Captura de pantalla 2015-12-25 a la(s) 19.35.05“La mejor forma de ayudar a alguien es llevarle más allá de la necesidad de ayuda”.

Nisagardatta Maharaj

El indalo es una figura ancestral. Descubierta en la Cueva de los Letreros, en Almería, se trata de una pintura rupestre de la Edad del Cobre. Muestra a una figura humana con pies y brazos extendidos y unidos en un arco. Representa al cazador, pero también a la fertilidad de la tierra. Su postura con las piernas bien extendidas simboliza a un ser enraizado en la vida. Los brazos extendidos y la bóveda que los une simboliza su integración con toda la existencia.

Algunos historiadores sostienen que el indalo representa a un hombre con su arco, simbolizando sencillamente al cazador, al que proveía al grupo de sustento. Otros estudiosos sin embargo encuentran en este arco un sentido simbólico de trascendencia. Para ellos, el indalo simboliza al ideal del Ser Humano como Ser integrado por completo en la Vida. Un ser que se vive en la vida en cualquier manifestación, desde las más sórdidas hasta las más etéreas. Una integración carente de cualquier dogma conceptual: pura experiencia. Una integración experiencial viva, espontánea y fértil, que es actitud ante la vida, ante uno mismo y ante todos los seres sintientes, materiales e inmateriales. Es el ser humano que presencia la Vida en los ojos de su amado, en la mirada fiel de su mascota, en la belleza de una flor, de una piedra, de una ola. El ser que “abraza al arcoíris de la existencia”. Una mirada puramente “poética” para algunos, pero que en el indalo se manifiesta como un ser humano abrazando a un arcoiris, pero con los pies bien firmes en la tierra. Ese retorno a la sabiduría unificante de lo primigenio no nos exige un viaje en el tiempo; menos aún, retornar a la edad de las cavernas, con taparrabos y flechas. Esa sabiduría es tan mística como ordinaria pues siempre habita en el presente.

La Historia de nuestra historia avanza como nuestra vida: en ciclos. Civilizaciones que emergen, se convierten -algunas- en imperios y luego, por ley natural de ciclos, se pervierten, degeneran y desaparecen como surgieron. Y no sólo se pervierten en la valoración –siempre relativa y muchas veces ambigua e hipócrita- de la moral de bondad y maldad de las personas y cosas. Se pervierten también por cuanto “corrompen las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas” hasta que por ley de gravedad se desploman.

Cuando una sociedad cae en el mismo juego de la retórica que el poder que la somete, cae también en la hipócrita ambigüedad de la moral de los conceptos. La sociedad no sabe posicionarse para poder exigir con los hechos un debate honesto sobre la problemática real de nuestro presente: paro, hambre, carencia de vivienda, desmantelamiento por saqueo de nuestro sistema sanitario y educativo, degradación de la gestión política, etc. En vez de esto, caemos en la provocación de los conceptos que nos ofrecen los medios y acabamos debatiendo sobre el sexo de los ángeles (por aquello del periodo navideño).

Internet da voz a cualquier persona en el mundo que quiera expresar su parecer, pero de igual forma puede convertirse en una herramienta de unificación tan poderosa, que no existe en la historia de la humanidad ninguna aproximación comparativa a esta capacidad de información global, en tiempo real y a niveles de masas en todo el planeta. Sin duda la Red está llamada a integrarse y a afectar a niveles aún insospechados nuestras vidas. ¿Por qué no empezar a sacarle partido como herramienta de cohesión social desde ahora mismo?

Embalsamada nuestra indignación en el campo estéril de la queja huera, es tiempo de pasar a la acción unificándonos en ese logro personal que se concretará en lo colectivo con el ejemplo de una actitud vital más constructiva, más lúcida, más amorosa, más feliz, más honesta con nuestras luces y especialmente con nuestras sombras.

En este día tan especial, para todos los que conservan aún en su mochila unas migas de inocencia.

captura-de-pantalla-2015-12-25-a-las-14-02-32

123 comentarios en “Indago

  1. Un abuelo con su nieto mirando ambos a través del cristal hacia el horizonte, de momento irrumpe el niño en ese plácido momento y dice ” Abuelo debes aceptar que en la vida existen preguntas sin respuestas aunque siempre busquemos una razón para todo, pero en muchas ocasiones no existen respuestas y nada más”, el abuelo se queda pensando y mirando entrañablemente al nieto y le dice: ” tienes toda la razón mi querido nieto debo sosegar mi inquietud”, al instante entran en conexión literaria nieto y abuelo…

    Nieto: “¡ Abuelo…!, ¿por qué no vamos a ferias de libros a buscar aquellos que no tienen valor ?.

    https://www.youtube.com/watch?v=_RLe7VHc0Ak

  2. “La oscuridad acabará en un nuevo siglo de luz. Nos deslumbrará el amanecer, después de haber estado algún tiempo en las tinieblas”.

    Jean le Rond d’Alembert. Prólogo a la Encyclopédie.

    Párrafo extraído del magnífico libro “Hombres buenos” de Arturo Pérez Reverte.

  3. ELEGÍA DEL SILENCIO

    Silencio, ¿dónde llevas
    tu cristal empañado
    de risas, de palabras
    y sollozos del árbol?
    ¿Cómo limpias, silencio,
    el rocío del canto
    y las manchas sonoras
    que los mares lejanos
    dejan sobre la albura
    serena de tu manto?
    ¿Quién cierra tus heridas
    cuando sobre los campos
    alguna vieja noria
    clava su lento dardo
    en tu cristal inmenso?
    ¿Dónde vas si al ocaso
    te hieren las campanas
    y quiebran tu remanso
    las bandadas de coplas
    y el gran rumor dorado
    que cae sobre los montes
    azules sollozando?

    El aire del invierno
    hace tu azul pedazos,
    y troncha tus florestas
    el lamentar callado
    de alguna fuente fría.
    Donde posas tus manos,
    la espina de la risa
    o el caluroso hachazo
    de la pasión encuentras.

    Si te vas a los astros,
    el zumbido solemne
    de los azules pájaros
    quiebra el gran equilibrio
    de tu escondido cráneo.

    Huyendo del sonido
    eres sonido mismo,
    espectro de armonía,
    humo de grito y canto.
    Vienes para decirnos
    en las noches oscuras
    la palabra infinita
    sin aliento y sin labios.

    Taladrado de estrellas
    y maduro de música,
    ¿donde llevas, silencio,
    tu dolor extrahumano,
    dolor de estar cautivo
    en la araña melódica,
    ciego ya para siempre
    tu, manantial sagrado?

    Hoy arrastran tus ondas
    turbias de pensamiento
    la ceniza sonora
    y el dolor del antaño.
    Los ecos de los gritos
    que por siempre se fueron.
    El estruendo remoto
    del mar, momificado.

    Si Jehová se ha dormido,
    sube al trono brillante,
    quiébrale en su cabeza
    un lucero apagado,
    y acaba seriamente
    con la música eterna,
    la armonía sonora
    de luz, y mientras tanto,
    vuelve a tu manantial,
    donde en la noche eterna,
    antes que Dios y el tiempo,
    manabas sosegado.

    7 de julio de 1920, Federico García Lorca

  4. A veces sueñas con alguien, repetidamente, que te pide algo. Es difícilsaber hasta qué punto es real la petición o tan sólo forma parte del mundo de los Sueños…

    Otra bella versión a la que, personalmente, he “limpiado” de toda connotación religiosa, que no de creencias:

    http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/el-nou-videoclip-del-disc-de-la-marato-de-tv3/monica-naranjo-canta-avui-vull-agrair-a-la-sagrada-familia/video/5628361/#

Deja un comentario