¿Estamos en guerra juridicamente hablando?

A propósito de mi intervención en el programa del Gato al Agua, de Intereconomía, Ignacio Muzquiz, que es colaborador de este blog, me ha escrito un correo en el que puntualiza algunas afirmaciones que efectué en ese programa. Me parecen muy interesantes los temas que toca y que debieran ser conocidos por los que tienen interés en estas cuestiones. Por ello le he pedido permiso para publicar su correo con mis comentarios. Así lo hago. Creo que, como digo, tiene interés la lectura y la reflexión sobre estas cuestiones. Con mi agradecimiento a Ignacio Muzquiz

Estimado Mario,
He visto el programa de El Gato al Agua de ayer y estoy parcialmente en desacuerdo con algunas cosas que comentaste en las intervenciones. Quizás estés harto de críticas remitidas, lo cual me sorprendería porque haces unas definiciones y análisis sintéticos (con la licencia de Kant) con una maestría absoluta e inaudita, pero como yo no puedo ir al plató y para mí eres por lo general un criterio a seguir, además de ser en el mundo evidentemente persona, jurista, padre, marido, empresario o contertulio, y siempre me sabe bien la inteligencia angelical, estaría encantado de saber tu parecer. Por ello quisiera me aclararas algunas cuestiones, si tiempo e interés lo permiten, que seguidamente expongo:
1- En algún momento se dijo que estábamos en guerra. Yo entiendo que no es exactamente así. El Derecho Internacional contempla la aplicación del estatuto jurídico de guerra en conflictos entre estados. Si le decimos ‘autodenominado’ en un intento de crear una metalengua que maquille la autodesignación como “ESTADO Islámico”, no se puede admitir la aplicación de un estatuto jurídico especial. ISIS no tiene una población civil de súbditos, simplemente tiene una ocupación militar sobre una extensión comprensiva de 7M de personas. Además, lo sucedido en París no tuvo por finalidad controlar militarmente parte del territorio francés. De hecho, en un atlas mundial interactivo (www.geacron.com) creado por mi tío, la zona ocupada por el EI se muestra en trama superpuesta a los territorios de Siria e Irak, que es la misma leyenda que la utilizada, por poner un ejemplo, para representar la ocupación Nazi en Francia. Es decir, que no integra políticamente a los habitantes de la zona de influencia. Recuerdo el interés de nuestros Gobiernos en no llamar el terrorismo de ETA “guerra”, aunque esta última lo hiciera, y aunque estemos en desacuerdo con su fundamentación, tiene una base política que podemos englobar comúnmente como Izquierda Abertzale. Los daeshianos matan en nombre de Allah (que podrían matar en nombre de Buda y no por ello los budistas seríamos responsables de ello), como un caramelo perfecto para los ignorantes, y para los pobres, porque les retribuyen con aproximadamente 1.400$ y les mantienen a toda su familia. Yo mismo tengo 28 años, soy abogado y no tengo trabajo porque es imposible ganar más de 2.000, y estoy muy decepcionado con mi pueblo (aunque mi reacción no es asesinar inocentes ni apoyarlo). No es un problema del Islam. Si mato en nombre de Don Mario Conde Conde seguro que te criminalizan de nuevo, lo cual no obsta a que aquella religión tenga unas bases que sean una antigualla desde la modernidad y que son imposibles de reformar: El Corán es la Palabra Eterna e Increada de Dios. Por cierto que la mayoría de prácticas que acostumbramos a ver como incivilizadas provienen de costumbres preislámicas, aunque no excuse.
Pues si eso es así tenemos que actualizar la definición del derecho Internacional referente a la guerra. Los terrorismos han matado muchas cosas. Cuando alguien dice declarar la guerra a otro, y asesina, mata y destruye, en ese caso no me queda más opción que entender expansivamente el concepto de guerra, sobre todo si el que mata, asesina y destruye se jacta, precisamente, de haber declarado una guerra que, encima, la considera santa, es decir, una suerte de deber para con su peculiar dios. Los conceptos y las categorías jurídicas deben ajustarse a la realidad del momento. Creo recordar que nuestro código civil impone a la realidad social como criterio hermenéutico, y es que tiene todo el sentido. La producción normativa recoge valores y realidades del momento en que se elabora. Pero no puede vivir con arreglo a un criterio estático. EEUU, en el caso de los atentados contra las torres gemelas, declaró el Estado de Guerra, creo recordar, y eso fue lo que permitió que se matara sin responsabilidad penal alguna a Bin Ladem fuera de su territorio. Incluso creo que sucedió lo propio con Inglaterra y sus terroristas. Lo que no puede hacer el Derecho es ante nuevas realidades no previstas en el momento de confeccionar sus normas quedarse anquilosado. Otra cosa es que se pretende interpretaciones expansivas en perjuicio de un sujeto concreto y determinado, o de una organización concreta y determinada que no está delinquiendo o que no lo hace catalogadamente como terrorismo. Pero en este caso, lo creo que hay que aplicar el estatuto jurídico de guerra con todas sus consecuencias, pasando por encima de los formalismo limitativos, a la vista de la brutalidad cósmica de lo que está sucediendo, y si es necesario promover un cambio normativo a nivel mundial, pues pongámoslo a ello.
2- También hablaste de tu indiferencia sobre los problemas generadores de su fanatismo  en sus países de origen. Se cultivan en nuestro país, no en sus países de origen. Los terroristas son nacionales españoles, franceses, belgas, marroquís, tunecinos, etc, profesen la religión que sea. No son exmilitares iraquíes sunís del régimen de Hussein. No obstante me preocupa muchísimo que hayan actuado coordinadamente más de diez personas. Eso significa que son difíciles de controlar y detectar, salvo que se quiera justificar una guerra ante la opinión pública.
Al margen de donde han nacido y vivido se sienten súbditos de sus países de origen, y es más, posiblemente de la religión interpretada a su manera. Los que viven en Occidente y se integran en las fuerzas terroristas evidencian que no les interesa nuestro modo de vida. Nacieron aquí y están aquí, pero no son de aquí. Los sufis tienen un viejo dicho: estar en este mundo sin ser de este mundo. Es aplicable a esa gente. En todo caso no pregono la indiferencia. Lo que sostengo es que las cosas por su orden. En este momento Occidente tiene como prioridad uno defenderse, preservar la vida de sus individuos. Una vez garantizada esa premisa mayor, es cuando podremos abordar el problema educativo. En todo caso, aunque me gustaría sostener lo contrario, me da la sensación de que educar a esas gentes en los parámetros propios de Occidente va a ser, no ya una labor extremadamente costosa en tiempo, sino, además y sobre todo, prácticamente imposible. Pero en cualquier caso lo primero es preservar la vida de los ocidentales, de los que viviendo en nuestras sociedades participan de la arquitectura de valores que hemos construido a lo largo de siglos.
Como corolario, decir que creo que hay que tener cuidado con rotar los vectores de la democracia: antes libertad-igualdad, ahora libertad-seguridad. Aunque puede que no sea tan nuevo el invento, porque ya Franklin tiene una frase célebre al respecto.
 laLa tensión libertad/seguridad es tan vieja como el mundo, como bien sabes. En momentos como los que nos toca vivir la mayoría de población se inclina por admitir limitaciones en su libertad en aras de la seguridad. La misión de los gobernantes es atender en su caso a esas medidas pero con caracter de coyuntura, y no aprovechar esa coyuntura para introducir limitaciones estructurales y duraderas que beneficien al control que ejerce el poder sobre la sociedad.
Un abrazo Don Mario y un placer como siempre

17 comentarios en “¿Estamos en guerra juridicamente hablando?

  1. Claudio se quita la tiara púrpura ante tan lúcida -aunque, esteril- batalla dialéctica. Jurídicamente no sabe la respuesta. La guerra de Gila tampoco parece. Por declarar, hasta el colectivo Anonymus ha declarado la guerra informática al autodenominado Estado Islámico. Los occidentales tenemos las de perder, ya sea la guerra jurídica, metafórica, urbana o quimicobacteriológica (como van a volver a atentar en Francia). ¿Acaso pudo el ejército napoleónico y Pepe Botella con la guerrilla española estilo Curro Jimenez? Pues, eso. Menos mal que a los franceses les queda la opción Le Pen (y a los españoles la de Junts pel Sí, la CUP y la del gigante islamófobo, con voz de travesti, García Albiol). Bona nit.

  2. ¿Es un problema policial o es un problema militar?, si es policial no estamos en guerra, si es militar si. Por otro lado al margen de la diáspora de no se que pueblo mencionar el caso es que los asesinos eran en su mayoría ciudadanos de la UE, luego no es un problema militar es policial. Pero claro que si partimos de la base de que ahora manda el país de origen de los abuelos o los sentimientos interiores, entonces no hay UE, hay un ‘metapais’ de inmigrantes todos potencialmente terroristas. Y si los sentimientos son importantes para dirimir el pais de origen ¡resulta que nuestros catalanes se han independizado!. Joer en que lío nos han metido esos asesinos ( los terroristas, no los catalanes ojo).

    La misión de la policía es proteger a los ciudadanos de los delincuentes, la misión del ejercito es proteger al país de los enemigos, cuando pones al ejercito ha hacer el trabajo de la policía transformas a los ciudadanos en enemigos. Es preocupante la militarización que se está observando en algunos cuerpos policiales mientras a los ciudadanos nos dan ese trato condescendiente de borregos infantiles a los que proteger.

    El denominar guerra a este atentado es una forma liberarse de las responsabilidad policial. La guerra no se puede evitar ( nos han atacado) , la delincuencia si ( no la hemos controlado). Y francamente no se que se nos ha perdido en Siria como para tener que bombardear un país por haber permitido que unos miles de mercenarios. Les cierren el grifo de las armas y ya pararan solos.

    Y respecto a lo de cambiar libertades por seguridad en mi opinión nunca. Es como el precio de la gasolina, sube circunstancialmente pero nunca baja. Empiezan controlando las armas hasta el absurdo, luego las comunicaciones encriptadas, tenemos que registrar nuestros teléfonos,y terminaran implantándonos un chip bajo la piel. Todo por la seguridad que no nos engañemos es para ‘su’ seguridad , nunca para la nuestra,.

    Escribiendo esto me suena algo de que en Barna detuvieron hace unos meses a unos ‘anarquistas antisistema’ o algo parecido y una de las acusaciones fue que usaban un sistema sofisticado de encriptación para comunicarse, es decir el proteger tus comunicaciones que debería ser un derecho y una costumbre loable en la practica se traduce en que puedes ser acusado de antisistema o terrorista.

    Mal vamos cuando no somos capaces de ponernos de acuerdo en cuatro principios básicos a defender….

    Y por cierto no se puede combatir con ejércitos regulares al terrorismo o a los pequeños grupos. Es simplemente imposible salvo que permitiríamos que lanzaran algunos misiles de crucero en nuestras ciudades. De eso los españoles sabemos mucho.

  3. Yo no sé si bombardeando (guerra) Siria u otro país árabe se está realmente controlando el terrorismo en Occidente o agravando el problema. Todo parece moverse, como siempre, en torno a unos intereses que no conocemos bien y que al final siempre nos lleva a que los perdedores seamos los mismos.

  4. No puedo estar más de acuerdo con Luis, lucido como siempre. Yo como sabéis no soy jurista, así que el lenguaje, los códigos y las leyes, me ponen nerviosa, no las entiendo, entiendo de lógica, los que han atentando en Paris, no eran extranjeros, eran franceses de segunda generación, formados donde sea pero franceses, luego bien, no podemos hablar nada más que de acto terrorista, si además eran ciudadanos fichados por la policía y controlados por su tendencia yihadista.

    La guerra está en siria, donde se mantiene el genocidio porque americanos y rusos están interfiriendo para bien o para mal, y además donde gracias a esa guerra existe una industria armamentística que se está forrando, como siempre. Obviamente a la Yihad le interesa hablar de la tercera guerra mundial, y además santa, pero utiliza a ciudadanos europeos, educados, criados y crecidos en el estado del bienestar, que fuman marihuana, beben alcohol, no frecuentan las mezquitas y han visto el desierto en los programas de national geographic en la mayoría de los casos, jóvenes sin futuro, quizá por esa razón necesiten meterse Captagon en la vena antes de realizar sus actos criminales, por cierto el mayor proveedor del mundo de Captagon es Siria, que sin pudor la suministra a sus militares.

    Por lo tanto para mi, desde esos parámetros objetivamente estamos hablando de terrorismo, entonces deberíamos de hablar de sistema policial, no de guerra, cuando además el gobierno francés no ha solicitado activar los protocolos de seguridad de la OTAN, y la OTAN no ha esgrimido su artículo 5 para actuar, luego bien, quizá yo esté en el limbo, pero no estamos en guerra, estamos ante campañas militares de intervención voluntaria.

    Aquí el verdadero problema radica en que ellos, el Estado Islámico sí está en guerra contra nosotros, y mientras nosotros sigamos debatiendo si estamos o no estamos en guerra, si los ataques son producto de células terroristas o son acciones militares, perdemos el punto de mira de quien es nuestro verdadero enemigo y eso nos pone en clara posición de victimas. Quizá la pregunta que nos deberíamos estar haciendo es otra, quizá deberíamos estar preguntándonos y preguntando a nuestros gobiernos, si de verdad el Estado Islámico está en guerra, contra nosotros, contra la UE, ¿estamos los ciudadanos verdaderamente protegidos y contamos con los medios técnicos, armamentísticos para defendernos y luchar en esa guerra y ganarla?

  5. Juan Armas
    en said:

    Hace décadas, plantearse una conspiración global era motivo de burlas por la mayoría de la población. Hoy en día, donde la globalización resulta ya una realidad comercial y comunicativa gracias internet, una creciente cantidad de individuos se plantean seriamente la posibilidad que algunos, tildados de “lunáticos”, hace años apuntan: la supuesta existencia de un plan trazado a escala de lustros o décadas, con la intención de desestabilizar a la sociedad americana y europea.

    El miedo nos inclina siempre como mayoría, independientemente del país o de la época. Y ese miedo, desde ese hipotético plan de décadas, no sólo viene para quedarse sino para instaurarse; y para ello es de suponer que surjan nuevas “vetas” de terror, pues sólo así la fragmentación de la sociedad puede llegar a la ruptura manifiesta.

    Ignoro el Derecho. Pero la guerra como táctica propagandística y manipuladora que no excluye o menosprecia el inmenso poder condicionador del miedo, es ya una realidad. También existe una guerra en política, por ganar votos y el poder; existe una guerra comercial, que no duda en aprovecharse de la miseria y la vida de los países más pobres para así mejorar sus balances de empresa; y existe una guerra estratégica entre las grandes superpotencias por conseguir su trozo de pastel de este imperio globalizado en que parece quieren convertir a los países de la Tierra. Todas: una guerra con el arma del miedo.

    Ante estas realidades del más alto poder, como sucede con el germen que dio origen al Estado Islámico, ¿cómo podemos luchar los ciudadanos? ¿Cómo pueden luchar las sociedades enteras? Creo que como antídoto al miedo sólo existe una manera, por débil que sea: unirse. Manifestar su unidad contra el miedo, al menos. Eso ya sucedió en Francia en enero, con cuatro millones de franceses en la calle. ¿Sería posible una manifestación en Francia de toda la sociedad europea? ¿Existe hoy en día esa disposición de las sociedades en las distintas naciones europeas? ¿Pero sería conveniente para la seguridad de Francia un acontecimiento de tal calado? Seguramente, la seguridad ante el miedo relegaría a inconveniente la expresión libre y manifiesta de la sociedad civil europea.

    Por eso es comprensible que muchas personas simplemente desconecten de esta realidad, pues por uno u otro lado los hechos nos demuestran nuestra ínfima capacidad como individuos. ¿Qué hacer entonces si no? Pues lo que toca por naturaleza: seguir viviendo cada uno el día a día de su vida lo mejor que pueda y juntar los dedos o las palmas de las manos para que este estado de guerra no sólo no se extienda por Europa sino que por fin se erradique en Siria y Ucrania, por cercanía a nuestras fronteras.

    Buen fin de semana.

  6. NachoMuzquiz
    en said:

    La cuestión para el D. Internacional Público a la hora de determinar la aplicación del estatuto marcial (Ginebra, Haya y Protocolos, fundamentalmente) es la existencia de conflicto armado con estructuras militares, aunque siempre con pretensión política. Si no se cumplen los requisitos de naturaleza política del conflicto-ejército-acción en frente militar, regirá, para su tratamiento como delito de terrorismo u otros, el Dcho. interno del Estado, lo que puede determinar según las circunstancias concurrentes la declaración de suspensión de libertades (en España arts. 55 y 116 CE y LO 4/81). Es decir, se aplicaría en Siria e Irak, no en Francia. Paris no es zona de guerra.

    Estoy de acuerdo con Mario en que el Derecho sirve al hombre, pero entiendo que más importante que poner al Derecho en Estado de Sociedad es poner a la Sociedad en Estado de Derecho. Sabemos que los caprichos humanos no tienen límite. El Derecho sirve al hombre, sí, aunque es natural de esa prima atlántida llamada Justicia.

    Pero yo me pregunto, ¿acaso es mejor el tratamiento legal de un prisionero de guerra que el de un terrorista? Entiendo que por eso las FARC no cesaron de pretender sin efecto la consideración de su actividad como conflicto armado y no terrorismo.

    También creo que las cosas se pueden ordenar atendiendo a múltiples criterios. Temporalmente quizás vaya primero preservar la vida de los europeos, pero desde un punto de vista radicalmente resolutivo del problema hay que incidir en factores como la integración, la marginación o la miseria (económica y moral). Algo grave subyace cuando jóvenes nacidos y criados en Francia, país laico y formalmente tolerante, deciden no solamente despojar el aliento de un tercero, sino acabar con su propia vida. Nada casa si, como dice Rendueles, “una vez que la libertad entra en la vida política, nadie puede decirse a sí mismo que prefiere ser un siervo”. ¿Será, quizás, que las leyes no tienen valor nutricional?

  7. Yo creo que podemos perdernos en batallas dialécticas por conceptualmente interesantes que puedan ser. No hay duda que alguien, algunos, un Estado, como quieran, ha declarado la guerra a Occidente. Y utiliza sus activos personales. Hayan nacido donde hayan nacido. Y si alguien me declara la guerra en la forma en que lo está haciendo, no tengo duda de que deben responder con todos los medios necesarios para proteger a la población. Medios técnicos, sin duda, pero también jurídicos. Los instrumentos jurídicos del pasado deben acompasarse a los nuevos tiempos. Para mi este es el asunto

  8. El problema es que si nos permitimos no iniciar batallas dialécticas estamos en definitiva autorizando las batallas a sangre y fuego. Estamos autorizando a que nuestros soldados maten y mueran por no sabemos muy bien que motivo. Y cuando vamos a matar o a morir creo que lo mínimo es tener claro la razón para saber si vale la pena o no esa sangre.

    Hemos visto la ampliación de estado de alarma en Francia, el refuerzo de bombardeos a alguna zona de ¿Siria?, veremos como incrementan el control de armas en manos de ciudadanos honrados ¿nuevos enemigos?, el de las comunicaciones, la libertad de expresión y finalmente como nos van recortando libertades. Todo en aras de ganar una ‘guerra’, que por no estar no está ni definida, ni en objetivos, ni en enemigos y no digamos ya en soluciones.

    Si por acompasar entendemos limitar libertades – y algo me dice que es lo van ha hacer – entonces no gracias. Seria el reconocimiento de facto de que nuestros instrumentos judiciales no sirven para lo que los hemos creado y que son por tanto inútiles para cumplir si teórica misión.

  9. Comparto todo lo que ha escrito Luis.

    Es cierto, nos han declarado una guerra, sí, pero en forma de terrorismo no lo olvidemos, tal y como lo hizo ETA en su día contra el estado español, y nadie hablo jamás de bombardear Euskadi, lo vivimos y lo sufrimos como terrorismo, como sufrimos el terrorismo del 11M.

    Los estados ante las acciones terroristas han respondido en forma represiva desde la base de acciones policiales, luego bien, ningún país ha aceptado la declaración de guerra en su forma jurídica, entre otras cosas porque jurídicamente no se han ordenado los protocolos que marca la pertenecía a la OTAN.

    Y si creo que importa los fortines que tenemos en nuestros países, en forma de guettos, sin control, como importa el tráfico de drogas, los ingresos injustificados de esas gentes e importa que todos los terroristas de la masacre de Paris estuvieran fichados y no se hubiera hecho ninguna acción policial de control sobre ellos. Tema sobre el que la población civil debería tener mucho que preguntar.

    Lo terrible de todo esto, son las repercusiones que mermaran para siempre en los derechos civiles, cada vez se van a restringir más y más por los gobiernos, en aras a unos controles de supuesta protección de los ciudadanos, que nos van a privar de libertades como el derecho a reunirse, a la libertad de expresión, a la libre movilidad, a manifestarse, a la ausencia de torturas, a la presunción de inocencia etc. Eso si se tiene que debatir, permitir que nos confundan, con la situación de guerra o terrorismo, solo beneficia a los gobiernos, exijamos que haya un pronunciamiento firme consensuado por todos los estados miembros, firmado y ratificado por todos, para que podamos saber los ciudadanos a qué atenernos y en qué grado de riesgo vivimos.

  10. NachoMuzquiz
    en said:

    Buenas tardes,

    Estoy de acuerdo con Luis; hay que tener cuidado con cambiar la centralidad. Nos olvidamos de la igualdad, que a este sistema no le interesa porque con dar libertad unos pocos infinitamente más prevalentes que la gran mayoría es suficiente para los primeros. Vuelvo a traer a colación la frase de Lacordaire sobre la libertad y la Ley. Sin embargo, últimamente se habla continuamente de seguridad a cambio de libertad, y es muy peligroso. Así acaba la democracia y empieza otra amalgama de regímenes espúreos. Me resulta personalmente curioso que “1984” se escribiera pensando en la URSS y acabe pareciéndose más bien a la UE.

    ¿Es suficiente con declarar nominalmente una guerra? Los contratos y actos se califican por su verdadera naturaleza, prescindiendo de la denominación que las partes les hayan dado. En consecuencia, NO CUALQUIERA PUEDE DECLARAR UNA GUERRA CON EFECTOS JURÍDICAMENTE RELEVANTES.

    Aunque se esté en guerra, ¿todos los actos que sean consecuencia directa o indirecta de su vigencia son actos de guerra? Lo ocurrido en París no fue una ofensiva militar dirigida a mermar las unidades bélicas francés: solamente se quería generar miedo y pánico. En consecuencia, NO CUALQUIER ACTO DE UNA PARTE EN CONFLICTO ARMADO ES UN ACTO DE GUERRA.

    ¿Son infructuosas las batallas dialécticas? En concreto, ésta no. Y no lo son porque la delimitación y el tratamiento jurídico del terrorismo y de la guerra no son idénticos (Don Mario reconoce en el programa que el tratamiento de la vida es distinto según se esté o no ante una guerra). La guerra, a fin de cuentas, permite destruir al enemigo, y aunque determinadas actuaciones den lugar a responsabilidades internacionales, de ella se desentienden las potencias mayores. El terrorismo, aun habiendo mecanismos internacionales de cooperación, se combate con el Derecho Interno. Es una actividad delictiva per se. La guerra no es intrínsecamente delictiva, solamente algunos actos dan lugar a los crímenes de guerra. En consecuencia, DELIMITAR CONCEPTOS JURÍDICOS RINDE VALOR AL DEBATE.

    ¿Vale cualquier medio para proteger a la población? En un Estado de Derecho, no. Lo que tenemos son mecanismos para que se imponga un estado de excepción: la anomia para garantizar la continuidad de la norma misma, el momento de tensión entre lo jurídico y lo biológico. En consecuencia, NO CUALQUIER MEDIO ES JURÍDICAMENTE VÁLIDO PARA PROTEGER LA VIDA DE LA POBLACIÓN.

    Saludos

  11. La duda que tenemos muchos ciudadanos es la de si realmente el Estado Islámico ha declarado la guerra a todo Occidente o estamos hablando de atentados terroristas, porque no vale utilizar el término que más nos interese según el momento.
    No creo que podamos imaginarnos el ir a destruir un país o parte de él porque algunos de sus ciudadanos son unos detestables, odiosos y sanguinarios asesinos. Pensemos en atentados terroristas más cercanos para poder hacer una comparación más esclarecedora y contando, desde luego, con todas las diferencias que también haya.

    Si una mayoría de personas piensa que el empezar una guerra es más por una fila incauta de intereses que por defender a los ciudadanos de un país es que algo no está del todo claro, ya sea jurídicamente hablando o por convicción propia. Si, por otro lado, no vemos a ningún experto decir que hay que ir directos a la guerra contra este estado porque es la única vía factible y sí que les oímos decir que una guerra no es la solución sino todo lo contrario porque agrabaría el problema y, por lo visto, datos hay, es que la cosa no es tan fácil como el cargar contra todo lo que rodea a esos culpables que, además, no nos asegura el acabar con ellos en concreto.

    Tampoco sé si una declaración de guerra, jurídicamente hablando, es la de ir a bombardear al igual que la de esperar a ser bombardeados… Matar con papeles y la ley de nuestro de lado nos autoriza no ya a hacerlo pero sí a tener una conciencia más limpia… no sé…

    A lo que sí me resisto es a pensar que la única forma de acabar con esta tropa de desalmados es matando a miles, millones de inocentes, destruyendo países que luego querremos reconstruir con nuestro afán solidario, lo siento pero no acabo de entenderlo, ni quiero entenderlo en este siglo XXI.
    A ver si va a ser verdad lo que me decían Javi y Álex el viernes: el ser humano se ‘defiende’ de igual forma que hace miles de años porque no hemos evolucionado como humanidad más allá de cuatro cosas. A garrotazo, a cañonazo, a misilazo… evolución de lo material frente al mantenimiento de lo humano???!!!

  12. Juan Armas
    en said:

    Muchos ciudadanos creemos que la batalla como tal existe en el ambiente de crispación e inseguridad que se respira globalmente, por cuanto, sencillamente, nos ha tocado vivir la caída del bloque occidental como concepto, como realidad, como idiosincrasia, como institución: como un todo.

    Centrándonos en la actualización de los instrumentos jurídicos a los nuevos tiempos, según señala El País, “España y Rumania presentan su propuesta de una corte especializada”: “Ion Gâlea, Director General de asuntos legales del Ministerio rumano de Exteriores, ha presentado el proyecto de Tribunal Internacional contra el Terrorismo, junto a José Martin Pérez de Nanclares, jefe de la división de Derecho Internacional del ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación”. En palabras de José Martín Pérez de Nanclares: “El terrorismo es una de las grandes amenazas para la paz y la seguridad internacionales, y la regulación fragmentada que tenemos hoy no favorece la redacción de un tratado internacional. Es verdad que la definición es un problema, porque debe mantener el equilibrio entre la seguridad y la libertad. Y puede chocar con escollos como el terrorismo de Estado, o la violencia de los movimientos de liberación nacional, por ejemplo. Pero el terror que este tipo de atrocidades provoca entre la población es de carácter transnacional, y hay que buscar la armonía entre perseguir el acto criminal y mantener el Estado de Derecho. Se puede acordar una definición. Es, sobre todo, un problema de voluntad política. Y de presupuesto, claro”.

    Los dos juristas pretenden abrir “un debate sobre la necesidad de cubrir la laguna actual para combatir el terrorismo con mecanismos judiciales; con complementariedad y subsidiariedad, es decir, cuando los Estados no puedan o no quieran abordarlo”, subraya el español.

    Ojalá este tribunal internacional consiga hacer valer lo que la mayoría de los distintos tribunales nacionales omiten por conveniencia de sus gobiernos. Porque sí no, ¿qué sentido tiene establecer nuevas instituciones jurídicas si luego, en los hechos, sus dictados son ninguneados, anulándolos o silenciados cuando han de aplicarse urgentemente y sin paliativos ante una situación de atrocidad terrorista como la vivida en Francia el 13N o en Siria, Egipto,Pakistán, Irak y Nigeria, constantemente?

  13. No deja de ser sospechoso la necesidad acuciante que tienen los gobiernos para iniciar procesos legislativos, reformistas o creativos (por la apertura de nuevas instituciones lo digo) ante determinado tipos de actos. Lo cual me deja mas bien intranquilo ya que entiendo que un terrorista no deja de ser un asesino , que pertenece a una organización criminal y por ello deberíamos tener contemplado si no el caso especifico, al menos el genérico con el que poder enjuiciarlos y meterlos en la cárcel. Puedo entender que se incremente la cooperación en términos de intercambio de información ya que el mundo es cada vez mas pequeño y determinado tipo de delincuencia – no solo la terrorista – es ya global, pero no esta necesidad de tomar miles de urgentes medidas grandilocuentes de dudosa eficacia.

    El término de ‘amenazas de la paz’ , entiendo que hablamos de muertos, y me pregunto cual es la relación entre muertos, recursos dedicados a prevenirlos e implicación del ejercito en ellos. Por que algo me dice que a nivel de balance de muertos el terrorismo en Europa es la menor de nuestras preocupaciones y con eso no quiero quitarles hierro ni disculpar nada ojo. Pero hay delincuencias mas comunes que causan mas muertos y no estamos metiendo al ejercito en la calle para proteger a nadie ni dedicando la décima parte de recursos.

    Ahora en Bruselas el ejercito está patrullando las calles, han prácticamente cerrado la ciudad, han detenido a unos yihadistas e incluso dicen que la población a colaborado llenando Twitter de gatitos para despistar a los malos, para que no tuvieran información. Son tremendos los mensajes de segundo nivel que se están emitiendo y no se si los estamos apreciando en toda su dimensión.

    Y ya que es un debate jurídico me pregunto que ocurre si uno de esos soldados mata a un ciudadano belga o europeo en el transcurso de esta misión. ¿ Se le aplica la ley militar o la ley civil?, si es la militar , ¿ la de tiempo de paz o la de tiempo de guerra?. Lo digo porque nuestra policía en general tiene bastante miedo de de usar su arma reglamentaria ya que en la practica son declarados culpables y tienen que demostrar su inocencia. Al final el ciudadano no sabe si estamos en guerra o no ni cual es el soporte legal que capacita a uno de esos soldados a pararlo por la calle e impedirle el paso a su barrio.

    Los terroristas deben cantar en sus tumbas de alegría su operación ha sido un éxito, lo han logrado, ahora nosotros también estamos en “guerra”.

  14. NachoMuzquiz
    en said:

    No sé si soy el más indicado para resolver tu pregunta acerca de las consecuencias de matar a un civil en las operaciones llevadas a cabo por instituciones armadas de carácter civil o militar, pero en España, durante los estados de emergencia, no se modifican los preceptos generales de responsabilidad del Gobierno, esto es, responsabilidad política ante las Cámaras y jurídica por el cauce de la Responsabilidad Patrimonial (art.116.5 CE). Yo, como vengo manteniendo, no entiendo que con las circunstancias concurrentes en Francia o Bélgica se puedan aplicar las normas internacionales que disciplinan el instituto de la guerra, y lo que más se le puede parecer es eso, declarar la suspensión de derechos -estado de emergencia-. No obstante, el Derecho Internacional de los Conflictos Armados establece criterios prohibitivos y humanitarios fundamentalmente, fijando con mayor o menor precisión las consecuencias de ataques a población civil, que podemos englobar en dos: daños involuntarios, que puede dar lugar a responsabilidad resarcitoria, y por otro, daños intencionados, que serán constitutivos, en su caso, de crimen de guerra.

    JAKOBS hablaba del Derecho Penal del Enemigo, extendiéndolo no sólo a la guerra, sino a la criminalidad renegadora del
    orden constitucional (e.g. terrorismo), pero en la actualidad, y desde una óptica jurídica, la lucha contra el terror se hace en teoría desde la ley, aunque ésta contemple regímenes especiales que se apartan del esquema delictivo general, y sin perjuicio de los estados de excepción de hecho -despojo total o parcial de dignidad- que se producen en sedicentes democracias, como lo que ocurre en las vallas fronterizas, Guantánamo, o la cotidiana circunstancia de necesitar de la voluntad de otro, a priori y formalmente igual, para no morir de inanición.

    También suscribo lo siguiente, que ha tratado Luis: el terrorismo no está a la cabeza de las causas de muerte en Europa (y en el mundo). En la última década han muerto más niños por diarrea provocada por falta de sanitarios que personas en conflictos armados desde la Segunda Guerra Mundial.

    ¿Les preocupa, entonces, la vida de los subditadanos?

  15. Hace unas horas leia las últimas noticias y se me ponia la piel de gallina: Turkia ha derribado un avión ruso en su frontera con Siria, he querido esperar por ver acontecimientos pero ahora leo declaraciones de Putin que las califica de “puñalada por la espalda” de “cómplices” de terroristas (http://www.europapress.es/internacional/noticia-putin-considera-derribo-punalada-espalda-complices-terroristas-20151124140355.html).

    No se si a los rusos les va a dar por considerar el derribo – injustificable en mi opinión – de su avión, como una acción de guerra. Lo mismo deciden invadir europa y ya la tenemos liada. Esperemos que este juego peligroso que se traen sean capaz de frenarlo.

Deja un comentario