Regresando al viejo Blog

yo abogado

A lo largo y ancho de nuestra vida vamos cubriendo etapas, y en muchas ocasiones nuestros acontecimientos vitales surgen al margen de nuestras previsiones,  incluso de nuestras esperanzas, de aquello que nos habría gustado para nosotros mismos. Pero así son las cosas. No sé quien dijo que nunca sucede lo previsible sino siempre lo inevitable, que en ocasiones es previsible y en otras no tanto. Pero, en fin, ese  es nuestro recorrido existencial.

Confieso que el mío está cargando de acontecimientos de todo tipo. Alguien dijo que he vivido cinco o seis vidas en una. Puede ser, entendido, claro, como indicativo de  que mis avatares, mis experiencias vitales, son de tal naturaleza, tan extremas, tan variadas, que es muy dificil que puedan comparecer juntas en la vida de una misma persona. Pues sí. Porque comenzar siendo un abogado del Estado, abandonar esa carrera para ingresar en la industria farmacéutica, liderar la adquisición, primero, y la venta, después, de una empresa como Antibióticos SA a un grupo multinacional por la nada despreciable suma de 450 millones de dólares, convertirte en millonario —en serio— a los 38 años, tener en tu cuenta corriente mas de 13.000 millones de las viejas pesetas con esa edad, antes de entrar en cualquier banco,  convertirte en un personaje conocido en la vida española, ser consejero del banco mas emblemático,—Banesto—  invirtiendo miles de millones de tu dinero en acciones de la entidad, pasar a ser Presidente en tiempo y edad récord, crear la primera corporación industrial de España…En fin, todo eso que sabemos que transita sin solución de continuidad hacia la cárcel de Alcalá Meco, probando la verdadera, la auténtica dimensión de eso que llaman la Justicia,  ver como te condenan por apropiarte de un dinero que jamás tocaste, o por entregar una cantidad al partido de Adolfo Suárez, en fin, comprobar el destrozo del Derecho —del que te enamoraste en juventud— a manos de la llamada Justicia del Príncipe, conseguir superar el trance sin demasiados daños colaterales,  encontrarte contigo mismo en las celdas, pasillos y patios de la prisión, conocerte en ese mundo hostil, saber hasta dónde llega la coherencia contigo mismo, ver morir a tu mujer con 53 años de un tumor cerebral justo en el momento el que recuperabas la libertad perdida, publicar libros con mucho éxito, volverte a casar,  aprender a gestionar el recuerdo sin que su presencia liofilice ni el corazón ni el alma, regresar a tu tierra gallega, fundar un partido político, presentarte a unas elecciones autonómicas sin alcanzar el éxito deseado,  comprobar la brutal agresión constante del Sistema en todas sus dimensiones, combinaciones y permutaciones,  volver a algún rincón de tus orígenes…

Pues sí, al final se trata de volver a un cierto punto inicial.

Y en alguna medida esto hacemos hoy con esa reedición del viejo blog. Recuerdo bien aquellos días de hace ya unos cuantos años. Consumimos muchas horas, algunas muy agradables, otras menos, debido, siempre, a la intolerancia en el comentario, pero para mi, en cualquier caso,  con un saldo global muy positivo.

Pues vamos de nuevo a ello. Hoy día las redes sociales ofrecen muchos cauces de expresión. Este es uno de ellos. Lo conectaremos con los lugares de esas redes que utilizamos con mas frecuencia con la finalidad de hacerlo operativo.  Y a ver qué pasa. Manolo Franco, el inagotable Manolo, ha preparado las entrañas de este blog de manera que para poder hacer comentarios, esto es, participar haya que registrarse y eso se efectuará únicamente desde Twitter, según me explica. Razón: pues conectarlo con redes sociales que en este sentido nos aportan una garantía. Si lo dice Manolo…

¿Seremos capaces de mantener debates de la intensidad del pasado pero sin las intolerancias y agresiones indebidas que entonces aparecieron? Pues no lo se. Confiemos….

¿Que vamos a hacer aquí? Pues escribir, colocar audios, videos…¿Sobre qué? Sobre la vida, que es política, es economía, es historia, es arte, es cultura…Lo que pretendo son relatos en primera persona. Es decir, que las reflexiones se sustentan sobre experiencias vitales. Me parece mas atractivo y sobre todo ilustrativo que el mero discurrir en la pura y dura abstracción, aunque esto último también cabe-. Es que aquí, como espacio de libertad, se puede almacenar casi todo

La ventaja es que a estas alturas de mi vida, como dije en un tuit hace unos días, a la única persona a la que trato de convencer de mis opiniones es a mí mismo, y no siempre lo consigo. Por ello no se trata de adoctrinar ni de convencer. Sino simple y llanamente de comentar, de dejar estas experiencias por si pueden ser de alguna utilidad. Y si se forma debate, pues quizás saquemos consecuencias interesantes.

Asi que manos a la obra.

 

 

 

 

 

 

 

 

42 comentarios en “Regresando al viejo Blog

  1. Hola Mario. Soy Fran, un chico de 20 años que estudia Derecho y ADE. Me encantaría que en este blog que hoy retomas dediques una entrada a tu vida de estudiante, tus experiencias. Me encantaría conocer cual era y cual es tu método de estudio, método que tanto éxito te proporcionó en la oposición para Abogado del Estado. Sin mas, reciba un saludo desde tu otra tierra, Sevilla.

    • Hace mucho un tiempo que vengo dándole vueltas a este asunto y como todos los asuntos a los que les doy vueltas, acaban viéndose escritos, antes o después y de una u otra forma, pues….vamos a ello:
      La reflexión que me gustaría compartir con quienes lo leáis, muy bien podría enlazar con varios de los temas que han sido expuestos en este blog, pero por razones personales, he preferido incluirlo en este apartado.
      Como ya creo haber escrito en algún otro lugar de este blog que, de algún modo, empieza a ser mi casa, nací con una cierta dificultad genética en hacer análisis terminantes de todo, en general. No quiere eso decir que sea una persona relativista e incapaz de llamar a las cosas por su nombre, pero sí que a la hora de emitir juicios, se me complican mucho las cosas, por la cantidad de matices que no puedo evitar advertir en todo cuanto someto a análisis.
      Sin embargo, a veces y por compensación a esta actitud general, surge en mí con una cierta virulencia, una suerte de inclinación irrefrenable a una actitud de hiper-crítica ácida e inflexible, que víctima de apasionada miopía, toma la parte por el todo y tiende al juicio de aspectos aislados de personas, situaciones o hechos.
      Estos ataques de miopía esporádica, cobran especial virulencia, cuando de volver mi mirada hacia el poder se trata. Siempre, desde mi más tierna infancia, he desconfiado del poder, con el que siempre hube pleito y al que siempre he querido mirar de reojo y con grandes reservas, pensando que quien en sus aledaños se mueve, es por algo, que quien tan cómodo ha estado en él, también por algo fue y que, al final, a nadie le ponen una pistola en la cabeza, para que acceda a puestos desde los que ganar dinero a espuertas. ¿Habrían seguido en el «sistema» algunos de quienes hoy lo denostan, de no haber sido fagocitados y castigados por él, o por el contrario y » motu proprio», habrían sido capaces de reconvertirse y pasarse » al lado bueno de la fuerza»?. Creo que es ésta una buena pregunta que quizás podrían hacerse, quienes hayan vivido a ambos lados de la misma. Yo mismo, que presumo de honrado, muchas veces me he preguntado si no habría caído en determinado tipo de tentaciones, de haber tenido al alcance de mi mano determinado tipo de posibilidades, para contestarme a renglón seguido, que por lo que a este aspecto respecta, puedo vivir tranquilo y sentirme absuelto de todo pecado, porque me sé esencialmente refractario a según qué cosas.
      Dicho esto:
      1.- Nadie tiene derecho a imponer un plus de culpa, a quien la sociedad le ha hecho pagar de manera implacable y con gran dureza y ejemplaridad, por culpas que, a veces, más pudieran tener que ver con celadas, que con fechorías reales.
      2.- Existen personalidades excesivas, desbordantes y desbordadas, que en posesión de capacidades prohibidas al común de los mortales, pueden permitirse dar un largo paseo y hacer objeto de su visita a muchos y muy diferentes aspectos de la vida con una intensidad, que puede no resultar fácil de comprender a quienes, por nuestras propias limitaciones, nos sabemos incapaces de andanzas tales y aquí está el germen de uno de los pecados capitales y nacionales, cual es su señoría la ENVIDIA, de la que no hay que dejarse llevar a la hora de emitir juicio, si se pretende ser justo en el mismo.
      No siendo la envidia, creo, uno de mis vicios, tengo más bien el barrunto, ( aunque esto no es algo que pueda esgrimir como dogma, ni siquiera como algo que soporte el embate de un mínimo análisis lógico), de que este tipo de personas, que atesoran un potencial fuera de lo común, necesitan hacer muchas «imbecilidades», antes de descubrir en sí, lo mejor de sí mismos y darle el valor que tiene, para sí y sobre todo, para los demás.
      No me considero una persona religiosa, o al menos no al modo tradicional, pero no puedo, dada mi educación, evitar ver un cierto providencialismo en cuanto me rodea y de acuerdo con él, sentir que las cosas no ocurren por casualidad y que sólo a determinado tipo de individuos les ocurren determinado tipo de cosas, para que en su lucha con ellas, se regalen y nos regalen con lo mejor de sí. No es un panorama determinista, el que pretendo presentar con estas aseveraciones, pero estoy convencido de que lo pequeño, puede ser causa y embrión de cosas muy grandes y que éstas, están reservadas a quienes son capaces de fajarse con la dificultad excesiva, desbordante y desbordada, con una dificultad, en definitiva, hecha a la medida de su personalidad y de sus capacidades.
      3.- Creo que en algún momento, me he mostrado gratuitamente cruel, mal educado e injusto contigo, Mario.Te pido públicamente perdón por ello y al margen de cualquier otra cuestión, te brindo mi respeto sincero y mi gratitud por permitirme hacer de tu blog, mi propia casa. Noblesse obligue.

      • Quisiera disculparme por algunas, no deseadas, iteraciones ( » análisis, análisis, análisis») en alguno de mis escritos, pero me gusta escribir en este blog, así, como lo hago, a bote pronto, sin red y sin más corrección que la que permite un último vistazo general. Vaya lo que se pierda en perfección formal, lo que se pueda ganar en frescura y autenticidad. Saludos a todos.

  2. Estoy feliz de enrolarme en esta singladura.
    Navegaremos por mares de reflexión y corrientes de pensamiento. Con nuevos vientos y rumbo desconocido.
    Tan sólo por el simple placer de navegar, de sentir la brisa de la libertad, de la fuerza impetuosa del océano de la opinión…
    A propósito…»En mares calmos no se hacen buenos marineros » -M.C-
    Nos vemos en cubierta, navegantes!!

  3. Buenas tardes Mario, me parece que será muy interesante, el regreso al viejo Blog… podremos disfrutarte en tu mas pura esencia, con vídeos, artículos, poesía y reflexiones… siempre aportándonos, temas de interés, así que como dices…manos a la obra. Un beso.

  4. Felicidades por reemprender esta nueva carta de ruta, los que estamos desde el primer blog, quizás sentíamos añoranza que quedó suplida por las rrss, pero me parece una gran idea el volver al estilo clásico. Nos vemos en estos mares, en los cuales dicen que también «navegamos».

  5. Un placer disfrutar de los escritos que aquí leí y que ahora podré seguir leyendo. Haber pertenecido y poder volver a pertenecer a esta familia encabezada por Mario Conde en este Blog es una gran satisfacción, que además de enriquecedora, ayuda a entender muchas cosas que suceden en nuestra sociedad.

  6. ¡Interesante! Pues le seguiré en su nuevo blog al igual que le sigo en twitter. No siempre tiene uno la oportunidad de seguir debates u opiniones jurídicas, políticas etc que, al margen del ideario político de cada cual, espero que sean honestas, independientes e inteligentes. ¡Enhorabuena!

  7. Llevaba tiempo esperando que llegara este momento. Echaba mucho de menos la reflexión diaria y el compartir teclado y bagaje con un montón de gente y afortunadamente algunos hemos compartido realidad fuera de aquel encuentro virtual. Gracias Manolo Franco y gracias Mario por resucitar este espacio. En este tiempo a algunos nos ha dado tiempo a decepcionarnos a encontrarnos, a enamorarnos a casarnos y a reproducirnos a cambiar de trabajo y a hacer del dia a dia una gynkana con miles de pruebas a superar. Aun así quedan ganas de pensar, reflexionar y compartir.
    Gracias!

  8. Nuevo Blog… Viejo Blog.
    No existe el pasado. Es algo que pasó.
    Tampoco existe el futuro. Es algo que llegará… o no. En el caso de que llegue, dejará de ser futuro inmediatamente.
    Vivimos en un eterno presente.

    Para los nuevos, y por hacer memoria a los que no son tan nuevos, el «viejo blog» tuvo un par de etapas.
    Lo que fue el nuevo blog en su día, en la siguiente dirección: http://www.marioconde.org/blog
    Después, la evolución fue hacia Foro, y la dirección pasó a ser http://www.marioconde.org/foro

    La siguiente etapa de «Blog» fue hacia Fundación Civil.

    Y ahora volvemos al «viejo blog», empezando desde cero.

    No se si fue antes o después. Si, puede ser que fuera después. Es más, estoy «rotundamente» seguro de que fue después.
    Lo que no recuerdo es después de qué.

    😉

    • Dicen los clásicos: -«Al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver»-
      No lo creo. Es bueno volver a los orígenes. Saber de donde venimos y hacia donde vamos.

      Mario Conde, nos lo recuerda, -«Aquellos pueblos que ignoran su Historia, están condenados a repetirla»-
      Nadie ignora -aquellos que vivimos- el primer Blog, fuimos felices, muy felices y, muchos, de Nosotros sentíamos que formábamos parte de la historia, la nuestra.

      Igual que las piedras de esa construcción inmemorial, todas, son importantes. Desde la cúpula hasta la base. Todos formamos parte de ello, sin desmerecer ni encumbrar a nadie.

      Aquí estamos. Eso somos. Volvemos a este mágico lugar donde tantos sueños, pasiones, desvelos, madrugadas, discusiones… tuvimos.
      Aquí, sin duda, es donde TODOS queremos estar y deseábamos volver.

      Hoy, igual que Ayer, como SIEMPRE…

      «SIENDO. Eso es todo»
      -Cosas Del Camino-

  9. Cuantos recuerdos y personas evoca este lugar en el que, por etéreo que sea, siempre destacó por la libertad de pensamiento y la cada vez mayor consistencia de lo aparentemente inaprensible, siempre sondeando el inabarcable océano del conocimiento, el debate, el interés por saber, por conocer, por evolucionar, por mejorar. Se echaba de menos, así que enhorabuena a los premiados … que somos todos los que lo disfrutamos. Salu2. 😉

  10. Antonieta
    en said:

    Como dicen que la historia es un incesante volver a empezar, doy la bienvenida al añorado Blog y las gracias a Mario por el grato retorno. También comentarle a Manolo que aún continúo con la risa 🙂
    Abrazos a tod@s

Deja un comentario