El “efecto 18%”, Las Merindades y el 20-D (Ramon Guillen)

El “efecto 18%”, Las Merindades y el 20-D

No sé si habréis tenido la ocasión de disfrutar de la lectura de la novela de política figurada o neorrealista, “El disputado voto del señor Cayo”, del vallisoletano Miguel Delibes. La primera edición data de noviembre de 1978, en plena efervescencia de esa etapa que bautizaron como “la Transición”, y del auge de la Unión de Centro Democrático – UCD de Adolfo Suárez y de la irrupción y crecimiento acelerado de aquel Partido Socialista Obrero Español – PSOE de Felipe González (Isidoro) y de Alfonso Guerra (el Canijo) que, dicho sea de paso que el Pisuerga pasa por Valladolid, poco o casi nada tiene ni se parece a éste de Pedro Sánchez.

En dicha novela se nos cuenta el periplo y las andanzas de unos compañeros y camaradas de partido (Víctor —el candidato a diputado al Congreso—, Laly y Rafa; se infiere o deduce que son militantes socialistas) haciendo la campaña, de la primera contienda electoral de aquélla recién estrenada democracia (Legislativas de 15 de junio de 1977), por una zona rural profunda del norte de Castilla la Vieja (como se llamaba antes del mal llamarla “Castilla y León”), hasta que llegan a una aldea recóndita habitada solamente por el señor Cayo Fernández, su señora y un vecino. Señor octogenario, perspicaz, sabio popular y cínico, al que tratarán de convencer de que les dé su voto.

Esos tres jóvenes militantes me recuerdan, por sus continuas apelaciones y menciones a “El Capital” de Marx, al “Te recuerdo Amanda” de Víctor Jara, o al “No nos moverán” de Pablo Neruda, y demás prejuicios y clichés “de clase” (Burguesía Vs. Proletariado), al trío de Podemos formado por Íñigo Errejón, Carolina Descansa y Pablo Iglesias. No hay que olvidar que ese PSOE era estatutaria e ideológicamente marxista-leninista.

Allí eran las elecciones del día 15, aquí las del 20-D. El pueblito aquél (situado —según mis investigaciones orográficas y paisajísticas— en las proximidades del actual municipio de Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja y de la entidad local menor de La Quintana de Rueda), de la comarca burgalesa norteña de “Las Merindades”, podría ser equiparable al de cualquier zona rural recóndita de “la España profunda” (que aún existe pese a Internet y a la extraordinaria red viaria existente en la actualidad). Ésa que aún parece creer en las dos Españas: La roja republicana-frentepopulista de “el Gabino” y la azul-monárquica de “el Severo”; como rezan los versos del poema de Antonio Machado en “Campos de Castilla”: “Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

Precisamente, es ahí, en la España rural e interior de los señores Cayo, en donde, a juicio del que esto os escribe, se va a decidir la supervivencia o caída en desgracia del tándem PP & PSOE. No parece casualidad que tanto Rajoy, en la legendaria Ávila (Cebreros) de Suárez, como Iglesias, en Villaralbo de Zamora, hayan iniciado su campaña ahí. Pienso que esa España los va a salvar de la quema o de la falsa alarma ésa del pirómano u horneado CIS, que nos les daría a ambos, respectivamente, del 28,6% (120-128 escaños) y 20,8% (77-89) sobre el voto válido. Máxime si cabe, si no perdemos de vista que un 19,1% dice que “no sabe” y que un 6,1% “no constesta” (lo que también sí sabe) seguirán votando, en su mayoría, al PP y al PSOE, pese a que les avergüence en público —o ante un entrevistador del CIS— reconocerlo; quedando esos dos porcentajes estimados por el CIS en unos 4 ó 5 puntos adicionales (32-33% y 131-136 escaños / 24-26% y 95-105 escaños).

Y ya se puede dar C’s con un canto en los dientes, si consigue ese 19% que le atribuye el CIS (63-66 escaños), lo que significaría unos cinco millones de votantes y, salvar, por ende, la limitante barrera del “efecto 18%” (18,75%) demostrada por el politólogo holandés de la Universidad de California (San Diego), Arend Lijphart, experto en Sociología Electoral y sistemas electorales comparados, y en nuestro peculiar maquiavélico sistema electoral. De hecho, para explotar electoralmente C’s habría de superar la barrera del 19% (en torno a 5 millones de votantes) o del 20% (5.250.000 votantes aproximadamente), dado que nuestro sistema desproporcional y mayoritario, ofrece primas sistemáticas y elevadas a los partidos, que, como el PSOE y el PP, superan —y, sin duda, superarán el 20-D— el 20% de los votos, y castiga constante y cuantiosamente a aquellos —como presumiblemente, le sucederá a Podemos— que no llegan al 15%; siendo el punto de inflexión de la desproporcionalidad el situado entre el 20 y el 25 por cien para los partidos de ámbito estatal.

Luego, y pese a lo que apunta el arriolano horno crematorio del CIS, secularmente al servicio del partido del Gobierno de turno, el urbanitas C’s sufrirá la sobrerrepresentación electoral del voto rural y tradicional —de los señores Cayo Fernández— a costa del voto urbano e industrial, que se habría sobrevalorado a la vez que se habría infravalorado o no tenido muy en cuenta aquél. En este sentido, me barrunto que C’s tendrá serias dificultades para obtener un único diputado en las circunscripciones de menos de cinco escaños en juego, como son: Zamora, Teruel, Soria, Segovia, Salamanca, La Rioja, Palencia, Ourense, Melilla, Ceuta, Lugo, Lleida, Huesca, Guadalajara, Cuenca, Cáceres, Burgos, Ávila, Albacete o Álava; además, de Vizcaya (8), Guipúzcoa (6) y Navarra (5). De ese modo, el efecto de la magnitud de las circunscripciones coincidentes con las provincias de la España rural y tradicional resultará un freno a las legítimas, y, según mi entender: Recomendables aspiraciones mayoritarias de un C’s en crecimiento, y no recomendables de un jibarizado Podemos, puesto que, en dichas circunscripciones se requieren (siguiendo la regla de reparto de Lijphart: U = 75% / [M+1]; donde M: número de diputados a repartir), para obtener un escaño: El 12,50% (circunscripción con cinco escaños a repartir), 15% (cuatro escaños a repartir), 18,75% (tres escaños a repartir), 25% (dos escaños a repartir) o el 37,50% (un escaño en juego).

Y en España —ya nos la tomemos “en serio” o en broma— la reducida magnitud media de las cincuenta y dos circunscripciones es del 6,73%; (6-7 escaños); promedio, por cierto, entre los más bajos de Europa; provoca menos escaños a repartir entre las terceras (C’s), cuartas (Podemos) y quintas (IU) formaciones políticas, con lo cual, conseguir representación es más difícil ya que se tiene que lograr un mayor porcentaje de votos para salvar el sesgo mayoritario desproporcional y la propia implacable fórmula de reparto D’Hondt. Por tanto, los efectos de la desigualdad de la representación parlamentaria, me temo, beneficiará una vez más, a los dos partidos mayores de ámbito nacional en el nivel de los distritos de entre uno y cuatro o cinco escaños.

Al freno objetivo anterior hay que añadir el valor subjetivo de los efectos psicológicos propiciados por la fecha elegida, por parte del partido del Gobierno, de los comicios (a las puertas de unas fiestas navideñas que inclinan inercial y emocionalmente hacia la tradición, el continuismo y a la aversión al cambio, a lo nuevo, a lo por venir, a lo desconocido o poco contrastado en el tiempo), así como, la recidiva, recurrente, aunque, efectiva apelación —y asunción de buena parte del cuerpo electoral español— al voto «útil» (PP Vs. C’s), del «miedo» (PP anti-Podemos) y «estratégico» (no interferencias en el palpable proceso de recuperación económica y crecimiento en la generación de empleo). Tres mecanismos que, por coincidencia (que no, casualidad), se intensifican en las circunscripciones de magnitud reducida, eminentemente, rurales y/o tradicionalistas, como Las Merindades burgalesas ésas que sirvieron de inspiración a Delibes, y en donde el 20-D se dará el “efecto 18%”.

Ramón Guillén para Mario Conde Blog

14 comentarios en “El “efecto 18%”, Las Merindades y el 20-D (Ramon Guillen)

  1. Buenos días a todos,

    enhorabuena por el artículo Ramón, creo que aciertas en la situación electoral que tenemos y en la que podemos tener el 21D. Me resulta enormemente extraño comprobar que los partidos “emergentes” no han hecho de esta desventaja manifiesta uno de sus pilares electorales durante la campaña. En cuanto a la elección de la fecha de las elecciones, yo añadiría dos razones importantes por las que creo que el PP la ha elegido el 20D:

    1. Hoy en día la única ideología del PP es la de “la economía lo es todo”. Por eso los PGE 2016 se aprobaron con tanta celeridad, para basar su campaña electoral en ellos. Y por qué, pues porque contienen toda una batería de promesas de aumento del gasto con las que quieren quitarse el sambenito de la austeridad y de los recortes. Papel mojado.

    2. En esa fecha los empleados públicos ya habrán cobrado la paga extra de Navidad, así como el 25% de la paga extra de 2012 que el Ejecutivo pretende devolverles en este ejercicio. Por supuesto, los votos de este sector son fundamentales.

    Desgraciadamente nuestro panorama post electoral no dista mucho del actual, cosa por la que han luchado enconadamente PPSOE y parece que van a conseguir. Esperemos que, al menos, reduzcan su poder para limitar su daño.

    Un saludo.

  2. Existen muchos señores y señoras Cayo a los que convencer y, seguramente, si existiera algún candidato honesto, no haría falta intentar convencer a nadie. Creo que todo puede ser tan simple como creer en lo que se dice, no actuar (de actor, mal actor) y estar totalmente decidido a llevarlo a cabo en el supuesto de que la ciudadanía te otorge su confianza.

    El intento de engaño o el responder lo que te viene en gana o lo que has preparado aunque no tenga nada que ver con la pregunta que se te hace, indica el grado de inteligancia y preparación de nuestros candidatos, independientemente de la supuesta formación o cargo que tengan en la actualidad.

    Esto que digo es teoría, veremos en la práctica porque las encuestas dejan a cualquiera ¡¿anonadado?!

  3. Realmente es complicado decidir a quien votar, en estas elecciones están siendo las únicas en las que no tengo decidido el voto, supongo que será el problema de ese % de no sabe – no contesta – o no quiere contestar.

    Por que claro, cuando tu posicionamiento político está fuera de esa maravillosa campana de Gauss que va a decidir los resultados, tu voto – seamos realistas – no sirve absolutamente de nada. Y me temo que no estamos viviendo esa gratificante fiesta de participación , pluralidad y democracia. Mas bien estamos viviendo como el sistema gana la batalla por agotamiento de su contrincante : los sufridos ciudadanos.

    Esa dura realidad nos dice que no hay criterio ningún para establecer tu partido, no es un problema de derechas, de izquierdas o de la elegancia de los candidatos. Es un problema de credibilidad pura y dura , es un problema de falta de ética y de falta de dignidad de los estamentos e instituciones que conforman el estado. Cuando hemos convertido un país en un prostíbulo ( y que me disculpen las prostitutas por compararlas con los políticos) en el que se vende la dignidad a golpe de favor y de dinero lo de menos es las siglas de como llamemos a la ‘Madame’ lo importante es que no hay país por falta de proyecto y por falta de personas suficientes que quieran construirlo.

    De hecho me llama bastante la atención que se siga siquiera hablando de los debates y de las campañas. Como si fuera relevante lo que en ellos van a decir. Entiendo mas a las revistas de corazón que hablan del estilismo que llevaban , que a los analistas políticos. Quien no haya aprendido las lecciones básicas de estos años en política tanto española como europea creo que está pelín despistado.

    – Los discursos y las carencias está vacíos. Las promesas y compromisos NO son mantenibles, mas tarde se revisarán – casi siempre a la baja- en función de los intereses del momento que casualmente serán los de los grandes capitales y oligopolios. Por supuesto nunca por culpa suya , por supuesto a nuestro cargo y por supuesto por nuestro bien.
    – Si la política no es la correcta ( entiéndase que no le gusta a Merkel) , ya se encargará la UE de rectificarla a costa de lo que sea, por supuesto a nuestro cargo y por supuesto por nuestro bien.
    – Todos los partidos rechazan la corrupción, todos los partidos tienen planes antia-corrupción, todos los partidos van a iniciar leyes anti-corrupción. Pero la corrupción existe de forma generalizada, los corruptos son políticos por definición, que además tienen el poder para repartir y por supuesto ningún partido a denunciado nunca a uno de los suyos por corrupción y dudo mucho que lo veamos algún día.

    A partir de aquí, básicamente podríamos decir que toca pensar en como se puede redirigir esta tendencia por que francamente casi mejor disolver el gobierno y darle las llaves a alguien , al menos nos ahorramos un poco de dinero.

    Y disculparme si resulto un poco obvio, a veces intentamos hacer análisis mas o menos complejos y perdemos de vista lo evidente. El aburrimiento es un arma muy poderosa en manos de indeseables.

  4. Claudio cree que el “Vuelve a casa por Navidad”, el espíritu Puerto Hurraco, el mal debate (que no fue tal) que hizo Albert Rivera frente a su futura presidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y el bueno que hicieron el lunes Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, propiciarán que el PP pueda llevar a cabo la lampedusiana “Operación Menina” ésa que vaticina acertadamente Pablo Iglesias, y que el logrero C’s coadyuvará a cristalizar en beneficio y sostén del Sistema y la Corona.

  5. Con éstos nuevos políticos en el poder, en la España del futuro próximo durante un largo período de tiempo seguro, ya no escucharía el “y tú más”.
    Pero a la larga, no me extrañaría un: “Y Tú menos…”
    Lo peor es que éste sería el mal menor de una España rodeada de males de otros calibres …

    • …O quizás…
      El paréntesis no fuese tan largo. Quizás no habría que esperar tanto para escuchar el : “Y TÚ MENOS…”
      Por otra parte, creo que los españoles deberían de molestarse mucho más en no ser tan influenciables psicólogicamente, ni por fechas, ni por pitos, ni por flautas, especialmente la de Rasputín. Si este Rasputín quiere sentarse en un trono que se busque uno de esos de entre sus juegos.
      Y que les acompañen a modo de corte, en sillas y silletas a todos sus aspirantes. nada de escaños. Jamás sentado en la Jefatura del Estado de España.
      Mejor sería para España y -todos los españoles en común-, que buscadores de tronos como éste/os se disolviesen como polvo cósmico…
      (como aquél de Venezuela, dijo recientemente…)

    • No hay nuevos ni viejos políticos, debe ser la ocupación mas cercana a lo divino. Viven en la eterna perfección por lo que ni crecen ni evolucionan, simplemente existen y además desde siempre y para siempre. Prácticamente son divinos, si no les viera envejecer diría que son arcángeles celestiales dejados en el planeta para dios sabe qué ( nunca mejor dicho).

  6. Buenas tardes.
    Tras el famoso 20D y hoy que estamos en el 23D me gustaría añadir una serie de preguntas:
    1ª- ¿Que hemos votado los españoles y como hemos dibujado el panorama político?.
    2ª- ¿Quien ha ganado realmente las elecciones?.
    3ª- ¿ Que se pone en cuestión realmente en este contexto, esta herida de muerte la “ley D’hondt” que nuestro país usa para calcular los escaños que corresponden a cada partido según sus votos?.
    4ª- ¿ Bipartidismo para 350 escaños y 52 circunscripciones, SI o NO?.
    Por último, ¿salvara un pacto “In extremis” donde el concepto “vale todo” sea su máxima?.

    Esto da para una tertulia todos o algunos de nosotros en breve…ahí lo dejo.

    Un saludo.

    Alias: Río.

    • De 1975 al 2015 hay muchos años. Los dos partidos ‘clásicos’ se han suicidado y se me ocurren varias razones. Una de ellas nuestra querida UE, eso de jugar con fondos ‘limitados’ requiere de un mínimo de seriedad al que no estamos acostumbrados. Ahora simplemente se están redibujando los dos nuevos bloques, supongo que alguna fusión veremos pero a no mucho tardar volveremos a ver dos partidos mayoritarios, es la posición de equilibrio natural en el poder.

      Mientras toca gobernar con inteligencia y negociación en vez de con despotismo se podría aprovechar para hacer muchas cosas pero no lo veremos, otra oportunidad perdida para el país..

  7. Juan Armas
    en said:

    “Me lo acaban de comunicar y me ha llenado de tristeza. Ramon Guilllén. 43 años, compañero de nuestra andanzas blogueras desde el primer instante, hombre culto, serio, de ideas rotundas, no siempre compartidas por todos, inquieto, culto, lector empedernido, preocupado de su país, de lo que sucedía en particular por sus tierras valencianas, inquieto, buena gente, honesto de pensamiento, palabra y acción, con todos estos atributos, que no abundan, Ramón Guillén, a esa temprana edad, ha fallecido vçictima de una enfermedad autoinmune, según cuentas los especialistas. Apenas tres días..
    Nunca entenderé la obra de Dios que instala la muerte incomprensible. Es algo que escapa a toda razón, a toda lógica humana, y que sólo puede asumirse en la mas profunda humildad de los creyentes que asumen que los desiognios de Dios son en muchas ocasiones inescrutables.
    Lo son, sin duda, pero también sin duda producen en muchas ocasiones un enorme dolor.
    Descansa an paz amigo Ramón, te recordaremos en nuestros corazones y en ellos tendrás otra forma de vida”.
    Mario Conde

Deja un comentario