro que mucho más mansa que cualquier yihadista de doce años.

    Lo que nos viene del otro lado, son gentes de una cultura muy diferente, firmemente fundamentada y filtrada en su concepción total de la vida, por un vigor teocrático que todo lo impregna y todo lo controla y regula. Es gente que huye de la miseria, pero sin la más mínima intención de asimilarse a la cultura del país que les acoja. En en el centro mismo de su cultura, de su idiosincrasia, está inscrito el desprecio por el infiel, al que ellos, sí que consideran inferior y a quién no les importa compararse, para despreciarlo por su debilidad y no bien se hayan lamido las heridas que traían abiertas, imponerle su código, su modelo. Son más fuertes, porque son más valientes y son más valientes, porque están más desesperados y tienen una fe ciega en un mundo mejor, que aquí, en la tierra, no ven posible, porque otros países, los ricos, a los que ven como culpables, no lo permiten. Ellos sí que tienen claro que esto es una guerra que hay que ganar y la van a ganar con los vientres mil veces preñados de sus múltiples esposas, la van a ganar con los kalasnikov, o con los cuchillos que rebanan los cuellos de los occidentales, sin mostrar compasión alguna por ellos y la van a ganar con las mezquitas y los velos y se la van a ganar a una cultura occidental débil, que por no molestarse en moverse del triclinium de su orgía absurda de riqueza, está permitiendo impasible, so pretensiones ridículas de una mal fingida solidaridad, que unos sátrapas incalificables, sometan a pueblos enteros a unos grados de miseria insoportables. Las gentes de esos pueblos víctimas de guerras y miseria extrema, huyen y se están presentando a nuestras propias puertas, en primera instancia para aliviar sus penas y después, para destruir nuestras libertades, aquéllas que por las que tanto luchó Europa, cuando aún era capaz de hacerlo.

    La libertad, como concepto, es lo primero que un islamista, no entiende y quiere destruir, porque sabe que es un valor esencialmente contrapuesto a los suyos, basados en una sumisión absoluta a una ley religiosa que domina de manera omnímoda todo su devenir, social y vital. Es la pugna desigual entre las esencias de dos culturas, una de ellas dispuesta a matar y la otra dispuesta a ser muerta por la primera.

    Por supuesto que hay motivos para la legítima defensa.

    El cómo, la formulación de los términos en los que ésta legítima defensa haya de producirse, se los cedo a mentes tan brillantes como la del Sr. Fernández, la Srª Merkel, o el Sr. Rajoy…………..Que Dios, nos coja confesados.

  8. Siempre me ha parecido que uno de los puntos débiles del ser humano es la incapacidad para ir más allá en las relaciones causales, es decir, la mayoría de personas puede asimilar más o menos una causa-efecto, pero cuando se trata de una cadena de 3 o 4 causas-efecto concatenadas parece que el cerebro humano se desborda y deja de entender.

    ¿Por qué digo esto?

    Pues porque todo el mundo dice que el problema de los refugiados se debe resolver yendo a la raíz del problema en Siria, y tienen en razón, pero sólo asimilan el primer eslabón de la cadena de causas-efectos.

    Si queremos ir a la raíz, a la verdadera raíz de ese problema…

    Hay que buscarla en la primera causa del problema. Y esas causas son el gobierno de EEUU y el de Rusia.
    EEUU desestabilizando la zona a través de sus innumerables medios (Qatar, Arabia Saudita…)
    Y Rusia desestabilizando Siria apoyando a Assad, que como bien se indica en este artículo, es otro de los grandes peligros, no la solución.

    Por cierto, ver a un político francés hablar de desarrollar África causa (como mínimo) sonrojo, cuando no simplemente asco.
    África es el infierno terrenal gracias en gran parte al estado francés, y los crímenes que se cometen en ese continente rara vez llegan a las portadas de los medios, como si ocurre con los de Oriente Medio.
    En Israel un soldado da una colleja a un palestino que tira una piedra y abre todo los telediarios de occidente.
    En África, franceses hacen aberraciones de todo tipo, y nunca jamás aparecen en los medios de occidente.

    • Estoy sustancialmente de acuerdo con el análisis y con la corresponsabilidad atribuida a EEUU y a Rusia, cada uno defiendo sus intereses y gestando, con ello, un clima de riesgo para Europa. Asumiendo ese dato, Occidente, léase a estos efectos Europa, tiene que actuar con legítima defensa tanto contra la causa inmediata como si se quiere contra la causa eficiente. Lo que no cabe es la inacción que puede conducir a una suerte de suicidio colectivo

      • Considero que la acción que planean los líderes de estados de europa occidental es aún peor que la inacción, al menos en lo que respecta a España.

        Ya que la inacción no conllevaría ningún riesgo directo para España, mientras que la acción de colarnos quince mil personas de un país en guerra, que no sabemos ni quienes son ni lo que han hecho cada uno de ellos… es un peligro real.

        Una acción de elementos de Daesh infiltrados entre los refugiados en Europa occidental podría provocar la movilización de la opinión pública en favor de una intervención militar directa y contundente en Siria que podría escalar a un conflicto militar mucho, mucho mayor.

        Para entender bien lo que significa Siria para la paz mundial recomiendo 2 cosas.

        1. Seguir las noticias sobre el despliegue militar de Rusia en Siria en las últimas semanas.

        2. Leer las noticias sobre el conflicto Sirio y sobre la tensión en el estrecho de Ormuz a principios de 2012 (antes de que existiera Daesh). A principios de 2012 se votó en la ONU una resolución sobre Siria que fue vetada por Rusia y China. El veto de China es fundamental para entender la importancia de esto.
        China no usó su derecho a veto para evitar la intervención de Libia, intervención que perjudicó gravemente a los intereses de China en Libia (que eran cuantiosos).
        En cambio China sí vetó la resolución sobre Siria a principios de 2012… Siria… un país en el que China no tiene intereses. ¿Entonces por qué la vetó?. ¿Qué hubiera pasado si hubiera estallado una guerra contra Irán aquellos días…?
        A principios de 2012 la UE aprobaba sanciones contra Irán y los portaaviones de EEUU se paseaban por el estrecho de Ormuz pese a las advertencias de agresión de Irán…

        • Añado algo más, también recomiendo leer las reflexiones de Fidel Castro publicadas en la web CubaDebate con fecha de principios de 2012, reflexiones sobre una posible guerra contra Irán.

          Imagino que el gobierno cubano debe estar bien informado de aspectos que la mayoría desconoce sobre los movimientos internos del gobierno de EEUU.

          Ni les falta espías motivados, ni les falta motivos para espiar a ese país.

  9. Ángel Giménez Porto
    en said:

    También yo estoy de acuerdo con ese análisis, al que se podrían añadir algunas cuestiones más, pero no debemos ignorar, creo yo, que lo que aquí se está produciendo es un choque brutal de culturas. Si se pierde esa perspectiva, el suicidio colectivo, estará garantizado.

    Yo, he intentado alertar sobre los efectos de unas causas, en cuyo análisis hay que entrar con gran urgencia, para evitar que sus devastadoras consecuencias se sigan produciendo, poniendo el acento sobre los efectos en sí mismos, porque a su vez, éstos, de no ser corregidos con inmediatez, serán a no tardar, causa de otros efectos de consecuencias terribles para todos. Es pura dialéctica de la que quienes nos gobiernan, han de tomar conciencia, para comprender que los conceptos de oportunidad y de momento, revisten importancia crucial en todo este problema, en el que si dejamos que se nos pase el arroz, vamos a estar pagándolo muy caro, TODOS y quizás para siempre.

    Pueden dar por sentado que, desde el punto de vista humano, en modo alguno soy ajeno al dolor que la miseria produce en mis semejantes, pero hay que ser plenamente consciente de la conveniencia, eficiencia y corrección en la aplicación de unas soluciones efectivas, a este gravísimo problema.

  10. Ángel Giménez Porto
    en said:

    Cuando se estime oportuno, quizás podría no estar mal abrir un debate en profundidad, sobre la SOLIDARIDAD, ¿ qué entendemos por solidaridad?, ¿ qué se podría estar escondiendo tras conceptos tan altisonantes como solidaridad? etc, etc. etc.

  11. Yo creo que si para solventar un problema, un tremendo problema como es una guerra, la única soluciòn factible es iniciar otra guerra (utilización militar) en el siglo XXI, es que estamos en un proceso involutivo impresionante como seres humanos. Y escudarnos para ello en una legítima defensa propia… creo que es querer llevar el interés a nuestro terreno de forma disfrazada e hipócrita.

  12. Ángel Giménez Porto
    en said:

    Yo, no trataba de disfrazar nada, de manera hipócrita. Siento no haber sido capaz de hacerme entender y sí, creo que es necesario proteger nuestro interés como cultura, frente a los de otras culturas, que mucho menos transigentes y mucho menos tolerantes que la nuestra, amenazan con fagocitarla.

    Cuando digo que no es fácil encontrar una forma pacífica de arreglar el asunto, digo exactamente eso, no aludo directamente a una guerra, pero ya que nos ponemos, no estaría yo tan seguro como le veo a usted, de que el hecho de ahogar una guerra con otra, en casos como éste, en el que hablamos de terrorismo puro y duro, sea de estado, caso de Siria, o sea el de Daesh o el de IE, supusiera en pleno siglo XXI una involución impresionante como seres humanos. Debidamente protegida la población civil y tomadas las medidas pertinentes a efectos de minimizar los daños a inocentes…………, a por ellos.

    Si estas medidas tan drásticas deben ser combinadas con otras, clara y decididamente encaminadas a generar una infraestructura que permita mejorar a estas gentes en sus propios países, pongámonos a ello, démosles de lo nuestro para mejorar lo suyo, eso es solidaridad; Pero a mí no me da la gana de meter en mi casa a un señor que en dos días me va quitar el crucifijo de la pared de mi habitación, porque le ofende y me va a prohibir comer cerdo y creo que sería muy conveniente hacerles saber esto a nuestros políticos, para que vayan tomando nota.

    No veo disfraz, ni hipocresía de ningún tipo en mis opiniones, que por lo demás, creo que son bastante claras.

    • Hola, Ángel

      Siento que se haya sentido aludido.

      Mi punto de vista es una crítica a todo aquél que desde su posición en El Poder puede decidir por las vidas de los demás sin ningún tipo de escrúpulo, de ahí la referencia a la hipocresía y al disfraz de turno.

      Y si centro mi opinión con respecto a algún comentario, en referencia al texto, que haya en esta entrada (que ralmente no era mi intención) no deja de ser una opinión más, compartida o contrapuesta que es ahí dónde puede estar la salsa de los comentarios.

      Tantos seres, tantas opiniones 🙂 seguro que en esto sí que estamos de acuerdo.

  13. En cualquier caso habria que diferenciar entre varios problemas o varios niveles del mismo problema segun queramos verlo.

    Una cuestión es el interminable conflicto geoestrategico USA-UE vs Rusia-China, en el que estos últimos parece que han empezado a tomar cierta iniciativa ante la insistencia y provocaciones de USA. Ya no estamos en la época de la guerra fria en la que vencieron a Rusia por dinero, hoy por hoy la situación está mas que equilibrada en esos terminos cuando se cuenta con el amigo chino por lo que las consecuencias están en el aire. Esta es la guerra de despachos y poder.

    Luego tenemos la guerra de calle, este movimiento masivo y sobrepublicitado de inmigrantes está creando opiniones de todo tipo a la par que importa un problema a Europa que no es baladí. No soy capaz de determinar el % de radicales que van a entrar con ese volumen de personas, quizás no sea demasiado pero es que tampoco hacen falta demasiadas personas para crear un problema serio, con 500 o 1.000 personas dispuestas a todo , con apoyo financiero – que no les faltará- y algo de apoyo social de su gente ya tenemos un problema de lo mas serio. Hay un volumen de población límite en el que la minoria oculta pasa a ser mayoria que pone condiciones. Y dada el nivel de buenismo de la sociedad actual no se si vamos a saber reaccionar a tiempo cuando eso ocurra, que es solo cuestión de tiempo.

  14. Buenos días a todos,
    creo que Ángel y Khan85 tienen razón en muchos puntos comentados. Un aspecto importante que deberíamos replantearnos es el derecho de las potencias internacionales, sobre todo EE.UU., no sólo a extender su presencia a lo largo y ancho del globo, sino a influir de manera tan determinante en el desarrollo interno de los países (normalmente bajo pretexto de «el derrocamiento de regímenes totalitarios y la instauración de la democracia»). Bajo mi punto de vista los países deben ser los protagonistas de su desarrollo, lo que tampoco implica dejarles s su suerte en caso de una objetiva necesidad extrema.

    Un saludo.

  15. Juan Armas
    en said:

    Ya en 2013 la situación en Siria era traumática.
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-destierro-sirio/1822876/

    Europa tiene la oportunidad de consolidarse como un poder propio y atajar unida este drama sin esperar ningún salvoconducto internacional. En cualquier caso, la deshumanización de los gobiernos reflejan el consentimiento de una población que, como la alemana en el preludio nazi, se incomoda ante lo que contempla pero tampoco sale a la calle de forma masiva a exigir nada.

    La solidaridad de aquellos que han ofrecido sus casas es un faro de esperanza, si bien la situación no es un foco puntual de unos días o semanas. Por otro lado, Occidente tendrá que responsabilizarse con algo más que dádivas. Los exiliados son consecuencia de un conflicto deliberado que busca desestabilizar mediante el miedo los principios que dieron origen a la Unión Europea y al resto de organizaciones internacionales que promueven la concordia entre naciones. Si algún resquicio de este espíritu de postguerra aún perdura -tras años de indiferencia y siglos de expolio en Africa-, Europa ha de erradicar decidida y unilateralmente el núcleo del problema, por propio interés siquiera.

  16. El concepto de solidaridad es un poco ambiguo y me temo que muy prostituido. Puedo entender a quien quiere ayudar de forma individual a una persona o familia , pero pretender que mediante la solidaridad individual se pueda resolver una guerra que afecta a 30 o 40 millones de personas es ingenuo.

    La única ayuda realista en estos momentos es la militar, que corten el suministro de armas los unos a los unos y los otros a los otros y que envien al ejercito. Fuera de eso no es mas que un parche y mal puesto.

    Uno de los errores del buenismo implantando es tender a valorar a los otros bajo nuestros mismos principios. Eso no es correcto, en Europa tenemos unos principios en oriente tienen otros – no se si mejores o peores – nosotros sabemos vivir bajo los nuestros y ellos bajo los suyos. La integración como tal no es posible o no lo ha sido en los últimos 2.000 años. Podremos vivir en el mismo espacio pero me temo que nunca conviviremos de forma generalizada y llegado el momento se producirá el conflicto ante la excasez de recursos. La vida es competencia.

Deja un comentario