Ante el desmoronamiento del PP (sobre el patriotismo)

 

corpus 46Habla Argentarios en este artículo de lo que sucede con el PP en su condición de partido político. Al margen de las conclusiones que extrae en ese campo, plantea un asunto de envergadura: el patriotismo. ¿Que se entiende al día de hoy por ser un patriota? ¿Es una cateoría de perfiles claros? ¿No contiene necesariamente una cierta dosis de poesía? ¿Se encuentra en alza o en baja? ¿Se concede al patriotismo una dimensión política localizada en posiciones de derecha fuerte? ¿Tiene eso sentido? ¿La bandera de España tiene igualmente connotaciones ideológicas de ese tipo? ¿Que se entiende al día de hoy por ser “español”? ¿La practica de esos años de estructura territorial del Estado ha servido para devaluar la percepción de ser español? Estas y otra preguntas se encuentran en el proceso de entender que significa patriotismo en nuestro tiempo. Por ejemplo, una mas, ¿la pertenencia a la UE estimula o desestima el sentimiento patriótico nacional?

 

Ante el desmoronamiento del PP

Por Argentarius

Se palpa por todos lados : el PP pierde su presencia en los principales Ayuntamientos y Comunidades autónomas donde gobernaba hasta ahora, y de todas partes surge el grito : ¡que viene la izquierda radical! El mismo grito que la derecha utilizara durante la segunda República. Nuestra derecha, siempre tan ciega, incapaz de adelantarse y anticiparse a las necesidades profundas de los españoles, por exceso de autosuficiencia y por falta de verdadero patriotismo, las cosas como son.

España necesita hoy un cambio de verdad. Y ya veremos si esta denostada izquierda radical lo va a traer, o si se va a limitar – lo más probable – a ocupar puestos vacantes y a hacer que hace, como ha ocurrido ya otras veces…

Esto no quita para que algunos, o muchos en realidad, veamos la necesidad de un vuelco auténtico en nuestro país. La denominación del mismo es lo de menos. Lo importante es que los próximos meses pudiéramos ser capaces todos, y el PP el primero, de sacar del fondo de nuestros corazones el verdadero patriotismo, ese que consiste en ponerse todos juntos manos a la obra de levantar a España del estado lamentabilísimo en que se encuentra. Todos juntos a trabajar en esa ingente tarea colectiva que nos espera a todos, que debe ser ilusionante y de todos, con la vista colocada en el interés general de todos los españoles, no en el partidista.

Este patriotismo verdadero que hoy nos pide España, el que se hace visible en las grandes ocasiones históricas, es el mismo que reclamó en otras circunstancias también críticas para España nuestro compatriota Mariano Royo Urieta ( 1825-1900), ingeniero y padre del catedrático de Derecho administrativo Antonio Royo Villanova ( 1869-1958), que también fue político en las filas de la derecha liberal.

El catedrático de Derecho administrativo Santiago Martín-Retortillo Baquer, en un artículo publicado en 1963,en el número 40 de la Revista de Administración Pública ( “Memoria de Antonio Royo Villanova”), decía lo siguiente a propósito de aquellos dos buenos españoles :

Mariano Royo, ingeniero de caminos, dedicó su vida al fomento del país. Y también escribe, porque el fomento supone una acción suasoria y estimulante. Junto a sus trabajos técnicos, otras obras, de carácter literario. Un esforzado patriotismo, a veces casi profético, inspira todas sus páginas. Pone el dedo en la llaga en relación con los problemas nacionales, con ideas cuyo olvido España ha pagado muy alto.Royo habla del retraimiento colectivo que entre nosotros existe para cualquier empresa nacional, en especial, del retraimiento de determinadas clases sociales.

“Cuando las naciones atraviesan crisis como la que en estos tiempos pasa la nuestra – escribe Mariano Royo -, es harto criminal el quietismo glacial, la indiferencia estúpida de las personas y aún podríamos añadir de las clases que saben y tienen. Si la sabiduría y la riqueza constituyen el poder en los Estados, y los que saben callan y los que tienen huyen, ¿qué nuevo poder vendrá a regir los destinos de nuestra Patria? El poder de la fuerza, que pagarán los que tienen y humillará a los que saben.”

(…)Su hijo Antonio luchó apasionadamente contra el retraimiento, por estimar que se requería una auténtica implicación de toda la comunidad nacional en la reforma que el país debía sufrir.

Más de cien años han pasado desde que aquellos dos ilustres españoles se esforzaron por sacar a España del pozo. Su ejemplo lo ofrezco a las masas desanimadas del PP, porque creo que es lo que puede salvarlas de hundirse en la derrota total, inevitable si se empeñan en seguir a sus actuales dirigentes con su ciega visión de futuro. El ejemplo de esos dos españoles ojalá que mueva a los patriotas que indudablemente hay en el PP, a ponerse, de verdad, a trabajar por España – “los que saben, que hablen; y los que tienen riquezas, que no huyan”, en palabras de Mariano Royo Urieta – , codo con codo con los que hayan de gobernar en España en los próximos años. España está por encima de egoístas intereses electoralistas de partidos. España debe estar por encima de todo, en la mejor tradición verdaderamente patriótica, que está muy por encima de la mera exhibición de la bandera nacional.

Argentarius

9 comentarios en “Ante el desmoronamiento del PP (sobre el patriotismo)

  1. Morgan
    en said:

    Yo comenzaría preguntado, que es la Patria?, que ente, que espacio, que filosofía, que cultura es la Patria? Es muy bueno tu artículo por lo que da de debate, pero discúlpame Argentarius, es antiguo, y es antiguo, porque cualquier joven de menos de 30 se le pondrían los pelos como escarpias leyéndolo. Cómo podemos hablar de Patria, si somos casi un estado federal con tantas Autonomías, cada una defendiendo que es diferente a la otra, y no sólo eso, sino que es superior, como en el caso de algunas, como podemos hablar de Patrias si unos se quieren segregar y los otros los quieren obligar a quedarse, como podemos hablar de Patria si estamos divididos en lo básico y primordial, la aceptación del otro y la capacidad de diálogo.

    Tenemos dos partidos políticos básicamente, al menos hasta ahora, somos de dos equipos de futbol básicamente, y los de uno prefieren que gane un extranjero antes de que gane su rival, (encuesta de ayer de la Ser, el 99% del madridismo quería que ganara la Juve la Champions, en ese momento la Patria importaba un carajo, con perdón).

    Hablamos de los representantes de la Patria? El gobierno que sea, está respaldado por unas urnas, la Monarquía está respaldada por los Españoles?. No, rotundamente NO y eso separa, no une.

    Yo hablaría de País, un país que no se encuentra, al que durante cientos de años se le ha sustraído la formación y la cultura, al que durante cientos de años, se le ha imbuido un pensamiento egoísta y miserable, de un país que nunca ha sabido elegir a sus políticos, a las pruebas me remito, nos roban y seguimos votándoles, de un país que invierte más dinero en cualquier cosa menos en investigación, un país dónde mentes preclaras, son apartadas vilmente de la sociedad con escarnio y alevosía, un país que no tiene sentimiento de país, porque no se enseña en las escuelas, porque no se fortalece en las familias, en un país dónde nos han hecho creer que ciertos símbolos, nos marcan de manera peyorativa de un bando o de otro, con una clase política, inculta, analfabeta, insolidaria, ladrona, mezquina, con una justicia ciega y vendida, con unas relaciones políticas internas que dan vergüenza ajena.

    Ni PP, ni PSOE, tienen intenciones de cambiar nada, sencillamente porque no existe la capacidad de entender que su política y sus representantes ya forman parte de algo que repugna, no son capaces de entender que sin abrir las ventanas y permitir que entre aire fresco en sus filas, sin cambiar lo que ellos llaman la “maquinaria del partido”, acabaran desapareciendo, nadie quiere soltar su prebenda, nadie quiere perder sus privilegios, porque jamás han entendido que no estaban ahí, para facilitarse su propia vida y la de sus círculos próximos, que estaban ahí para trabajar para todos y por el bien de todo un país, y no lo han entendido simplemente porque ellos, los primeros, son los que no tienen sentimiento de país.

    Insisto, nos falta formación, cultura, humanidades, es bueno saber quiénes somos a dónde vamos, de dónde venimos, nos falta dialogo, nos falta comunicación, nos falta sentimiento de país, sin ese sentimiento no se construye, no se avanza, no se crece, y eso no está solo en las manos de los políticos, está en nuestras manos, en las manos de los educadores, de los padres, de la gente, que debe borrar de su ADN, él y tu mas, y sobre todo debe borrar eso tan horrible de yo voto a los míos, los míos somos todos y con eso hacemos prevalecer el bien general y mientras eso no se entienda, ni patria, ni bandera, ni estado, ni país, solo más de lo que siempre hemos tenido.

  2. KHAN85
    en said:

    Aprecio y respeto las buenas intenciones de quienes realizan este tipo de análisis, lamentablemente (ojalá no fuera así) los considero erróneos. Claro que también podría ser yo el equivocado.

    No es la derecha conservadora y con mas ideología (si se le puede llamar así) la que se desmorona entre los votantes del PP.
    He leído/escuchado varios análisis como el de esta noticia de boca de varios periodistas de derecha conservadora, en mi opinión se equivocan, y ven el mundo como a ellos les gustaría (y a la vez, como ellos temen que sea), no como en realidad es, wishful thinking.

    Analicemos los resultados electorales de las municipales en los municipios de Madrid y los resultados de las autonómicas en esa comunidad (por no hacer más extenso este comentario).
    Ciudadanos, un partido con origen en Cataluña, cuya presencia en Madrid era escasa, ha sacado excelentes resultados. Un partido que podría representar a la derecha liberal (con muchos matices, claro, como siempre que se usa la palabra “liberal” en este país). Un partido que proponía, entre otras cosas, la legalización de las drogas y prostitución, algo absolutamente en contra de cualquier votante de derechas tradicional (que lamentablemente son de los pocos con cierto sentido de la idea de nación española en este país).
    VOX un partido que encarna las ideas de la derecha tradicional ha sacado unos resultados desastrosos. Bien es cierto que es un partido nuevo, pero ha tenido una presencia notoria en medios de comunicación de derecha tradicional como intereconomía (medio que en la Comunidad de Madrid tiene plena cobertura en TDT).
    El PP autonómico representado por Cifuentes, la candidata de Arriola, ha ganado. Baste ver la polémica que hubo sobre el aborto y esa candidata para hacerse una idea de su perfil real.
    El PP de la ciudad de Madrid representado por Aguirre, perdió, no sin antes sufrir algunos reveses que sólo pudieron venir del propio gobierno para sabotearla (publicación de su declaración de la renta, etc…).
    El PP de municipios de votantes de derecha tradicional como Pozuelo de Alarcón ha sacado excelentes resultados, como siempre.

    ¿Qué nos dice esos resultados? Pues que los votantes de derecha tradicional siguen votando al PP.
    Los reveses han venido de otra parte del electorado y pienso que hiciera lo que hiciera el PP esos reveses habrían ocurrido de forma muy similar, debido a la coyuntura económica. El PP no ha sacado malos resultados por alejarse de sus ideas, al contrario, de no haberse alejado de sus ideas originales, habría sacado aún peores resultados.

    Bien, se podrá decir que si el gobierno no hubiera saboteado a Aguirre, quizá ella pudiera haber sido la alcadesa. Pero pienso, que a largo plazo, esos resultados que han aupado a movimientos de izquierdas populistas en Madrid y Barcelona serán beneficiosos para el PP.
    El poder de una alcadía es mínimo, están a merced de la comunidad autónoma y gobierno central.
    ¿Qué ha pasado en el ayuntamiento de San Sebastián con Bildu? Pues que se han ahogado en sus propias contradicciones. Han perdido después de haber gobernado unos años poniendo en práctica sus rocambolescas ideas, nada mejor que dejar gobernar a un tarado un poco para que nadie quiera volver a votarle.
    La negativa de Carmona a pactar con Aguirre sólo se explica por órdenes taxativas a alto nivel del PSOE, y esas órdenes sólo se explican por un pacto a alto nivel entre PP y PSOE para dejar gobernar a las izquierdas populistas en ayuntamientos y que así no resulten un problema en las generales.

    Arriola trata a los votantes de derecha tradicional del PP igual que un marido maltratador trata a su fiel y maltratada esposa. Les da una paliza cada día porque sabe que no se irán, y seguirán votando lo mismo. Y que cuanto más miedo sientan más fieles serán. Porque ese es el perfil psicológico de esa parte del electorado: miedosos, conservadores, apegados a lo seguro.
    Y fríamente, esa es la forma óptima de sacar mejores resultados electorales para ese partido.

    Por otro lado van moviendo sus fichas para ir colocando a candidatos obedientes, que no vacilen en poner en práctica estas nuevas ideas. ¿Habrá cambios en el PP? Desde luego que sí, pero en la dirección contraria de la que desearían los votantes de derecha tradicional. Cada vez habrá menos Gallardones, Aguirres… y más políticos obedientes a la alta jerarquía del partido como Cifuentes, Soraya, etc…

    Me parecen bien todas estas retorcidas maniobras en la medida que sirve para neutralizar a unos movimientos que claman por el odio y el guerracivilismo, pero una vez logrado eso… el panorama político será tan artificial, falso y sin espíritu como lo es el de EEUU, puro marketing, fachada y engaños. “Todos ven lo que aparentas, pocos ven lo que eres”.

  3. Argentarius
    en said:

    Bastante de acuerdo con lo que dices, Morgan. El tema de fondo : ¿es “antiguo” eso del patriotismo? Olvídate de esa palabra. Vete a conceptos más actuales . ¿No equivaldría la Patria al Todo/Sistema? Que es más que la suma de sus partes componentes…Pero que se integra en Todos/Sistemas más grandes : Unión europea…Lo importante : no ser miopes, no quedarse en “lo nuestro/los nuestros” ( mi patria chica, con su folclore, su lengua propia,etc), sino mirar más allá, ser solidario con las otras patrias chicas colindantes, porque la unión hace la fuerza.Por ejemplo : unión para arreglar el desaguisado jurídico y político de las Autonomías.Lo explica muy claro el catedrático Santiago Muñoz Machado en su conferencia “Repensar el Estado” , que es la conferencia inaugural del Ciclo de conferencias “La reforma del Estado y de la Administración pública”, acccesible en http://www.inap.es, Conócenos, Mediateca, pág 3. Esto ha sido un desastre total, y entre todos – subrayo todos – toca reconstruir la estructura de nuestro edififio constitucional, tan defectuosamente construido, y que ahora amenza con sepultarnos a todos dentro de sus ruinas. Para evitar este último desastre urge un patriotismo verdadero. Tú usa la palabra moderna que quieras : pero el concepto que se esconde tras esa palabra es tan actual como hace 100 años. Se trata de estructurar la convivencia civilizada y solidaria entre todos nosotros, en este caso los españoles. ¡Y llámalo como quieras!-

    Otra aportación : “Recuperar España. Una propuesta desde la Constitución”, Aula Política del Instituto de Estudios de la Democracia, Universidad CEU San Pablo, editorial Universitas S.A. , http://www.universitas.es, 2013.

    Hacen falta más aportaciones. Que los que saben, hablen. Porque de lo contrario podría suceder lo que predijera Mariano Royo, es decir, que nos gobierne el poder de la fuerza, que humillará a los que saben, y que pagarán los que no quisieron poner su riqueza al servicio de todos. ¿No pasó eso tras el fin de nuestra segunda República, cuando se impuso un régimen de fuerza, ante la incapacidad de los partidos políticos para resolver civilizadamente sus diferencias y las grandes cuestiones nacionales? No repitamos trágicos errores del pasado…

  4. Miguel
    en said:

    Casi todos los partidos prostituyen los valores que dicen defender, y si el PP dice ser patriota ( que no lo se ) ha hecho flaco favor al patriotismo, igual que la mayoria de los patriotas de fachada y estetica que podemos ver hoy en nuestras calles.
    Muchas banderas de España veo en pulseras de muñecas de gente que creo que a la hora de la verdad poco sacrificio harian por su pais, la mayoria poco sacrificio harian por nada ni nadie.
    Respecto a España es aun mucho mas dificil porque en este sentido somos una vez mas un pais divido, y por lo tanto debil.
    El articulo dice una verda universal “Si la sabiduría y la riqueza constituyen el poder en los Estados, y los que saben callan y los que tienen huyen, ¿qué nuevo poder vendrá a regir los destinos de nuestra Patria? El poder de la fuerza, que pagarán los que tienen y humillará a los que saben.” Pues esperemos que no pase lo segundo porque lo primero pasara o esta pasando ya, y es en parte inevitable porque uno individualmente puedes ser valiente, pero la mayoria ya es otra cosa.
    Un saludo.

  5. Argentarius
    en said:

    Esto decía hace poco Jorge de Esteban en El Mundo :

    JORGE DE ESTEBAN Actualizado: 30/09/2014 21:00 horas
    5DE POCO SIRVE que en la hora del naufragio del Estado de las Autonomías busquemos a los culpables del mismo o la causa originaria y principal que dio lugar al diseño del Título VIII de la Constitución. Tampoco nos sirve recordar que nuestros constituyentes, obligados a solucionar especialmente los problemas de Cataluña y el País Vasco, optaron por la peor solución que ofrecía el Derecho comparado para integrar en el Estado a unos territorios de características especiales.

    Se decidieron así por el sistema inventado por la Constitución de 1931, que contemplaba un Estado integral en el que se dejaba que las regiones que aspirasen a la autonomía lo decidiesen por sí mismas. Después, lo que se había ideado para dos, o si acaso, tres regiones especiales, se acabó generalizando, permitiéndose incluso que se creasen comunidades autónomas uniprovinciales. Todo fue un disparate, pues se acabaron creando 17 comunidades autónomas, sin que la Constitución suministrase los mecanismos necesarios para que ese batiburrillo funcionase racionalmente. Ahora bien, tras los dos Pactos autonómicos de 1981 y 1995, se logró crear una cierta racionalidad en el funcionamiento de nuestro Estado complejo. Es más, si mediante la reforma constitucional oportuna, se hubiese cerrado el cuadro de las comunidades autónomas existentes -entre las cuales algunas como el País Vasco y Cataluña disponían de mayores competencias que las otras-, es muy posible que hoy dispusiésemos de un Estado descentralizado medianamente racional. Incluso es muy posible que fuese satisfactorio también para la mayoría de vascos y catalanes.

    Sin embargo, no se hizo la reforma constitucional necesaria para zanjar definitivamente una Constitución inacabada. Todo lo que se había conseguido para poder asentar el Estado autonómico no sirvió de nada y la semilla de la irracionalidad prendió nuevamente en nuestro país, para acabar desembocando en el desafío independentista de los nacionalistas catalanes y vascos. Ante una situación semejante, que no quieren ver nuestros gobernantes, es necesario buscar la solución más adecuada que pueda detener el derrumbe del Estado, si es que todavía estamos a tiempo.

    Así las cosas, en los próximos días aparecerá un libro de uno de nuestros juristas más preclaros que se ha distinguido ya por su importante aportación al análisis del Estado de las Autonomías. En efecto, Santiago Muñoz Machado es el autor de la obra a la que me refiero: Cataluña y las demás Españas. Muñoz Machado ya había publicado otros libros anteriores sobre el mismo tema, como el importante Informe sobre España. Ahora, en los momentos decisivos que vivimos, da un paso más, intentando contribuir al hallazgo de una solución aceptable para embridar el separatismo catalán y evitar el estropicio.

    En su nueva obra utiliza el plural de las Españas, que es propio de nuestro constitucionalismo desde la Carta de Bayona de 1808 hasta la Constitución de 1869, y que también utilizó Ernest Lluch en su obra Las Españas vencidas, citada con un gran respeto por el autor. Sea lo que fuere, a efectos de situar el objeto de su obra en una situación comprensible para los lectores, Muñoz Machado combina la historia tanto de Gran Bretaña -especialmente la de Escocia- y la de España, con el presente y, sobre todo, con propuestas de futuro. Se propone así analizar el llamado «derecho a decidir», eufemismo para encubrir el derecho de autodeterminación, insólito en una democracia constitucional como la española.

    En cualquier caso, de los agudos análisis de Muñoz Machado se desprenden tres hipótesis ante la encrucijada en que nos encontramos, con el horizonte al fondo de la consulta suspendida del 9-N. Una primera posibilidad consiste en afrontar este desafío sin pestañear, dejando más o menos el Estado de las Autonomías como ha llegado hasta nuestros días. Pero esto equivaldría a un suicidio, porque el actual modelo es imposible que siga funcionando correctamente. Por supuesto, como he dicho, el mal de origen procede de la misma Constitución, si bien Muñoz Machado también responsabiliza al propio Tribunal Constitucional. En efecto, señala así que «el Tribunal Constitucional estableció, ante la perplejidad de los demás juristas del mundo, que no era inconstitucional que los Estatutos calificaran de exclusivas las competencias autonómicas sobre algunas materias que la Constitución calificaba como exclusivas del Estado, asegurando que cuando dos competencias sobre la misma materia se califican al mismo tiempo están llamadas a ser concurrentes. Con lo cual el Tribunal Constitucional, en lugar de colaborar a definir el concepto de exclusividad, lo desbarató y lo hizo inservible como categoría general, sin considerar que en otras constituciones de referencia, como la alemana, es el centro sobre el que gira el buen funcionamiento del sistema entero».

    Las consecuencias de semejante dislate han sido enormes, pues, por ejemplo, no hay duda de que «la Generalitat ha legislado sobre las mismas materias y con la misma extensión que lo ha hecho el Estado y cuenta con organismos que duplican los existentes en la esfera central». Es más, esta duplicidad se puede deducir también en otras comunidades autónomas, lo que viene a demostrar «lo confuso que es el reparto de competencias que se ha establecido porque permite que se sostenga una interpretación y la contraria con la misma aparente seriedad». El resultado de tal galimatías es desolador, porque además de la inflación legislativa que producen 17 Parlamentos autonómicos, lo más grave es que «ni siquiera podemos identificar claramente cuándo una ley es del Estado o de las comunidades autónomas». No creo que sea necesario agotar todos los argumentos que expone Muñoz Machado para demostrar la inviabilidad del actual Estado, a la que contribuye también tanto el Estatut de 2006, como la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el mismo. En suma, el Estado de las Autonomías no puede seguir funcionando así, porque además habría que ofrecer una salida a los nacionalistas vascos y catalanes. No quedan, por tanto, además de ésta, más que dos posibilidades.

    UNA, PRIMERA, de corte más radical, tal y como defiende hoy el PSOE, sería la de cambiar la Constitución, al menos una parte de ella, para adoptar en España un Estado federal. La opinión de Muñoz Machado a este respecto es clara, pues mantiene que tal decisión exigiría «desmontar el Estado unitario que se corresponde con nuestra tradición secular, sobre cuyos cimientos se ha construido una descentralización política importante», la cual fue decidida por las instituciones de arriba abajo. Pero la opción del Estado federal, significaría, al contrario, que las partes (todas o algunas) que constituyen actualmente el Estado de las Autonomías, refundaran un nuevo Estado, construido de abajo arriba, sobre la base de que dichas unidades políticas decidieran qué intereses generales debían ceder a las instancias unitarias que habría que construir. En definitiva, «esto sería el pacto federal que algunos solicitan, que implicaría cambiar la residencia de la soberanía para situarla en las entidades infraestatales (la mayor parte de ellas artificialmente constituidas a partir de 1978) y nos llevaría hacia un confederalismo de nuevo cuño y de futuro ahora inexplorable». Por lo demás, parece que sería difícil que Cataluña y el País Vasco aceptaran un federalismo igualitario. Pero nunca se sabe.

    De ahí que Muñoz Machado opte personalmente por una segunda posibilidad, y tal vez la única. Señala que «es más ajustado pensar que la España de las Autonomías ha cumplido su papel y que los defectos que tenemos denunciados pueden arreglarse con reformas constitucionales y legales adecuadas». Para ello, Muñoz Machado propone dos pactos: uno para la reforma de la Constitución, sin variar sustancialmente su orientación respecto a la organización territorial, y otro, de carácter «constituyente», para lograr una nueva fórmula de articulación de Cataluña (y supongo que del País Vasco también) en el Estado. Sobre el contenido de ambos pactos, Muñoz Machado expone su propuesta, que en lo que se refiere a Cataluña, es ciertamente original. En definitiva, un libro que los políticos deberían tener presente si es que quieren de una vez desenredar la madeja que nos legó el Título VIII de la Constitución y crear un Estado que funcione.

    Jorge de Esteban es catedrático de Derecho Constitucional y presidente del Consejo Editorial de EL MUNDO.

    PD : Léanse el libro de Santiago Muñoz Machado “Cataluña y las demás Españas”.

  6. AURORA
    en said:

    Aún no he podido escuchar de voz de los españoles autodenominados de ¨derechas¨ lo que es hoy en día un secreto a voces: el Partido Popular, descendiente directo de AP, es la mayor cloaca del país, nido de ladrones, rateros, prevaricadores, estafadores, embaucadores, antipatriotas, mentirosos, incapaces, corruptos y corruptores, mendaces, demagogos e infieles defensores de los mal llamados valores cristianos y conservadores. Reconozcamos la verdad.

  7. Luis C.
    en said:

    Patriotismo, bonita palabra, pero me temo que ha sido invocado demasiadas veces por los que piden sangre ajena para defender su propio
    estatus. Hoy día somos algo mas pragmáticos como para hacer religión de ese concepto. Además como toda creencia parte de un adoctrinamiento que en España ha brillado por su ausencia, probablemente por nuestra historia reciente.

    Por el contrario lo han hecho muy bien en este aspecto los nacionalistas – con las oportunas connivencias gubernamentales- han ido abonando durante 30 años el concepto y han usado el lenguaje local para autodiscriminarse de la propia esencia española. Todo un éxito para ellos y todo un fracaso para España. Con lo fácil que resultaría defender cada esencia en su contexto y en su nivel. Sumadas todas tendríamos una identidad resultante mas fuerte y mas sólida. Pero no , actuar así va contra la lógica española.

    Y francamente, como dice el anuncio: ‘Mi primera patria es la república independiente de mi casa’. Cuando en esa no falte de nada invertiré tiempo en mejorar la siguiente, mientras tanto lo primero es lo primero.

    El tema de las autonomías no lo considero malo. El concepto de gestión local me parece oportuno y necesario en un mundo cada vez mas pequeño.
    Sin la visión histórica y cercana de la propia localidad corremos el riesgo de perdernos en nosotros mismos. Otra cuestión es la maquina de ordeñar
    que se han montado a partir de la excusa de las autonomías. Eso es lo que hay que controlar y ese uno de los grandes retos.

    Respecto al PP. Han perdido porque lo han hecho mal, en los primeros meses de gobierno con el tema de las elecciones andaluzas ya vimos de que pasta estaba hecho el gobierno, tenían el apoyo y la solvencia para hacer muchas cosas y no han hecho absolutamente nada, excepto endeudarnos en otros cientos de miles de millones de euros. Y no entro en los temas de las corruptelas por no alargar el post. Lo preocupante de este tema es que no hay ningún partido que pueda sustituirles y no van a dejar entrar a sangre fresca. Al final desaparecerán por propia estupidez y a España le costará otros 4 años mas que se forme el sustituto. Flaco servicio están haciendo.

    Y ya que hablamos de patria, ¿ donde está el nuevo rey?. Se le escucha poco para todo el trabajo que debería tener… Otra oportunidad perdida,
    luego lloraremos cuando se vote la III república y gane.

  8. No entiendo muy bien lo de ser patriota, será porque no me considero defensora de la patria en absoluto y porque veo que los que sí se proclaman patriotas a bombo y platillo son los que más ‘intereses’ recaudan para sus arcas privadas a costa de los ciudadanos de dicha patria.

    Soy española porque nací en España, soy catalana porque nací en Cataluña. Patria España, patria Cataluña dependiendo de las opiniones de un lado o de otro= zarandajas (con todo el respeto que la causa merezca).

    Banderas: en mi casa ninguna, ¿para qué?

    Ahora, si hablar de patria es hablar de ciudadanos, de personas, de iguales… eso ya es otra cosa porque es entonces cuando deja de existir el nombre de una pedazo de tierra que no es de nadie, a ver si empezamos ya a reconocerlo y asumirlo, y nos adentramos en el mundo/patria que realmente debería existir: el de personas que viven, de paso, en tierras que no tienen dueños.

    Patriotas reconocidos de la historia presente, de los que dicen llevar a la patria en el corazón: Pujol, Mas, Aznar, Barberà, Rovira, Granados, González… Está claro que viendo esta lista, que sería interminable, no soy patriota ni de razón, ni de corazón, ni de bolsillo.

    Ale, visca y viva la Tierra!!! ya sea de aquí o de maracuyá.

  9. Claudio
    en said:

    Qué si contiene cierta dosis de poesía? Pues, claro: “No soy de aquí ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color e/de identidad” (Alberto Cortez/ Facundo Cabral).

Deja un comentario