La falacia del «antisistema», versión moderna de «O yo o el caos»

SistemaLa polémica desatada por el mero hecho de que Iglesias, líder de Podemos, decida no acudir a la recepción real del 12 de Octubre me parece de nuevo organizar fuegos de artificio.

A mi me resulta totalmente indiferente que vaya o se quede en casa, o que se divierta en el parque público que le quede mas a mano. Esa excusa de que tiene que atender a actos sociales —o algo parecido— es pueril, demagógica, ridícula y esencialmente estúpida, y si no que concrete a qué actos se refiere, en qué actividades se van a concentrar esa asistencia social que propugna. Se trata de un lenguaje dedicado a una suerte o clase de sus seguidores. De nuevo los actos del líder pensando en lo que piensen los demás y no en lo que piensa uno mismo. Pero esta es la clase de políticos que fabrica nuestro sistema.

A mi me habría parecido mucho mas sincero, honesto, directo y claro, decir que no va sencillamente porque es republicano, porque no cree en la Monarquia, porque no le gusta la presencia de determinados políticos, en fin, lo que quiera, menos la estupidez esa de que ese día debe dedicarse a labores asistenciales y a la defensa de la igualdad. Otra cosa es que mientras tengamos esta Constitución debemos respetarla y en ella está localizada la forma monárquica. Pero el respeto no equivale a aquiescencia. Es decir, respeto la Constitución, pero como no creo en la monarquia, quiero cambiarla por métodos legales y pacíficos. Y como no creo en ella no participo en actos monárquicos. Es un poco pueril porque ese acto no es monárquico sino constitucional. Pero, en fin, es menos infantil esa excusa que decir no se qué de asistencia social y defensa de igualdades.

Ahora bien, la repuesta del Ministro Fernández Díaz tiene mas calado. Asegura que esa negativa a asistir es propia de políticos anti sistema. A mi eso de antisistema es algo que me chirría desde hace muchos años. Los defensores de ese lenguaje quieren convertir al que ellos llaman antisistema en una suerte de terrorista de una banda política. Bueno, quizás no tanto, pero sí, desde luego, en unos individuos que quieren demoler todo lo existente sin ofrecer soluciones alternativas. Se trataría de una suerte de anarquismo demoledor sin nada que ofrecer.

Pues este razonamiento, por llamarlo de algún modo, es de lo mas pueril que conozco. Y, además de pueril, es muy expresivo de cómo mediante el lenguaje quieren defender posiciones personales de poder. Porque es evidente que siempre existe UN sistema de poder. Allí donde existe el poder, es decir, en todas partes, siempre existe un modelo, un sistema, una forma de organizarse ese poder. Por tanto, premisa primera, sistema de poder siempre existe.

De ello se deduce para quien tenga unas mínimas luces mentales que no se puede ser antisistema puro, porque caído uno se instala otro. De la misma manera que no se puede tomar una fotografía sin un fondo, no puede existir poder sin un sistema. Así que, repito, lo de antisistema abstracto pertenece a la categoria de las estupideces dignas de museo antológico.

Cuando escribí mi libro “El Sistema”, año de 1994, lo que efectué fue un diagnóstico de nuestro modelo de poder organizado en Sistema, integrando a políticos, financieros y medios de comunicación social, aclarando que ese modelo —del que la partitocracia forma parte esencial— convertía a las libertades formales consagradas en la Constitución, en una suerte de fantasmas pululando por los despachos del poder. Y efectuado el diagnóstico, apunté unas cuantas líneas de tratamiento, esto es, de cambios a acometer para que ese sistema no se perpetuara. Ya sabemos que el diagnóstico se ha cumplido y el tratamiento corrector ha brillado por su ausencia.

Es decir, no me gustaba nuestro sistema y quería otro sistema. No se trata de un anti-sistema abstracto, sino de algo concreto: “señores, ese sistema de poder que ustedes han implementado en España no me gusta por que es demoledor para la sociedad civil. asi que quiero otro sistema que conceda protagonismo y derechos a esa sociedad en detrimento de los abusos de la clase política”. Este es el tema.

¿Qué sucede? Que engañan a la gente diciendo que toda crítica a su sistema es ser antisistema. Pues no. Es decirles a ustedes que esto no nos gusta, que es muy diferente, y por eso queremos algo nuevo, un sistema distinto que apuntamos en sus lineas esenciales.

Obviamente no me gusta lo que defiende Pablo Iglesias. Pero está en su derecho de decir lo que le venga en gana. Los españoles votarán a unos u a otros. Es su tema, no el mío. Pero lo que si me corresponde es desmontar esas falacias del antisistema, que en el fondo es lo mismo que decir “o yo, o el caos”. Pues no, señores, algo de caos —bastante— nos han traído ustedes, así que tenemos la obligación de buscar salida a ese sistema de poder definiendo y tratando de implementar otro menos caótico y mas acorde a la verdadera dignidad del ser humano y de la sociedad civil.

30 comentarios en “La falacia del «antisistema», versión moderna de «O yo o el caos»

  1. druizgar
    en said:

    Buenos días a todos,
    el tipo de noticias con las que los medios de desinformación abren los telediarios refleja muy bien la dirección por la que nos quieren llevar sus amos. La propaganda se ha convertido en el arma fundamental de todos aquellos que ostentan o quieren ostentar el poder. Así nos va.
    Feliz día de la casi desaparecida Hispanidad.

    Un saludo.

  2. Claudio ve necesario dotar a nuestra próxima Constitución de alguna cláusula semejante a la del artículo 21.2 de la Grundgesetz alemana de la cual pueda deducirse la in constitucionalidad de los partidos antisistema, esto es, de aquellos -como Podemos- cuya ideología sea contraria al concreto modelo de democracia que rige en toda la UE y en los estados occidentales más avanzados y prósperos.

  3. Y en otro orden de cosas, Claudio considera que el Mario Conde de finales de los 80′-principios de los 90′ fue una especie de incómodo antisistema cuya saga histórica iniciara el conde de Villamediana/Juan de Tasis y Peralta (asesinado en la calle Mayor de Madrid por la Razón de Estado el 21 de agosto de 1622). Al primero le debemos la creación del género de la sátira política, al segundo su continuidad y aggiornamento.

    • Quinta Esencia
      en said:

      «Mis amores son reales», por lo que una aplicación de la Ley Fundamental de Bonn -dirigida contra el nazismo, en un principio habida cuenta quienes la redactaron y luego contra los comunistas-, impediría que idiotas mutantes participaran en la vida pública y, más modestamente, en este ‘blog’. Desde luego, no se aplicaría a «Podemos», en donde, al menos, hay vida inteligente. Aunque, quizás, si a partidos cuyo objetivo es la destrucción de la RFA, léase «nazionalistas», aunque el término sea un tópico de la derecha más rancia.

  4. Buenos días no de el Señor en este día de no sé si soy Hipanista o no….

    Como no voy a estar de acuerdo con lo escrito por Mario, es imposible no estarlo, es lucido, concreto y real. Pero, ¿Por qué no le damos otro enfoque a la foto, cambiamos los filtros y vemos otra realidad?

    Hablamos de sistema, hablamos de una democracia, pero en realidad esa democracia es en sí misma la pura falacia, en realidad estamos viviendo en un estado de Absolutismo puro y duro, eso sí, disfrazado de una moderna democracia de la que no conocemos ni la etimología.

    ¿Qué diferencia hay entre la palabra “antisistema” o “nosotros o el caos” y la famosa frase “L’Etat c’est moi “ de Luis XIV? Para mí ninguna. Da igual el partido político que ostente el poder, siempre tratara que su ideología, impregne todos os los ámbitos facticos de la sociedad, justicia, información, cultura… Eso a mi manera de ver es una forma de imponer el absolutismo, de ahí, la frase, escuchada a derechas e izquierdas, de “Después de mi el caos… “

    Una democracia debería ser aquella donde los poderes del estado se identificaran con el individuo sirviéndolo sin mediar ideologías, un gobierno al servicio de los ciudadanos, al servicio de su bienestar, con políticas justas que aglutinen y no separen, con sentimiento de nación, pero la democracia de la que disfrutamos es la inversa, un estado gobernado por unos políticos que basan la política a sus intereses y obligan a los gobernados a obedecer y jamás cuestionar, porque si cuestionan, son tachados de antisistema, son castigados salvajemente – escraches– .
    Estamos tan regidos por el absolutismo, que hasta el Rey no está sujeto por la Ley, “ Princeps legibus solutus” con dos… Como en la edad media, saltándose el Derecho Romano, sin pudor, sin vergüenza.

    A mí lo que diga o haga el señor Iglesias, hace meses que dejo de interesarme, lo he dicho anteriormente, ese señor es más de los mismo, cuando no asume responsabilidades y corta cabezas para su propio afianzamiento en su cuota de poder. Obviamente me hubiera parecido más decente decir públicamente que es republicano, esta por un cambio de Constitución, pero que por respeto a los que si son monárquicos, ira aunque no rendirá pleitesía al Rey y a su republicana consorte, pero eso ya es imposible, se mueve en el mismo lenguaje del poder y sus acciones también son absolutistas.

    No cabe otra que cambiar la Constitución, no va a ser el fin de los males, pero si el comienzo de una posible democracia, necesitamos elegir a nuestros políticos, no votar listas alimentadas por la ambición el robo y el latrocinio, necesitamos decir que queremos ser , si queremos o no queremos una Monarquía vergonzante y vergonzosa, que jamás justifica sus tropelías, necesitamos volver a ser Nación, necesitamos sentirnos orgullosos de ser quienes somos, odio sentarme en cualquier mesa fuera de este país, y a la respuesta, soy Española, inmediatamente suene el comentario… Ahhh Corrupción…

  5. Buenos días españoles y españolas,

    No cabe decir que una vez más estoy de acuerdo con D. MARIO. Como joven de 21 años que aún me siento, me voy a permitir el atrevimiento de expresar mi sentimiento de «antisistema» porque como muy bien explica usted, si por decir alto y claro: «señores, esto no nos gusta, no nos parece la forma correcta de avance y progreso (quizás si pseudoavance pero en ningún caso ni pseudoprogreso) no nos parece que de esta forma el día de mañana los jóvenes seamos competitivos frente a nuestros vecinos europeos, si por estos y más movitos soy un «antisistema » lo soy, pero además con mucha dignidad y orgullo.

    Tal día como hoy, en el cual por mucho de un bando que seas y por mucho del otro al que pertenezcas creo que deberíamos estar unidos, no olvidemos que todos trabajamos por lo mismo, el bienestar ¿no?

    Feliz día señores!!

  6. Quinta Esencia
    en said:

    Lo puramente anecdótico -así, el mal funcionamiento de los burócratas de Zarzuela-, esconde lo que realmente importa. Si el dirigente de “Podemos” hubiera recibido su invitación de forma normal, no se le habría dado la oportunidad de hacer las manifestaciones que ha hecho. Algo parecido a cuando en Barcelona se quitó un busto del rey emérito -y que, por tanto, no ostentaba jefatura del estado alguna-, pero se dejó, presidiendo el lugar, un inmenso cuadro de Alfonso XIII de Borbón -el rey niño- junto con su madre la Reina Regente María Cristina de Habsburgo-Lorena.

    Como lo que, en el fondo de lo que se plantea por nuestro Administrador, es una realidad otra, esto es, el Sistema actual agotado, frente a la posibilidad de que se puedan producir otros nuevos y diferentes, dejo el asunto para otro momento.

    Por ello, de la parte puramente “social” es de destacar la ausencia de los presidentes vasco, navarra y catalán. Todo lo demás es propio del “Hola”. ¿Qué tal?

  7. Efectivamente: lo que mas interesa resaltar es el proceso de agotamiento de este Sistema de poder. Y soy prudente al emplear la expresión proceso de agotamiento. ¿Realmente ha fenecido? En términos de opinión mayoritaria creo que sí, pero ¿y eso para qué vale? Pues visto lo visto, mas bien poco. ¿Acaso los llamados emergentes no dan muestras de integrarse en el Sistema de un modo u otro? Verbalizar la oposición a sus modos y maneras no equivale necesariamente a estar dispuesto a dar los pasos necesarios para ejecutarla. Vamos, lo que se decía antiguamente que una cosa es predicar y otra dar trigo. En este país predicadores no nos faltan, de uno y otro signo, pero trigo, como producto, y personas que estén dispuestas a darlo, esto es ya, y nunca mejor dicho, harina de costal diferente. ¿Cómo sostener que el Sistema ha fenecido cuando lo percibimos vivo y coleando cada día, como el pan nuestro?. Pues aparentemente la contradicción es potente. Sin embargo, hace años, vi una película llamada el Sexto Sentido. Creo que estaba en cierta medida inspirada en El Libro Tibetano de los Muertos. Tal vez leí que uno de los asesores para su guión fue Ken Wilber, budista avanzado y uno de los padres del New Age. Bien, pues el protagonista se relaciona con los humanos, que, por supuesto, no le contestan. Sencillamente por una razón. no le ven. Y es que el actor principal ignora que ha muerto…Es decir, para la gente que le rodea ha muerto. El sin embargo, se siente vivo. Hasta que finalmente se entrega a su cruda realidad. ¿Es solo una película? Puede.

    • Quinta Esencia
      en said:

      El problema está ahí. Si alguien se molestara en leer a nuestro Administrador, quizás lo entendería, incluso en su vertiente «religiosa» que le llega desde ese Oriente que tanto orienta.

      Con tristeza me pregunto ¿Se debería traer aquí a Adorno y Horkheimer, Emile Durkheim, Talcott Parsons, Niklas Luhmann, Alain Touraine…? ¿Para qué? No merece la pena.

      Cuando se pretende colocar al individuo en el lugar que antes ocupaba el «Sistema» en las ciencias sociales, está realizando una operación que deja intactos los paradigmas modernos. El lenguaje es ese terreno de lucha donde se puede construir un mundo, interpretar un mundo, donde el sujeto tenga su verdadero lugar. Y ese lugar no es el que se instaura con el sentido de los actores, sino mas bien el que nace cuando se deja que el sentido se despliegue en su multiplicidad. Ello supone que la libertad no se encuentra en una “sociedad de individuos”, sino mas bien en las dislocaciones propias de toda estructura fallida, en la posibilidad siempre presente de revelar el caracter contingente de todo orden social. Y esta es nuerstra lucha: introducir la dinámica en lo aparentemente estático y, como ya vemos, no lo es en absoluto.

      Esto es, al menos tal como yo lo entiendo, lo que propone nuestro Administrador. Que llamándose Conde sería más un Aranda que un Villamediana. Particularmente cuando sus “amores” son republicanos. Uff.

      • Ángel Giménez Porto
        en said:

        Todo esto me remite a la tan vieja y manida, tan platónica y sin embargo tan vigente discusión sobre el fondo y la forma.

        El lenguaje, es una estructura formal, cuyo núcleo reside en la palabra, que es el germen de la Historia del hombre a la par que es su propia Historia. La palabra es la forma por antonomasia, es el continente que designa, describe o enuncia un contenido o fondo. La palabra es una convención, un acuerdo o convenio social para llamar o referirse a algo de una determinada manera y entiendo que en su origen siempre hubo algo de divino por cuanto encierra un gran misterio en su génesis y una nada despreciable carga de fe.

        Ocurre que con frecuencia los conceptos o mensajes que nos muestran las palabras, son complejos y en la medida que la complejidad del fondo aumenta y la capacidad intelectual del receptor para detectar matices, por razones de índole diversa, disminuye, las posibilidades de manipulación, crecen en proporción directa.

        Esto lo conocen muy bien los nacionalismos que han pugnado fieramente por el control de sus lenguas vernáculas, sabedores de que de él dependería el control de todo lo demás y ello ha venido ocurriendo durante treinta años, en los que los sucesivos gobiernos centrales han estado a por uvas. Hoy, el problema no para ahí y la perversión del lenguaje ha filtrado a la sociedad toda en sus más diversas capas, actividades e instituciones.

        Si se cogiera un rompe-cabezas de varios miles de piezas y se arrojara a suelo, delante de la mirada de un niño de, pongamos cuatro o cinco años, él de manera espontánea, seguramente, jugaría con la, o las piezas que por su color o forma más le hubieran llamado la atención o establecería cualquier otro criterio aleatorio que le parezca y tomando la parte por el todo, pensará que en eso consiste el juego, ignorando el contexto de posibilidades reales de reconstrucción de una gran imagen que el rompecabezas puede ofrecer a alguien más educado, avezado y maduro.

        Si la educación en el lenguaje es «causalista», es decir, basada en el estudio y sistematización de los por qués, se originará una evolución dinámica y expansiva que terminará por dotarnos de las herramientas que nos permitirán reconstruir la imagen en su totalidad y en toda su grandeza y ésa debe ser la dirección que la educación en el lenguaje debería seguir, si se pretende educar en la grandeza de las cosas a nuestros pequeños.

        Si, por el contrario, la enseñanza del lenguaje, es fruto de la manipulación y se substituyen los por qués por para qués, entraremos en una dinámica finalista y por lo tanto restrictiva estática, que terminará por brindarnos una foto fija, una plantilla aplicable, con consecuencias previsibles. Se habrá hecho del lenguaje un ritual iniciático en el que el novicio, el iniciado, a cambio de una seña de pertenencia a algo, a cambio de un premio identitario, se verá privado de la posibilidad de reconstruir y contemplar la imagen en su total grandiosidad. La persona, se verá eternamente condenada a quedarse anclada, como un niño pequeño, en un juego, en el que tomando la parte por el todo, irá viviendo su existencia en la completa, radical y sectaria ignorancia de la inmensidad de lo real, sacrificado a su pequeña y funcional miniatura de realidad doméstica.

        Noa Chomsky, heredó de Levi Strauss los principios generales de la filosofía estructuralista y los aplicó al estudio profundo de la lingüística, siendo por ello, reconocido por las más sesudas mentes y especialistas en la materia, como una de las personas que más han aportado en este campo, en el último medio siglo. Basándose en sus conocimientos, R. Badler y j. Grinder, inventaron la PNL, que es un método que a través del estudio y ( en un volatín lógico un tanto adacadabrante ) posterior unificación de los canales sensoriales preferenciales, trata de establecer el bloqueo o activación (según conveniencias pre-establecidas) de la conducta, o actitud de un individuo. Aquí, el proceso, es aún más viciado que en el caso de los nacionalismos, por cuanto en él, es » conditio sien qua non» que se dé el voluntario sacrificio satánico y morboso de una libertad previamente conquistada en el ara del becerro de oro. La PNL, se ofrece, o se impone de manera más o menos velada a personas de la gran empresa, que ostentan un cierto nivel, de las que se pretende un mayor grado de compromiso con las directrices por ésta establecidas y que se traducirán en dinero y mayor cota de poder, dentro de la propia estructura empresarial. Lo que la aplicación de estos métodos acaba generando en un altísimo porcentaje de los casos, es una legión de despojos humanos, que abandonados a mitad de camino, luchan por su supervivencia, allá donde se les permita. La PNL, no es un método científico y ninguno de los estudiosos serios, que sobre la lingüística son, la han tenido en cuenta, siquiera, como objeto de seria investigación, relegándola a la categoría de una ocurrencia más o menos feliz, que según a mí me parece, necesita de un factor imprescindible y nada científico para poder funcionar y es la fe, una fe nacida de la ambición, pero una fe ciega, un acto de consciente voluntad de renuncia a algo por la obtención de otra cosa en la que se deposita toda esperanza, virtudes teologales, ambas, estrechamente vinculadas entre sí, no así la caridad. La PNL, vendría siendo al lenguaje, lo que la física cuántica a la física general, que ignorando las leyes de ésta y con su propia lógica y condiciones internas, funciona y es aplicable. Un amigo mío, se preguntaba con tanta frecuencia como socarronería: ¿ por qué será que la Virgen siempre se aparece a los pastores?. Pues en la contestación a esa simple pregunta, reside el éxito de experimentos como la PNL. Los pastores quieren que se les aparezca la Virgen y si no se les aparece, se les aparecerá, porque su condición de pastores (todo ello según los postulados de mi amigo), así lo habrá dispuesto. Sería como decir a quien nació para martillo, del cielo le caen los clavos.

        No sé si esto ya lo he comentado en este mismo blog en algún otro momento, pero no me importa repetirlo. El Sr. Garicano, economista de cabecera de Albert Rivera, no hará ni tres meses, que desde el púlpito de su sabiduría infinita, nos conminaba y urgía, al resto de los ciudadanos, pobres mortales, en el DEBER de devolverles a los políticos, la confianza en ellos perdida, porque solo si el pueblo volvía a confiar en quienes le dirigen, podría volver a contemplar la posibilidad de un nuevo y prometedor amanecer y que para ello ( me puedo imaginar la carita que pondría si de verbalizarlo, se tratara, es esa carita de condesciente superioridad bonachona con la que te regala esta ralea, cuando se trata de meterla doblada ), tenemos a nuestra disposición una batería de experimentos, que en la gran empresa, estaban ofreciendo unos resultados extraordinarios. Dicho en román paladín, este sujeto, pretende invertir el ciclo natural de la confianza, que de ser merecida por quien la pide, ameritándola con sus esfuerzos, para conseguirla de quien la otorga, si la quiere otorgar, pretende hacerla pasar por patrimonio sustraído a quien la pide, por parte de quien la otorga, a quien ahora se le exige con la urgencia de un deber no cumplido, que la devuelva, cual si de previo robo, estuviéramos hablando. Para colmo, nos explica, a nosotros, pobres imbéciles, que lo somos fundamentalmente, por no ser él, de qué herramientas podemos ¿servirnos?, para facilitar nuestra buena gobernanza a satisfacción de la clase gobernante. Puras perversión y subversión lingüísticas, señores.

        Por lo que a mí respecta y descendiendo varios tonos en el enfoque cientifista del grave problema lingüístico que nos aqueja, considero que la lengua, entronca inevitablemente con el más ancestral sentido de la trascendencia humana, que bien desde su ignorancia, sea desde su aceptación, o desde su desprecio e instrumentalización, irremediablemente, será parte de de una gran realidad única, seremos, queramos o no caras diferentes de una misma moneda y de una realidad, aunque de plurales manifestaciones, segura y fundamentalmente duales, de trascendencia única, no importa si limitada en el tiempo a su propia existencia, o trascendiéndola a la eternidad…….y como todos los demás, éste, el del respeto por la lengua, el del respeto por nosotros mismos y desde él, por los demás que son nuestros iguales, debería de ser un camino no solo de fe, sino de buena fe.

        • Ángel Giménez Porto
          en said:

          Apostillo: Por todo ello, me resulta tan fácil comprender las aproximaciones místicas que Mario, hace a sus certezas, compartir el inteligente camino de búsqueda, que desde su gran inteligencia y enorme cultura transita mi admirado Quinta, o disfrutar de lo que nos cuenta nuestra querida Morgan, quien ya ha llegado a la verdad, porque es la verdad que se nos muestra sin vanidad, artificio o pretensión, porque la parieron así y así ha conseguido mantenerse.

          Abrazos a todos.

          • Ángel Giménez Porto
            en said:

            Sigo apostillando: creo sinceramente que la idea aterradora de la neo-lengua de Orwell y su ministerio de la verdad, eran un chiste comparados con lo que, en total pasividad, venimos soportando.

            Necesito, clamo por que alguien solvente, inteligente, capaz y bueno, me indique un camino que , de manera inequívoca, nos conduzca a un nuevo principio.

            ¡Qué buen vasallo si hubiere buen señor!.

    • Ángel Giménez Porto
      en said:

      A eso, exactamente me refiero yo, cuando aludo a los costales de harina. Creo que mientras la sociedad civil, no sea capaz de cambiar las reglas del juego e imponérselas a estos pisa-verdes, a lo único que asistiremos será a un cambio de reparto de actores, para la interpretación del mismo guión, siempre del mismo guión.

      A este respecto, yo, no soy muy optimista, porque jamás he presenciado desfachatez mayor en la comisión de todo tipo de tropelías por parte del poder, ante la nula reacción de la sociedad en su conjunto.

      Señores a ver si nos enteramos, una cosa es una guerra civil y otra muy distinta que te pisen y no digas ni pío.

    • Ángel Giménez Porto
      en said:

      Sí, pero aquí, lo que realmente cuenta es el que el se supone muerto, no solo no lo está, sino que además, sigue ejerciendo su influencia inmediata en todo cuanto al devenir social se refiere y a su futuro también, por cuanto, como tú dices, se mantiene, vía de los hechos, con la facultad de asimilar a su sistema, a la supuesta oposición.

      En el fondo es un problema de meta-lingüística, o dicho de una manera mucho más llana, de vulgar engaño, de estafa, vamos.

  8. Ángel Giménez Porto
    en said:

    Hay algo que se está poniendo muy de moda últimamente en España que es el fraude de ley, de modo que apoyándose en la propia ley que se dice defender, se aprovecha una mínima parte de ella, la que se ocupa de sus «excepcionalidades » para destruirla desde sus adentros, para » implosionarla».

    Esto, lleva unos cuantos años ocurriendo de manera alarmante y a ojos vista de todas las instituciones, incluida por supuesto la Justicia, sin que nadie diga nada y lleva ocurriendo en muchos sectores de la vida española, regulados por varias leyes gnerales, cuya flagrante violación, no provoca reacción alguna por parte de ninguna de las instancias que debieran de ocuparse de que todo esto no ocurriera y de que si ocurriese, se aplicara la ley con contundencia e inmediatez.

    Así en el sector sanitario, por ejemplo, se viene observando una sistemática, programada y constante violación de la Ley General del Medicamento y de la Ley den Cooperativas, que yo sepa y de momento. En el aspecto de la soberanía nacional en relación con las «nacionalidades», puessss…¿para qué vamos a hablar? y así podríamos seguir «ad nauseam».

    Francamente, lo que este individuo de Podemos tenga a bien hacer o dejar de hacer, me trae al pairo, incluso me trae al pairo lo que a nuestro nunca bien ponderado ministro de defensa, le pueda parecer o no lo que es un anti-sistema o deje de serlo, lo que sí que me preocupa de verdad, es qué vamos a hacer nosotros en la única oportunidad que se nos brinda, cada cuatro años, para mandar a paseo al uno y al otro.

    Saludos cordiales a todos.

  9. Quinta Esencia
    en said:

    Como estoy cansado de trolls idiotas voy a hacer, a mayor escarnio de ellos, mi particular «Discurso ‘fundacional’ de la Comedia».

    Cuando en 1994 Mario Conde publicó «El Sistema», dejó de ser la verdad política una entidad permanente. Mario Conde afirmaba que el sistema ejerce un poder absoluto, ortodoxo y conservador del estado de las cosas y que buscaba a toda costa mantener el monopolio de la inteligencia (intelectuales, empresarios, etc.) a su servicio para que todo siguiese así. El Sistema no quiere que nada cambie y que nadie vaya a “mear fuera del tiesto”.

    Mario Conde criticó en su libro que ciertas personas ejerciesen sus cargos en criterios no basados en la garantizar el bien común sino más bien en garantizar un cúmulo de intereses personales.

    Mario Conde cometió otro pecado capital a ojos del Sistema: se convirtió en figura mediática. Ante tal auge mediático, empezó a contar su visión de cómo debería ser el rumbo en materia económica, política y social de España, realizando una crítica razonada a muchas decisiones de los poderes fácticos del establishment español. Por esta razón se convirtió en un apestado para el gobierno de turno y llegaron hasta espiarle, boicotearle, marginarle, para finalmente intervenir su banco.

    Mario Conde consideraba a la clase dirigente española, como una clase autoritaria, acomodada y contemplativa que buscaba simplemente conservar poder y riqueza, negándose a ejercer un papel emprendedor que situase a España como una potencia económica de primer orden a nivel mundial. Esta tradición autoritaria era como es fruto de la inexistencia de una ‘revolución burguesa’ en este país como pudiera ser la Revolución Francesa. Mario Conde resaltó, que incluso los intelectuales que luchaban contra este ‘status quo’ en la década de los 60 y 70, pusieron su mente, al servicio de una ideología autoritaria como es el marxismo que niega la propiedad privada y la libertades individuales.

    Mario Conde cargó contra todos los medios de comunicación social por considerarlos sumisos al poder político y cómplices de la situación, exceptuando algún caso.

    Mario Conde también criticó que el gobierno sancionase a los bancos que querían participar de forma activa en proyectos empresariales, ajenos al sector financiero (de ahí la famosa “Corporación Industrial”). Esta separación existente entre la industria y del sector de las finanzas por parte del Estado, es una de las razones de la debilidad económica de España. Pues según él, nada mejor que un banco como inversor. Y le parecía lógico que en España apenas existiesen empresas multinacionales que pudieran competir en el extranjero, debido a las razones expuestas anteriormente.

    Como vemos, todo ha ido a peor. Salvo la idiocia que se ha acrecentado, en voz, claro, de Robert Graves.

  10. Claudio, releyendo entre líneas el opus magnum del titular de ésto (cfr. pag. 355. Séneca, Córdoba, 2009) señala el, a su juicio, error de base sobre el que se derrumba toda la cimentación de la bizarra y estrambótica tesis acerca del origen y arquitectura intelectual del poder del Sistema ése. El nacimiento del modelo no se sitúa en el Plan de Estabilización de 1959. No es así, ni ahí estaría su origen. A saber: Marios Condes y validos reales han dado España desde la época del apuesto y brillante Conde de Villamediana (alguien con muchas concomitancias, enredos y tercerias semejantes a aquél). Ergo, la génesis de «el Sistema» Claudio la situaría en el reinado de Felipe IV. Histórica y políticamente es mucho más plausible que situarla -en un ejercicio de adanismo y miopía- en el 1959 y en el sexenio bancario 1988-1993. En España el primer magnicidio por Razón de Estado se produjo el 21 de agosto de 1622. El último de carácter cívico – político la Nochebuena de 1994. Por lo tanto, «el Sistema» lleva funcionando en nuestro Estado cerca de cuatrocientos años. Otra cosa es que MC lo haya glosado y traiga a colación y debate cada dos por tres.

    • Quinta Esencia
      en said:

      Tienes toda la razón. Es más, te ha faltado añadir, que la razon de todo ello es que los albañiles llevan zapatillas blancas. ¿Por qué no te vas a la mierda, hideputa? Es el Quijote, no yo quien habla con esa cosa que se dice Claudio

      • Quinta Esencia
        en said:

        Carlo Maria Cipolla, an economic historian, is famous for his essays about human stupidity, such as «The Basic Laws of Human Stupidity». He viewed stupid people as a group, more powerful by far than major organizations such as the Mafia and the industrial complex, which without regulations, leaders or manifesto nonetheless manages to operate to great effect and with incredible coordination.

        These are Cipolla’s five fundamental laws of stupidity:

        Always and inevitably each of us underestimates the number of stupid individuals in circulation.
        The probability that a given person is stupid is independent of any other characteristic possessed by that person.
        A person is stupid if they cause damage to another person or group of people without experiencing personal gain, or even worse causing damage to themselves in the process.
        Non-stupid people always underestimate the harmful potential of stupid people; they constantly forget that at any time anywhere, and in any circumstance, dealing with or associating themselves with stupid individuals invariably constitutes a costly error.
        A stupid person is the most dangerous type of person there is.

  11. Quinta Esencia
    en said:

    Para mí el de hoy es un día que entristece, pues la idea de hacer coincidir nuestra Fiesta Nacional con esta fecha fue de Ramiro de Maetzu, que en un artículo llamado «La Hispanidad», afirmaba: «El 12 de octubre, mal titulado el Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad».

    La primera vez que se celebró el Día de la Hispanidad fue en 1935, aunque legalmente la fiesta no fue regulada hasta 1958, bajo la dictadura militar de Franco. Actualmente, la celebración viene contemplada por la ley 18/1987, que omite el término «Día de la Hispanidad», y solo se refiere a «Fiesta Nacional». Según expresa el Boletín Oficial del Estado, «la fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efeméride histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos».

  12. Gracias a todos por tanto como aportáis y por ser tan especiales y conseguir que muchos sigamos creyendo que puede ser, que se conseguirá barrer tanta estulticia y tanta mediocridad.

    Para mi querisidimo y adorado Quinta…

    Lo temible no es que el mono cobre derechos de imagen, lo peligroso es que se haga una foto del culo.
    Y hablando de Tao… Con todo mi afecto Quinta… El sabio nunca se considera grande y así, perpetua su grandeza… Lao Tse

    Ángel, brillante y humano como siempre, gracias amigo.

  13. Me parecen muy propias de Pablo Iglesias esas declaraciones, en su línea.
    «Podemos» tiene una importante fuente de votos en una parte de la población profundamente ignorante en todo lo relativo a política, si no ha rechazado de forma vehemente el desfile, es para no perder simpatía de parte de ese grupo de votantes de «Podemos».
    Él seguramente hubiera ido al desfile con el único motivo de conseguir más votantes de ese perfil (ignorante en politica), pero eso le hubiera restado votos entre los votantes de Podemos más fanáticos y algo más ilustrados que el grupo anterior.
    Así que simplemente ha dicho y hecho lo que más le conviene para conseguir una mayor cantidad de votos, como siempre.

    En cuanto al otro señor, obviamente «antisistema» no significa anti-«sistema». La ideología comunista es precisamente uno de los sistemas más férreos cuando está en el poder, que le digan a una víctima de la stasi que en la RDA había un gobierno anti-sistema y se echará a reir (o a llorar, no sé).

    Discrepo en lo de que siempre hay un sistema. Por desgracia, hay algo peor que un mal sistema, y es que no haya sistema: los estados fallidos. Que últimamente parecen durar más de lo que deberían (Siria, Libia…), la tecnología hace posible que cada vez sea menos necesario el orden para saquear los recursos de un territorio, y si esa tendencia sigue así…

Deja un comentario